Es noticia
Menú
López Alba: “España necesita un liderazgo más fuerte, político e intelectual”
  1. España
publica su novela 'los años felices'

López Alba: “España necesita un liderazgo más fuerte, político e intelectual”

Tres amigos de provincias. Que se crían juntos, se separan, triunfan, y se reencuentran años después. Una generación. De españoles que vivieron aceleradamente los años convulsos de

Foto: Gonzalo López Alba. (Foto: Inma Mesa)
Gonzalo López Alba. (Foto: Inma Mesa)

Tres amigos de provincias. Que se crían juntos, se separan, triunfan,y se reencuentran años después. Una generación de españoles que vivieron aceleradamente los años convulsos de la democracia. Un retrato lúcido de 40 años de laEspaña de la Transición, la apertura, el pelotazoyla crisis. Así es Los años felices(Planeta), la primera novela del periodista y columnista de El ConfidencialGonzalo López Alba. Le entrevistamos.

P. Trasmás de treinta años narrando historiassobre la realidad, Gonzalo López Alba se pasa a la ficción. ¿A qué viene este cambio?

La novela la empiezo a escribir cuando cierra Público, allá por febrero de 2012, aunque esta historia ronda por mi cabeza desde hace tiempo. La verdad es que dedicarme a la literatura ha sido mi gran ambición... Pienso que te haces periodista por múltiples razones. Y en mi casopertenezco a aquellos que se enrolaron en esto porque queríamos escribir y contar.Llevo muchos años intentando publicar una novela. De hecho,me han rechazado varios manuscritos.

P. Para abrir boca: ¿cómo resume el autor su propia novela? ¿y por qué novela?

Se puede sintetizar en un retrato novelado de las décadas más convulsas de la historia de España que tiene como hilo conductor el ascenso y caída de tres personajes de la generación del baby boom, que simbolizan esos cambios con sus trayectorias vitales. Mi objetivo era comprimir 40 años en 400 páginas de forma entretenida y rigurosa. Que cuando cierres el libro te quedes con la sensación de haber obtenido una panorámica general de lo que ha pasado en ese tiempo. La escritura es un doble ejercicio: intentar explicarnos las cosas para después poder explicarlas. Estamos en un momento de gran incertidumbre y desconcierto. Soy de los que opinan que para entender el presente y encarar adecuadamente el futuro hace falta conocer el pasado. Contar las décadas más cambiantes de la historia de España (de la Transición a la crisis) se puede hacer de muchas formas. Creo que el formato de novela es el más idóneo para que el relato pueda llegar a un gran número de personas. En esta novela, las trayectorias vitales de los protagonistas discurren en paralelo a la historia de nuestro país, y hay personajes de todas las generaciones, desde la posguerra hasta los jóvenes de ahora.

placeholder Portada de 'Los años felices'. (Pablo López Luarte)
Portada de 'Los años felices'. (Pablo López Luarte)

Es fácil pensar que es una novela autobiográfica ya que soy periodista y pertenezco a la misma generación que Fausto. Pero no es así, aunque Claudio Magris decía que la narración es un juego de espejos, y en ese juego el autor acaba reflejado en alguna medida en la realidad que se asoma a mirar. Decidí que el protagonista fuera periodista porque de todos los personajes imaginables, era el más fácil de construir para mí. Necesitaba también que el personaje principal me sirviera de vehículo a través del que proyectar el discurrir de los acontecimientos históricos que son el decorado de la trama de ficciónl. Al fin y al cabo, los periodistas son los historiadores del día a día.

P. En un momento dado, Fausto practica el periodismo de dossier y el periodismo de trinchera. Escribe libelos, es vanidoso, cocainómano y putero. Desde su experiencia personal, ¿cuántos periodistas españoles se ajustan a este perfil?

En una encuesta reciente del CIS, había una pregunta muy curiosa. La pregunta era: ¿qué profesión recomendaría a un ser querido? Las respuestas daban que el periodismo era la penúltima, por detrás del albañil. Eso es bastante significativo de la situación actual. Pero en la Transición el periodismo tuvo un elevado índice de reconocimiento ciudadano. El de aquella época y el de hoy tienen poco que ver. Hoy se ha dejado de lado la información y está centrado en el entretenimiento y en el espectáculo.

P.Sobre Fausto escribe: “Venía de la clase baja y quería subir hasta lo más alto posible de la escalera”. ¿Es ese el resumen de toda unageneración?

Gonzalo López Alba. (Inma Mesa)Sí, creo que, en gran medida, sí. Los tres personajes salen del mismo pueblo, tienen orígenes sociales distintos, y los tres son un exponente de las oportunidades de éxito y realización que dio este país. Muchas personas que trabajaron duro en aquella época y que ambicionaron el éxito, en la borrachera que precedió a la crisis se vieron contaminadas por valores espurios. Intento plasmar el exceso de esos años que se vivieron sin mesura y en los que se sucumbió a la codicia. En lo relativo al protagonista, he querido reflejar que, al menos en aquella época, muchos periodistas sucumbieron al brillo del dinero y las candilejas.

P. En mitad del texto reaparecen con fuerzaMario Monedero y Ginés Trapacete, dos personajes quese meten en política para enriquecerse.¿La corrupción es parte vertebradora de la historia de España?

Tenía que estar en la novela. Por mucho que me haya esforzado en inventar una trama, si hubiera publicado mi libro –en el que mezclo desde la ficción elementos reconocibles de algunos de los casos más sonados- antes de que estallaran los últimos grandes casos nadie me hubiera creído. En realidad es lo que más me ha costado reconstruir porque veía cómo la realidad de los escándalos me iba desbordando.

P. Últimamente se está revisando el periodo de la Transición y desmontando los mitos y personajes que la acompañan con el propósito de demostrar que aquello no fue tan bonito como nos lo contaron. Como cronista político, ¿qué opinas sobre este ajuste de cuentas?

Hay una cierta lógica generacional en el cuestionamiento actual de la Transición. Los españoles menores de 55 años no tuvieron oportunidad de votar la Constitución de 1978 y muchos nacieron ya en democracia, no tienen memoria directa de la dictadura. La Transición fue un pacto de convivencia entre las generaciones adultas de aquella época para afrontar los problemas del momento y evitar incurrir en errores de un pasado que era relativamente cercano. Es lógico que las nuevas generaciones que ahora son mayoritarias reclamen un nuevo pacto social, pero eso se puede hacer preservando lo bueno de aquel, que fue y es mucho.

P. El libro alterna un tono de amargo pesimismo en algunos capítulos (pocos) con la ilusión del éxito personal y pasajero de sus personajes. ¿Y el autor? ¿Es López Alba optimista respecto al futuro de España?

La respuesta a esa pregunta está al final de la novela, así que me permitirás que no lo desvele. Alguien cuyo nombre no recuerdo en estos momentos decía que el pesimismo es una palanca de cambio, porque el pesimista trabaja y se esfuerza por cambiar las cosas, mientras que el optimista esperaría que todo se arregle por sí solo. Este país ha pasado por circunstancias muy diversas. Ha pasado por épocas de enclaustramiento, de retraso secular, y ha conquistado altas cotas en muchos sentidos en muy poco tiempo. Es un país que llegó a formar parte del G-20, estar entre las grandes economías del mundo, llegó a ser referencia mundial en el reconocimiento de derechos sociales y libertades. Si una vez consiguió estar entre los países punteros de Occidente, ¿por qué no lo puede volver a ser otra vez? España ha demostrado en diversos momentos históricos que puede. Si ha podido antes, ¿por qué no va a poder ahora? Lo que hace falta es salir del abatimiento, levantar la cabeza y mirar adelante. Y para ello se necesita un liderazgo político e intelectual más fuerte que el que tenemos ahora.

Tres amigos de provincias. Que se crían juntos, se separan, triunfan,y se reencuentran años después. Una generación de españoles que vivieron aceleradamente los años convulsos de la democracia. Un retrato lúcido de 40 años de laEspaña de la Transición, la apertura, el pelotazoyla crisis. Así es Los años felices(Planeta), la primera novela del periodista y columnista de El ConfidencialGonzalo López Alba. Le entrevistamos.

Novela histórica
El redactor recomienda