LA DGT DICE NO TENER CONSTANCIA DEL PROBLEMA

La patronal de las autoescuelas sobrefacturó a más de 100.000 conductores profesionales

La Confederación Nacional de Autoescuelas cobra desde 2006 una tarifa inflada a los conductores profesionales en sus cursos de recuperación de puntos

Foto: José Miguel Báez, presidente de la CNAE (izda), junto a la exdirectora de la DGT María Seguí, durante un congreso. (EFE)
José Miguel Báez, presidente de la CNAE (izda), junto a la exdirectora de la DGT María Seguí, durante un congreso. (EFE)

La Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) es desde 2006 la adjudicataria del concurso público para la gestión de los centros que imparten los cursos para la recuperación de puntos. Desde su implantación y hasta diciembre de 2016, cerca de 615.000 conductores pasaron por los 243 centros autorizados por la CNAE. De ellos, casi 110.000 fueron conductores profesionales, entre camioneros o taxistas, a quienes se les sobrefacturó por cada curso cantidades que oscilan entre los 13 y los 69 euros en la Península (salvo en Cataluña) y en las Islas Baleares, y entre cuatro y 25 euros en las Islas Canarias. Las cuantías de más coinciden con las cobradas a los conductores particulares por el IVA. Los profesionales del transporte están exentos de abonar ese impuesto por ley.

La CNAE habría sobrefacturado entre 4,5 y 4,8 millones de euros a conductores profesionales por esos cursos, llamados oficialmente de sensibilización y reeducación vial, según una estimación conservadora realizada por este diario tras analizar una base de datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), después de tener acceso a más de un centenar de facturas y consultar con diversas fuentes del sector y transportistas afectados.

La CNAE agrupa a 8.000 autoescuelas, cerca del 90% del total de las actualmente operativas en el conjunto de España.

La sobrefacturación

Juan Manuel Flores es técnico de mantenimiento en una empresa alimentaria. En octubre de 2016 realizó un curso para la total recuperación de puntos como conductor particular en la autoescuela de la Asociación Valenciana de Autoescuelas, ubicada en Valencia capital. Allí conoció a otro conductor —este con carné profesional— y al acabar el curso ambos recogieron su factura.

El segundo, que prefiere guardar su anonimato, es un transportista profesional. “Entonces fue cuando nos dimos cuenta de que en ambas facturas, la mía con IVA y la suya sin IVA, el importe era el mismo”, explica Flores, versión que confirma el conductor profesional. “En mi factura aparecía claramente que el precio era el importe base más unos 60 euros de IVA; en la de mi compañero no tenía en un principio IVA, sin embargo, este estaba metido dentro del importe base”, añade. Las facturas de ambos corroboran lo que cuentan.

La factura de la izquierda es de un conductor particular; la segunda, de un transportista profesional.
La factura de la izquierda es de un conductor particular; la segunda, de un transportista profesional.

Según una consulta vinculante del Ministerio de Hacienda que rige el concurso público que ganó CNAE en 2006, los conductores profesionales están exentos de pagar el IVA en los cursos de recuperación de puntos, pero en las facturas a las que ha tenido acceso El Confidencial se observa cómo hay un sobrecoste aplicado en las tarifas establecidas. El valor del sobrecargo está incluido en el importe base y coincide exactamente con el importe del IVA aplicado a los conductores particulares.

La CNAE habría sobrefacturado entre 4,5 y 4,8 millones de euros a conductores profesionales por cursos de recuperación de puntos

Según el cálculo conservador realizado por este medio, la CNAE habría facturado de más a 109.414 conductores profesionales desde diciembre de 2006, año en que entra en vigor el carné por puntos, una cantidad total que supera los 4,5 millones de euros. Para conseguir esa cifra, se aplica el incremento del IPC hasta diciembre de 2016.

Aunque en un primer momento el alumno que realiza el curso ingresa la totalidad de la factura en una cuenta de una sucursal bancaria del Banco Popular ubicada en Santa Cruz de Tenerife, de donde es originario el presidente de la CNAE, José Miguel Báez, la patronal reembolsa a las autoescuelas que imparten los cursos una suma que oscila entre el 80% y el 95%.

La cantidad reintegrada varía en función de los alumnos que asisten a cada curso. La CNAE se quedó con alrededor de un 8,5% de la recaudación por todos los cursos. Desde diciembre de 2006, fecha en la que se impartió el primer curso, hasta diciembre de 2016, la CNAE facturó unos 16 millones de euros por gestionar esta formación. La patronal obtuvo un beneficio algo más de 400.000 euros mediante el supuesto sobrecargo irregular a los conductores profesionales.

En un correo de mediados de 2016, dirigido a los propietarios de las autoescuelas seleccionadas para impartir los cursos, José Miguel Báez explicaba en tres puntos cómo no había ningún tipo de irregularidad en facturar de esta manera. Sin embargo, las explicaciones que aporta son contradictorias.

En el primer punto, Báez indica que las tarifas fijadas por el concurso público tienen el IVA incluido. En el segundo, explica que los conductores profesionales están exentos de pagar dicho impuesto, pero en el tercer punto dice que el precio final (IVA incluido) abonado por los alumnos debe ser necesariamente el mismo con independencia de que el curso lleve o no IVA”.

A la pregunta de por qué un conductor profesional y un conductor particular abonan la misma cantidad, cuando el primero está exento de pagar IVA por ley, el presidente de la CNAE contestó que el precio por abonar será el mismo independientemente de que la factura lleve IVA o no.

En conversación con El Confidencial, Báez no quiso contestar a la pregunta de si las autoescuelas bajo el amparo de la CNAE inflan los cobros a los transportistas en los cursos de recuperación de puntos.

La trampa

La trampa es la siguiente: CNAE emite distintas facturas con distinto importe base en función del tipo de conductor. De modo que si la factura corresponde a un conductor profesional, el importe base asciende a 395,68 euros, mientras que el importe base (sin IVA) de un conductor profesional equivale al importe total (IVA incluido) de la factura que pagaría un conducto particular.

La CNAE camufla el importe que le correspondería ahorrarse a un conductor profesional dentro del importe base, para luego indicar que esa factura tiene un 0% de IVA, aunque ya se le haya devengado el porcentaje de IVA dentro del importe base de forma supuestamente fraudulenta.

La factura de la izquierda es de un conductor particular; la segunda, de un transportista profesional.
La factura de la izquierda es de un conductor particular; la segunda, de un transportista profesional.

Ricardo Mateo de Maya era el dueño de una de las autoescuelas que impartió estos cursos. Lo hizo hasta 2009. Asegura que él no era consciente del tema del fraude con el IVA, ya que las facturas no las hacen los centros, sino que es la propia CNAE, mediante una aplicación, la que emite las facturas”. El que fuera dueño de la autoescuela Europa en Marbella entiende que “la CNAE no puede hacer nada sin la autorización de la DGT”.

Las autoescuelas que actualmente ofrecen cursos para la recuperación de puntos disponen de unas claves para acceder a la aplicación de CNAE, una herramienta que emite las facturas sin que los propietarios de las autoescuelas puedan realizar ningún tipo de cambio.

La CNAE niega “rotundamente” todas estas informaciones. Su presidente asegura que “su actuación está bendecida oficialmente”. Añade Báez: “Nosotros lo hemos consultado y nos han dicho que esto es lo correcto”. Por su lado, la DGT dice “no tener constancia de que la CNAE esté realizando irregularidades en el cobro del IVA”. Pero esta investigación demuestra que no es un fraude de IVA, sino un presunto fraude tarifario a los transportistas profesionales.

Vínculos empresariales

La Confederación Nacional de Autoescuelas aglutina a 8.000 autoescuelas, cerca del 90% de las que están operativas en España. Además de José Miguel Báez como presidente, en la junta directiva y en el comité ejecutivo se encuentran los presidentes de las Asociaciones Provinciales de Autoescuelas.

A fecha de hoy, en total son 251 centros los autorizados para impartir los cursos de recuperación de puntos. Desde 2006, la propia CNAE ofrece y cancela arbitrariamente los permisos a las autoescuelas para ofertar los cursos, al ser la adjudicataria del concurso público para llevar esta gestión, salvo en Cataluña, que tiene su propio concurso público y no lo ganó la CNAE.

Desde 2006, 243 centros han sido autorizados por la CNAE para impartir estos cursos en la Península (a excepción de Cataluña), Islas Baleares e Islas Canarias. Según el análisis realizado por este medio, un 45% tiene relación directa o indirecta con los miembros de CNAE. Así, al menos 32 de las 243 autoescuelas están en manos de presidentes de asociaciones provinciales de autoescuelas. El propio Báez controla tres centros en la isla de Tenerife que están dentro del Grupo Velox y fue administrador único de Autoescuela La Inédita, que también se benefició de los cursos de reciclaje.

Asimismo, dos de sus hijos tienen presencia en los órganos directivos de autoescuelas que imparten cursos de puntos en Tenerife. Uno de ellos, Javier Antonio Báez, fue administrador mancomunado de la Autoescuela Conde en Tenerife; el segundo, Miguel Esteban Báez, es administrador único de Ámbar Centro de Formación, que impartió cursos de recuperación de puntos hasta septiembre de 2015, y del Centro de Formación Educación y Reeducación Vial La Imperial, que instruye hasta la actualidad.

Además, 83 de las 243 autoescuelas que imparten o han impartido cursos de recuperación de puntos están dentro del Instituto de Tráfico y Transporte SL (ITT). La relación entre la CNAE y el ITT es directa, aunque José Miguel Báez dice desconocer la composición de la misma y argumenta que “es una entidad mercantil de la que CNAE no es socia”. En el último concurso de 2014, cuya adjudicación está paralizada a la espera de la resolución de varios recursos por irregularidades en el mismo, fueron en una unión temporal de empresas para postularse.

Uno de los administradores solidarios de ITT hasta julio de 2015 era la empresa Gestión y Formación Profesional SL, cuyo presidente es José Blas Valero, actual vicepresidente de CNAE y presidente de la asociación provincial de autoescuelas de Granada. Blas Valero también es administrador único de otra empresa que imparte estos cursos en la ciudad andaluza: Autoescuela La Victoria.

Por otro lado, el actual administrador único de ITT es Rubén Castro Iglesias, ex secretario general de la CNAE y dueño de la Autoescuela Mieres, que imparte cursos de recuperación de puntos en Asturias. Del total de 128 autoescuelas que se encuentran dentro del grupo ITT en las Islas Baleares y en la Península, salvo Cataluña, 83 imparten cursos de recuperación de puntos, es decir, casi un 65%.

La DGT asegura desconocer el caso

El 25 de agosto de 2016, se presentaba en el registro de la DGT un escrito de denuncia de José Manuel Peña Mascuñán, en representación de la Asociación Nacional de Empresas de Transporte (Transportave). En el mismo, se acusaba a la CNAE de realizar este cobro diferenciado en función del tipo de alumno y se pedían explicaciones a la DGT. En entrevista a este diario, Mascuñán dijo que “es un agravio comparativo respecto a los conductores profesionales” y que “no se puede aplicar distinto importe base a unos cursos cuyos precios están tipificados por un concurso público”. A Peña Mascuñán le consta que en Cataluña no se está inflando el importe de los cursos a los transportistas.

La DGT dice desconocer el supuesto fraude tarifario de las autoescuelas

La DGT tenía un plazo de tres meses para contestar al escrito de Transportave, pero aún no tiene respuesta.

“El órgano competente para dilucidar asuntos relacionados con el cobro del IVA es el Ministerio de Hacienda”, aseguró la DGT a este diario. Este organismo autónomo dependiente del Ministerio del Interior no se siente responsable de vigilar que los transportistas paguen los cursos de recuperación de puntos de acuerdo en lo estipulado en la ley vigente que esa misma institución aprobó.

Entretanto, a los conductores profesionales que realizan los cursos se les sigue cobrando de más.

Cómo se calculó la sobrefacturación

Para estimar el montante total del dinero sobrefacturado a los conductores profesionales, en primer lugar se calculó el importe inflado —el porcentaje del IVA— en cada tipo de curso y en cada año, dependiendo de si los cursos fueron en la Península o en Canarias, que cuenta con un régimen fiscal distinto. Para este trabajo, no se tuvieron en cuenta las autoescuelas de Ceuta y Melilla porque no se consiguieron ejemplos de facturas donde se puedan apreciar los sobrecargos.

Una vez obtenida esa información mediante técnicas de análisis de datos, las cifras resultantes se cruzaron con la base de datos de la DGT que incluye todos los cursos y sus asistentes —divididos por profesionales o particulares—, obtenida mediante una solicitud de acceso a la información pública a través del Portal de Transparencia. Con esta base de datos se obtuvo el número total de conductores, desglosados por año y tipo de curso. Tras ese paso, se estimó la cantidad de dinero sobrefacturado. Las cifras que se dan en los cálculos están actualizadas al IPC de diciembre de 2016.

La investigación está avalada tras consultar a una decena de fuentes humanas y obtener más de un centenar de facturas irregulares.

¿Cómo se ha calculado el porcentaje que se lleva la CNAE?

La  CNAE no se embolsa el 100% de lo facturado, sino que restituye un porcentaje que oscila entre el 80 y 95% a las autoescuelas con las que tiene concierto. Para realizar este cálculo, se usó la base de datos facilitada por la DGT donde también se indicaba el número de asistentes por cada curso. De ese modo, se pudo obtener la media del porcentaje que queda en manos de la CNAE en función de la cantidad de alumnos que acuden a cada curso.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios