Estrasburgo condena a España por la inhabilitación de Juan María Atutxa
  1. España
por negarle el derecho de defensa

Estrasburgo condena a España por la inhabilitación de Juan María Atutxa

La sentencia señala además las "notables diferencias" entre el fallo contra los tres nacionalistas y lo establecido un año antes en la denominada 'doctrina Botín'

Foto: Imagen de archivo de Juan Maria Atutxa. (EFE)
Imagen de archivo de Juan Maria Atutxa. (EFE)

La Corte de Estrasburgo concluye que el Tribunal Supremo no podía condenar a un año de inhabilitación y a una multa de 12.000 euros al que fuera presidente del Parlamento Vasco, Juan María Atutxa, sin haber escuchado antes su versión de los hechos, ya que esto vulnera el Convenio Europeo de Derechos Humanos. El caso se remonta a 2008, cuando el Supremo falló contra el nacionalista vasco y dos miembros de la Mesa de esta Cámara, Kontxi Bilbao y Gorka Knorr, por negarse a disolver el grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak, sucesor de Batasuna.

La sentencia del TEDH señala además las "notables diferencias" entre el fallo contra los tres nacionalistas y lo establecido un año antes en la denominada 'doctrina Botín', puesto que esta impidió la apertura de un proceso contra el banquero a instancia exclusiva de la acusación personal. Y en el caso del juicio contra los tres políticos, fue el sindicato Manos Limpias, que ejercía la acusación popular, el único que presentó cargos contra ellos. La sentencia del TEDH llega después de que la ley procesal de España haya dado luz verde a contemplar las decisiones de Estrasburgo a la hora de de revisar las condenas, por lo que Atutxa pedirá ahora que reexaminen el fallo que pesa contra él.

El delito por el que se imputó a Atutxa —desobediencia a la autoridad judicial— es el mismo por el que se ha condenado a Artur Mas, Francesc Homs y Carme Forcadell. Teniendo esto en cuenta, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha intentado equiparar ambos juicios este martes en Twitter: "Nueva vergüenza internacional. Se pasaron el Estado de Derecho por el forro. Aviso para los de la querella fácil y la politización de la justicia", ha expuesto. El propio Homs ha aplaudido la sentencia en esta red social, para lo que ha publicado una fotografía en la que aparece junto al expresidente. Por otra parte, Artur Mas ha asegurado en su cuenta de Instagram que el TEDH pone así de relieve la "arbitrariedad y politización" de la justicia española.

Cabe señalar, sin embargo, que el TEDH no cuestiona en su sentencia el delito en sí mismo, sino la vulneración del derecho de defensa del nacionalista vasco, un error que no se ha repetido en el caso de los políticos catalanes. "Cada caso es cada caso", ha dicho en este sentido el portavoz del PP catalán en el Parlament, Alejandro Fernández. "Pediría a Forcadell que acate todas las resoluciones judiciales, como nosotros hacemos", ha añadido.

Pese a las diferencias entre un juicio y otro, todo apunta a que los independentistas intentarán aprovechar este miércoles la sentencia de Atutxa cuando se vote en el Parlamento de Cataluña una moción de JxSí que precisamente pide elevar a instancias internacionales como la ONU, la UE y el TEDH los procesos judiciales abiertos contra cargos electos soberanistas. La moción prosperará con toda probabilidad al menos con los votos de JxSí y la CUP, lo que comprometerá a la Cámara ha ponerse en contacto con estos organismos internacionales.

Una polémica carrera política

Entre febrero de 1991 y noviembre de 1996, Juan María Atutxa ejerció como consejero del Interior del País Vasco. En este tiempo, el político se enfrentó a la violencia de ETA y, según se supo posteriormente, esta postura le convirtió en objetivo de la banda terrorista. "La manipulación y el engaño de determinadas formaciones políticas y algunos medios de comunicación llega al extremo de considerarme connivente con aquellos que precisamente tratan de segar mi vida", llegó a decir en una ocasión el expresidente del Parlamento Vasco. Más allá de su versión de los hechos, el terrorista Joseba Koldo Martín reconoció durante un juicio que su comando había intentado matarle en al menos seis ocasiones.

De todos modos, parte de las víctimas de ETA criticó la actuación de Atutxa como presidente del Parlamento Vasco por negarse a obedecer al Tribunal Supremo en el caso Sozialista Abertzaleak, un grupo parlamentario formado por miembros del ilegalizado Batasuna que dicha Corte ordenó disolver. Atutxa alegó entonces que no tenía atribuciones para ello, argumentando además que había que distinguir entre los partidos políticos y los parlamentarios que los forman. Pese a ello, Manos Limpias se querelló contra él por desobediencia a la autoridad judicial y finalmente fue condenado en 2008.

Tribunal Derechos Humanos Tribunal Supremo