DISCRETA SUPLENCIA DE DON FELIPE EN EL DESFILE

El Príncipe preside el desfile de la Fiesta Nacional rodeado del equipo del Rey

El Príncipe de Asturias presidirá este sábado, por primera vez, el desfile militar por la Fiesta Nacional con motivo del 12 de octubre debido a la ausencia del Rey

Foto: El Príncipe de Asturias, acompañado de doña Letizia, saluda a su llegada a la Plaza de Neptuno (EFE)
El Príncipe de Asturias, acompañado de doña Letizia, saluda a su llegada a la Plaza de Neptuno (EFE)

Una suplencia ordenada y por causa mayor, no una prueba ni un ensayo. Su Alteza Real el Príncipe de Asturias ha dejado claro presidía su gran acto institucional como es el desfile de la Fiesta Nacional por delegación de Su Majestad el Rey. Rodeado por el equipo de Don Juan Carlos, incluido el jefe del Cuarto Militar, el teniente general Antonio de la Corte, Don Felipe ha tenido el protagonismo justo para cumplir con su obligación. No ha formado después del acto corrillo alguno, ni se ha detenido a conversar o comentar nada con los ministros como hace Don Juan Carlos. Recibido y despedido con aplausos, ha estado muy serio todo el acto, igual que la Princesa de Asturias.

La sobriedad y la discreción en su estreno en la tribunal real del desfile se ha correspondido con la austeridad y brevedad de la parada militar. En poco más de media hora han desfilado las unidades en cuidada representación de todos los Ejércitos y la UME, todas a pie, salvo las montadas a caballo y los mandos y representantes de los veteranos, que lo hicieron en vehículos ligeros. Por segundo año y para ahorrar todo lo posible, no ha habido medios acorazados, piezas de artillería, cazas ni helicópteros.

Guardias reales, legionarios, regulares, paracaidistas, infantes de Marina, cazadores de montaña, marineros, alumnos de las academias y guardias civiles han desfilado por el Paseo del Prado, entre las plazas de Neptuno y Colón. El mayor gasto de combustible lo han hecho siete cazas de la Patrulla Águila al dibujar los colores de la bandera en el cielo de Madrid, azul intenso y limpio de toda nube, en uno de los momentos más solemnes de la parada y después del homenaje a los caídos.

Todo ha transcurrido según lo previsto en el protocolo oficial y las tradiciones del acto, como es la ausencia de dirigentes nacionalistas y de Izquierda Unida. Esta vez los presidentes de comunidad autónoma que sí han acudido (Ignacio González, Luis Fernanda Rudi, Alberto Núñez Feijóo, Juan Vicente Herrera, María Dolores de Cospedal, Yolanda Barcina, José Antonio Monago, Ignacio Diego, Paulino Rivero y la debutante Susana Díaz) han recibido trato de ministros en el saludo a las autoridades.

La patrulla Águila tiñe el cielo con los colores nacionales (EFE)
La patrulla Águila tiñe el cielo con los colores nacionales (EFE)
El protocolo se ha tenido que adaptar a la ausencia del Rey. Al llegar, los Príncipes de Asturias han sido recibidos por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Defensa, Pedro Morenés. Después ha saludado a la bandera que presidía el arranque del acto (la de la Guardia Real) y ha pasado revista a la unidad que rendía honores. Lo ha hecho en el lugar del Rey, con el jefe de Estado Mayor de la Defensa, almirante general Fernando García Sánchez, en segundo plano. Después se han inclinado ante la enseña nacional, juntos, el presidente del Gobierno y Doña Letizia.

Los Príncipes de Asturias se han sentado en la tribuna real en los sitios de Don Juan Carlos y Doña Sofía. Los dos han seguido el desarrollo del acto muy serios y pendientes de que las cámaras de televisión y de los fotógrafos no captaran ningún gesto extraño. A mitad del acto han acercado con mucha discreción sus sillas. Pareció que para oírse mejor en los breves comentarios que hacían de vez en cuanto. Detrás de ellos se han sentado los responsables de la Casa del Rey, como Rafael Spottorno y el jefe del Cuarto Militar, Antonio de la Corte García.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios