LOS MINEROS SE SIENTEN ABANDONADOS

UGT anula la fiesta minera de Rodiezmo en plena crisis del carbón y del sindicato

UGT suspende la fiesta que organizaba cada primer domingo de septiembre desde 1979, considerada como el inicio del curso político tras el verano

Foto: El secretario general de UGT, Cándido Méndez, durante su intervención en la Fiesta Minera asturleonesa de Rodiezmo. (EFE)
El secretario general de UGT, Cándido Méndez, durante su intervención en la Fiesta Minera asturleonesa de Rodiezmo. (EFE)

Cuando más desamparados están los trabajadores de la minería del carbón por la suspensión de las ayudas y de los fondos mineros y las continuas rebajas salariales y de personal en la industria privada, UGT ha decidido suspender la tradicional fiesta de Rodiezmo que todos los primeros domingos de septiembre organizaba desde 1979 y que durante muchos años fue considerada como el inicio del curso político en España tras el verano.

Las razones oficiales de este parón tienen que ver con la actual crisis económica y del propio carbón, pero a nadie se le escapa que el sindicato minero de UGT está atravesando también una profunda crisis desde la dimisión de su todopoderoso secretario general, José Ángel Fernández Villa, a quien todavía no se le ha encontrado sucesor.

La fiesta minera de Rodiezmo, que organizan los afiliados al SOMA de Asturias y León, es desde hace años un clásico entre las concentraciones de la izquierda y en ella el sindicato marca sus directrices políticas para el curso que se avecina. En tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero su celebración se vinculaba al inicio de la temporada política y en sus campas tronaban las reivindicaciones de los mineros, mientras un cómplice presidente del Gobierno afirmaba que su ejecutivo llevaría adelante los planes sociales que sus compañeros de partido (y de sindicato, pues no hay que olvidar que era afiliado a UGT) le demandaban. Eran los años de bonanza y en los que las palabras crisis y ajuste no entraban en el diccionario de la política española.

Los asistentes a la concentración de Rodiezmo (en torno a 35.000 en algunas ediciones) disfrutaban de las promesas de sus dirigentes y de la mordacidad de Alfonso Guerra, uno de los habituales en el escenario de los mítines. Allí estaba también Cándido Méndez y representantes de todas las tendencias de la familia socialista. Hasta que llegó la crisis y la magia se rompió.

En 2009, Zapatero se comprometió a no tocar las pensiones, pero no pudo cumplir su palabra y Cándido Méndez que le estaba echando un pulso al Gobierno, amenazó con no acudir al año siguiente si acudía el ahora expresidente leonés. Y Zapatero optó por quedarse en casa. En la edición de 2011 ni siquiera se anunció su presencia y en la de 2012 tampoco acudió el líder del SOMA. Fernández Villa ya estaba dando síntomas del agravamiento de su enfermedad así como de su pérdida de influencia política.

Según aceptan todas las partes, este es el peor año para suspender la fiesta. La crisis económica galopante ha influido en las políticas restrictivas del Ministerio de Industria con respecto al carbón. Y después de las fuertes movilizaciones y protestas de la primavera y el verano pasado, los trabajadores del sector han tenido que replegarse a la espera de tiempos mejores. Trabajadores mineros están convencidos de que la fiesta de Rodiezmo podría ser este año un revulsivo para retomar las acciones en la calle y volver a demostrar su rechazo a la política energética de José Manuel Soria. Pero la falta de dinero es indudable y hasta las arcas del sindicato minero de UGT pasan por momentos agobiantes.

Peleas internas

Pero no hay que olvidar otro factor decisivo para entender esta suspensión de la fiesta (que algunas fuentes dan como definitiva, aunque oficialmente se habla de recuperarla en 2014) que es la crisis por la que atraviesa la central organizadora. Hace unos meses, Fernández Villa anunció que dejaba la dirección del SOMA después de más 30 años en la primera línea de fuego. Pero ni en la rueda de prensa en la que comunicó su marcha ni en un congreso posterior se pudo encontrar un sucesor adecuado. En este congreso se presentó una lista encabezada por una mujer, pero sólo obtuvo un 30% de los apoyos.

En otoño se anuncia una nueva cita para elegir nueva dirección y que ponga término al trabajo de la comisión gestora, aunque las aguas parece que bajan demasiado turbias para una solución satisfactoria. Las peleas internas parece que van a impedir, al menos de momento, elegir al nuevo hombre fuerte de sindicato. Y habría que ver si cuenta con el visto bueno de su antecesor. En este contexto, organizar una fiesta como la de Rodiezmo y convencer a la opinión pública de la unidad sin fisuras de los trabajadores, parece un trabajo ímprobo.         

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios