juicio por desobediencia y prevaricación

Homs acusa al Constitucional de realizar una prohibición "inconcreta" del 9-N

"No había forma humana de entender el razonamiento de la providencia", ha dicho el diputado en la primera sesión del juicio celebrado contra él en el Tribunal Supremo

Foto: Homs acusa al Constitucional de realizar una prohibición inconcreta del 9-N. (EFE)
Homs acusa al Constitucional de realizar una prohibición "inconcreta" del 9-N. (EFE)

El diputado del Partido Demócrata de Cataluña Francesc Homs, que ejercía como consejero portavoz del Govern cuando se produjo la consulta popular del 9 de noviembre de 2014, ha justificado que la providencia del Tribunal Constitucional que cinco días antes prohibió el referéndum era "inconcreta" y no tenía el rango de "estrictamente resolución judicial".

Así se ha expresado durante su declaración como acusado por los delitos de desobediencia y prevaricación en la primera sesión del juicio que ha comenzado este lunes ante el Tribunal Supremo. "No había forma humana de entender el razonamiento de la providencia", ha argumentado el exconsejero catalán. "¿Dónde empezaba y dónde acababa el contenido de aquella providencia?", ha añadido. "¿El Govern no podía hacer una comparecencia, una rueda de prensa?", se ha preguntado Homs, quien ha criticado el 'petitum' que en su recurso ante el Constitucional reclamaba el Gobierno de España.

Homs acusa al Constitucional de realizar una prohibición "inconcreta" del 9-N

"Creemos que el canal que utilizaron fue abusivo en términos de derecho", ha agregado Homs, que ha admitido que conoció la providencia el mismo día 4 de noviembre, cuando la dictó el Constitucional, pero que aun así decidió seguir adelante con el proceso. "Es que no podíamos hacer otra cosa", ha argumentado el diputado, cuya declaración ha sido seguida por dos centenares de personas desde la Delegación de la Generalitat en Madrid, en la calle Alcalá, entre los que se encontraban el 'expresident' Artur Mas y el resto de políticos que han venido desde Cataluña a apoyar a Homs.

Durante su declaración, Homs se ha quejado de que no hayan venido a testificar ni el ex fiscal general del Estado Eduardo Torres-Dulce, quien a su juicio debería explicar los cambios de postura del ministerio público en torno a su persona, ni el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Este último, ha dicho, para corroborar el mensaje que, según aseguró Homs, le lanzaron desde el Ejecutivo "en privado" un día antes de la consulta. "El Gobierno me transmitió que, si no hacíamos rueda de prensa, no habría actuaciones en mi contra", ha relatado. "Lamento que no tengamos la oportunidad de preguntar sobre esto al presidente del Gobierno o al ministro de Justicia, Rafael Catalá", ha incidido el exportavoz del Govern antes de explicar la necesidad de hacer esa comparecencia pública porque había más de 800 periodistas a la expectativa.

"Iniciaron acciones contra mí contra el criterio de la Fiscalía y, después de 15 meses, cuando yo ya había asumido el acta de diputado, la Fiscalía me introdujo en la causa", ha denunciado, para describir "los vaivenes" del ministerio público y acusar al Gobierno de realizar injerencias políticas en el organismo. Homs se ha quejado de que no se le acusa hasta entonces y únicamente con la excusa de la carta que remite a las empresas organizadoras. Sin embargo, ha aducido, tras encausarle, la Fiscalía introduce "un montón de actuaciones que se conocían de antes y al margen de la carta" y que no le imputaron hasta entonces.

El parlamentario del PDeCAT ha argumentado que el ministerio público no tomó ningún tipo de iniciativa. "Si todo lo que hicimos era público y notorio, ¿por qué nadie hizo nada en ese momento, ni siquiera la Fiscalía?", se ha preguntado el exportavoz del Govern, quien se ha enganchado varias veces con el fiscal durante el interrogatorio debido a que este último le interrumpía antes de que Homs terminara de contestar a las preguntas.

Homs, ante los magistrados del Supremo. (Reuters)
Homs, ante los magistrados del Supremo. (Reuters)

"Si usted me permite, porque igual si no le interesa, en mi casa, e intento practicarlo, me enseñaron que hay que esperar a que el otro acabara para hablar", ha respondido el diputado, lo que ha provocado risas y aplausos entre los presentes en la Delegación de la Generalitat, donde también se habían congregado las dos consejeras imputadas junto a Mas —Irene Rigau y Joana Ortega— en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, al igual que Homs, por su participación activa en la organización de la consulta popular del 9-N.

Según Homs, él recibió la orden de Artur Mas de respetar la ley. "Siempre tuve el encargo del 'president' de ajustarme a la legalidad", ha dicho literalmente. "Y creo que lo hicimos", ha añadido antes de remachar que la providencia "lo mandaba todo y no mandaba nada". "Y todo y nada son sinónimos, como sabe", ha sentenciado el diputado catalán con una pequeña sonrisa que ha vuelto a provocar las risas de los presentes en la Delegación de la Generalitat.

"Yo no discuto los hechos, que reconozco, sino si estos constituyen o no un ilícito penal, que yo creo que no", ha dicho Homs. "No voy a negar los hechos que me imputan, porque son la pura evidencia", ha reiterado, antes de justificar que "el Gobierno de España consideraba que estábamos incumpliendo la providencia primera y, de hecho, la Fiscalía acoge este argumentario inicialmente, que dejaba sentado que el proceso participativo era un incumplimiento de lo que se había prohibido en la providencia primera".

"Actuaciones que sí podían llevarse a cabo"

Homs ha admitido que él remitió una carta a los responsables informáticos que gestionaban el proceso para decirles que siguieran adelante, porque no vio motivos para no hacerlo en la mencionada providencia, que a su juicio no prohibía la realización de esos trabajos de preparación del 9-N. "Teníamos la certeza de que eran actuaciones que sí podían llevarse a cabo", ha insistido el diputado, quien ha admitido que él advirtió a las compañías informáticas de que, en caso de cumplir con lo que habían pactado, los servicios jurídicos de la Generalitat actuarían contra ellas.

"Yo estudié que no incurriéramos en ninguna irregularidad administrativa y mucho menos en ningún ilícito penal", ha insistido Homs, quien ha admitido que incluso consultó jurisprudencia. "Recordé mis conocimientos sobre el tipo penal de la desobediencia, cómo funcionan sus argumentos, también sobre el de la prevaricación", ha añadido Homs, quien ha confesado que él ya tenía su propia opinión, que cuando llegó la providencia hizo varias consultas que le llevaron a confirmar la idea previa que ya tenía.

El diputado ha explicado que puso en conocimiento del Consejo Audiovisual de Cataluña la negativa de varias radios de difundir propaganda sobre el proceso porque son empresas que explotan una concesión pública y tenían obligación de hacerlo. Ha añadido además que a esta decisión no le influye para nada la providencia del Constitucional, que es posterior.

Artur Mas ha acudido a apoyar a Homs. (Reuters)
Artur Mas ha acudido a apoyar a Homs. (Reuters)

Homs también ha reprochado que en octubre de 2014 el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, dijera al director de la oficina antifraude, Daniel de Alfonso, que el expediente que le afectaba "se podía afinar". "Entenderá que estos vaivenes de la Fiscalía no los puedo detraer de estas declaraciones del ministro del Interior para ir contra adversarios políticos", ha analizado. "Son muy lamentables las declaraciones de fiscales que manifiestan de forma cada vez más abierta presiones del Ministerio del Interior", ha subrayado en referencia a las últimas palabras del ex fiscal superior de Murcia Manuel López Bernal, en este sentido.

Dos centenares de personas se han congregado en la Delegación de la Generalitat para seguir el juicio después de venir en varios autobuses desde Cataluña para apoyar al exconsejero. Todos los incondicionales, acompañados por media docena de políticos catalanes —entre ellos, Joan Tardà y Gabriel Rufián—, habían acudido previamente a la madrileña plaza del Rey, a las 9:00, para caminar junto a Homs hasta el Tribunal Supremo, situado a unos 500 metros de distancia. La comitiva ha recorrido la calle Alcalá, luego el paseo de la Castellana y finalmente ha subido por la calle Bárbara de Braganza para alcanzar el alto tribunal minutos antes de las 10:00, momento en el que Homs se ha despedido de sus compañeros políticos con un abrazo antes de entrar en el Supremo.

Tras dejar a Homs, todos han vuelto a la Delegación de la Generalitat para seguir el juicio por la señal de televisión que daba TV3. Después de la declaración, el diputado ha ido directo a la Delegación de la Generalitat para saludar personalmente a los que aún quedaban, que han estado siguiendo el juicio en la pantalla gigante. Para el momento en el que Homs ha llegado, ya se habían marchado Artur Mas y las dos consejeras, además del resto de políticos de otros partidos.

Durante toda la mañana, en la Delegación de la Generalitat se ha vivido un ambiente festivo. Los aplausos y las risas eran constantes cada vez que Homs soltaba algún comentario irónico o se enganchaba con el fiscal que le interrogaba. Las consejeras Ortega y Rigau han tenido unas palabras de agradecimiento para los que han viajado desde Cataluña a acompañar a sus líderes y han ensalzado el "orgullo" catalán, la democracia, las buenas formas y el derecho a decidir.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios