no podrá volver a ejercer de maestro

Condenado a 45 años el profesor que abusó de 9 de sus alumnos en el colegio Vallmont

El testimonio de los menores ha sido fundamental para que la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid emita una sentencia condenatoria

Foto: Imagen del juicio al profesor del colegio Vallmont celebrado el pasado 24 de enero. (EFE)
Imagen del juicio al profesor del colegio Vallmont celebrado el pasado 24 de enero. (EFE)

La Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado al profesor Carlos R. I. a 45 años de prisión por nueve delitos de abusos sexuales a otros tantos menores a los que impartió clase entre 2010 y 2014 en el colegio Vallmont, situado en el municipio madrileño de Villanueva del Pardillo. La sala también ha ordenado que el docente sea inhabilitado durante los próximos 45 años, con lo que no podrá ejercer la profesión de maestro o cualquier otra que tenga contacto con niños en ese tiempo.

El tribunal ha fijado en 15 años la estancia máxima que pasará entre rejas el condenado, pena que coincide con el triple de la condena más grave de las impuestas, que es de cinco años y un mes de prisión. La sentencia le exculpa de una décima acusación de otro menor y de todas las faltas que se le imputaban por supuestas vejaciones cometidas sobre tres menores, que han quedado despenalizadas.

La resolución, que puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo, obliga también al profesor a indemnizar a los menores con 49.500 euros y declara como responsable civil subsidiario al colegio Vallmont, apelando al artículo 120.4 del Código Penal, por lo que tendrá que se el centro escolar el que se haga cargo de esta cantidad en caso de que no pueda asumirla el condenado

Según el tribunal, ha quedado probado que el acusado, aprovechándose de su condición de maestro y tutor de los menores, se ganó la confianza y el respeto de los alumnos, todos ellos niños de entre ocho y diez años, antes de realizarles tocamientos, tanto por encima como por debajo de la ropa interior, con ánimo de satisfacer sus deseos sexuales.

Exteriores del colegio Vallmont en la localidad madrileña de Villanueva del Pardillo. (Efe)
Exteriores del colegio Vallmont en la localidad madrileña de Villanueva del Pardillo. (Efe)

La Sección Séptima ha dado por buenos los testimonios de los menores, que ha considerado creíbles dada la coherencia, concreción y carencia de contradicciones en sus relatos, lo que en opinión de los magistrados que componen la sala se ha concretado en "una persistente incriminación desde la declaración inicial, tanto en sede policial como judicial".

Según los jueces, "en todos los casos analizados el acusado desplegó una actividad continuada sobre los menores, que describieron la conducta como habitual, con frecuencias mayores o menores, pero que en ninguno de los casos se contrajo a un solo episodio”, lo que justifica el agravante de continuidad delictiva. El tribunal entiende que el condenado debe reparar el daño en la medida de lo posible con independencia de las lesiones materiales, dada la importancia del bien jurídico a proteger, la indemnidad sexual.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios