Rajoy alerta a los empresarios del riesgo catalán y garantiza firmeza en economía
  1. España
faltan juan roig y josé manuel lara

Rajoy alerta a los empresarios del riesgo catalán y garantiza firmeza en economía

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha almorzado con en el Palacio de La Moncloa con los grandes empresarios españoles que integran el CEC

El desafío independentista de Artur Mas se ha convertido en un riesgo para el ritmo de la recuperación económica ya en marcha, según ha reconocido el presidente del Gobierno ante los principales empresarios y banqueros de España reunidos en el Palacio de la Moncloa para analizar la marcha de la economía y la evolución del empleo. Las previsiones de los directivos agrupados en el Consejo Empresarial por la Competitividad han coincidido con los últimos datos de crecimiento que el Ejecutivo pronostica para este ejercicio y el siguiente, más optimistas que los formulados en 2013. El CEC pide rebaja de impuestos y en especial de la cotizaciones sociales para crear más puestos de trabajo.

Al almuerzo celebrado en la sede del Gobierno, con paseo previo por los jardines y hasta ocho intervenciones posteriores a la comida, han concurrido los presidentes de Telefónica (César Alierta), El Corte Inglés (Isidoro Álvarez), Mango (Isak Andic), Grupo Barceló (Simón Pedro Barceló), Banco Santander (Emilio Botín), Repsol (Antonio Brufau), Acciona (José Manuel Entrecanales), La Caixa (Isidro Fainé), BBVA (Francisco González), Inditex (Pablo Isla), Mapfre (Antonio Huertas), ACS (Florentino Pérez), Ferrovial (Rafael del Pino), Havas Media Group (Leopoldo Rodés), Iberdrola (Ignacio Sánchez Galán) y el Instituto de la Empresa Familiar. Sólo han faltado a la cita los presidentes de Mercadona, Juan Roig, y el del Grupo Planeta, José Manuel Lara. Ambos justificaron su ausencia, el primero por compromisos de su empresa y el segundo por asuntos personales.

El Consejo de la Competitividad ha presentado a Rajoy un avance del informe sobre la evolución de la economía que presentará el mes próximo y en el que, en línea con las últimas previsiones del Gobierno, elevan el crecimiento hasta un 1,3% para este año y en un 2% para el que viene aunque en octubre sólo esperaban un 0,9%.

Según fuentes empresariales, ninguno de los reunidos ha planteado las cuestiones propias de su compañía o sector en el que trabajan, sino que han querido plantear los asuntos generales que consideran claves para que España salga de la recesión, vuelva a crecer y solucione su gran problema: el paro.

Las principales empresas de ámbito nacional representadas en el CEC, que también son las que más se han internacionalizado en los últimos años, sí que han incidido en la urgencia de la gran reforma todavía pendiente (la fiscal tributaria) y en la necesidad de apostar por la “reindustrialización” del país. Para el Consejo, es fundamental que las anunciadas (sin concretar) rebajas de impuestos sirvan para acelerar el crecimiento económico y fomentar la competitividad. En su particular informe sobre cambios en la fiscalidad reiterar en la necesidad de rebajar las cotizaciones sociales.

Rajoy les ha reiterado en persona el discurso sobre la mejora económica con que se prodiga en las últimas semanas. Defiende que ha llegado la hora de recoger el fruto de los dos años de ajustes y reformas (estabilidad presupuestaria, mercado laboral o ajustes en la administración) y que los primeros datos de esa mejoría son ya un hecho con la disminución del número de parados, la “creación neta de empleo”, el incremento del consumo, el aumento de la recaudación tributaria o la reactivación del crédito, aunque todavía sea mínimo.

placeholder

Pinche en la imagen para ver el álbum del encuentro.

Los empresarios que intervinieron después del almuerzo le dieron la razón en que la recuperación es un hecho, y más en el matiz de que “de todas formas no se puede bajar la guardia” y que se debe seguir por el camino de las reformas, ahora con la fiscal y también con la de la Administración. El presidente del Gobierno, según los citados medios, se ha comprometido a hacer efectiva de forma inmediata la reforma integral del sistema impositivo, pero sin dar más detalles.

El problema del independentismo en Cataluña también ha estado presente en la reunión. Rajoy admite que el empeño de Artur Mas en celebrar su consulta separatista y la tensión que siembra en la sociedad catalana no son una amenaza directa para la recuperación económica de España, pero sí un riesgo para el ritmo de ese proceso de salida de la crisis y el crecimiento.

Según fuentes gubernamentales, el jefe del Ejecutivo insistió en que ofrece diálogo al presidente de la Generalitat, pero que no puede negociar sobre lo que no está en su mano porque queda fuera de la Constitución y las leyes o está en contra de las decisiones y pronunciamientos del Congreso o el TC. También insistió en que Mas y el conjunto de los independentistas deben aceptar la pluralidad de la sociedad catalana en vez empeñarse en el enfrentamiento interno y la imposición del nacionalismo.

Emilio Botín Evolución Mariano Rajoy