Defensa y Navantia llevan el Cantabria a la India para intentar captar un nuevo mercado
  1. España
El buque deja australia y hace escala en Goa

Defensa y Navantia llevan el Cantabria a la India para intentar captar un nuevo mercado

El buque de combate de la Armada Cantabria, después de 9 meses de servicio en Asutralia, navega hacia La India para abrir mercados a Navantia

Foto:  El buque de aprovisionamiento de combate (BAC) Cantabria. (EFE)
El buque de aprovisionamiento de combate (BAC) Cantabria. (EFE)

La Armada española y la empresa nacional Navantia, especializada en la construcción de barcos de guerra, continúan sus operaciones conjuntas para sobrevivir a la crisis. El buque de aprovisionamiento de combate Cantabria, después de pasar nueve meses al servicio de la Marina australiana, navega ahora hacia la India, donde ha surgido una oferta para el diseño y transferencia de tecnología con el fin de fabricar navíos de asalto anfibio.

Las empresas españolas Gas Natural y Repsol prefieren encargar sus buques de transporte de gas a astilleros radicados en Asia (Corea y Jápon) en vez de contratarlos con Navantia (Ferrol y Cádiz), como ha quedado claro este mes. Y Navantia necesita urgentemente obtener nuevos pedidos en países asiáticos y en el sector que es más competitivo: el militar.

No es sólo una cuestión de desarrollo económico y de competencia en el mercado mundial. Corea se ha convertido en un potencia internacional en la construcción de barcos mercantes (tiene encargos para hacer 75 gaseros). Nadie es capaz de competir en precios desde Occidente, pero a las empresas occidentales les queda el sector de los barcos de guerra porque el componente tecnológico resulta fundamental para hacer portaaeronaves, fragatas, buques de desembarco, patrulleros o submarinos.

En situación de extrema necesidad de carga de trabajo para sus astilleros, Navantia vuelve a recurrir a la Armada española (su principal cliente hasta la crisis) para que promocione sus productos en los mercados de los países antes llamados emergentes, que ya son potencias económicas y que ahora aspiran a ser potencias militares en Asia.

El buque de aprovisionamiento de combate Cantabria ha estado casi todo este año al servicio de la Marina australiana por un acuerdo alcanzado entre los Estados Mayores de ambos países que ha permitido a la Armada española tener plenamente activo durante todo un ejercicio y gratis (los australianos pagaban todo) un barco que apenas habría salido a la mar en España por las restricciones presupuestarias.

La Marina de ese país, principal cliente de Navantia en el exterior, ha tenido a su servicio un buque de aprovisionamiento de última generación casi a estrenar (de 2010, 174 metros de eslora y 19.500 toneladas de desplazamiento) que ha cubierto las necesidades operativas de su flota. Entre los planes de los australianos está adquirir o construir a medias dos buques de ese tipo a partir de 2014, y la empresa española toma una posición de ventaja en ese futuro contrato gracias al préstamo de la Armada española.

Mientras el Cantabria prestaba sus servicios en maniobras con la flota australiana, en la India se abrió una nueva oportunidad de negocio: un concurso para “el diseño, transferencia de tecnología y asistencia técnica de dos LPSs” (buques de asalto anfibio). Navantia se presentó inmediatamente y la Armada se movilizó: esta semana el Cantabria, de regreso a España, hará una escala en el puerto de Goa para que la Marina india “conozca de primera mano la plataforma y sus capacidades”.

La India tiene grandes planes de inversión para hacerse con una gran flota de guerra que incluye un submarino nuclear que tiene ya en construcción junto con otros seis de propulsión convencional de patente francesa. Navantia opta a la construcción conjunta de varios tipos de buques: tanto los 2 de asalto anfibio propuestos este mismo otoño como los 5 logísticos que salieron a concurso en junio pasado.

Las operaciones de la Armada en apoyo de Navantia son una constante desde hace dos años. A la vuelta de las misiones internacionales como la de Atalanta de lucha contra la piratería en el Índico, los buques participantes hacen escala en todos los países que tienen concursos abiertos para adquirir buques de guerra o potencial económico para planteárselo en un futuro. El Cantabria, que tiene previsto volver a España el 20 de diciembre, pasó por Yakarta (Indonesia) antes de dirigirse a Goa.

Navantia India Crisis
El redactor recomienda