Es noticia
Menú
Javier Gómez de Liaño: “No entregaré nunca papeles o documentos judiciales a El Mundo”
  1. España
EL EXJUEZ SE REUNIRÁ CON BÁRCENAS ESTE FIN DE SEMANA PARA PREPARAR SU DECLARACIÓN

Javier Gómez de Liaño: “No entregaré nunca papeles o documentos judiciales a El Mundo”

El exjuez Javier Gómez de Liaño comenzó la semana tomando un café con Pedro J. Ramírez justo antes de que éste llevase los papeles manuscritos de

Foto: Javier Gómez de Liaño: “No entregaré nunca papeles o documentos judiciales a El Mundo”
Javier Gómez de Liaño: “No entregaré nunca papeles o documentos judiciales a El Mundo”

El exjuez Javier Gómez de Liaño comenzó la semana tomando un café con Pedro J. Ramírez justo antes de que éste llevase los papeles manuscritos de Bárcenas a la Audiencia Nacional y la ha terminado ya plenamente volcado, de forma oficial, en la delicada tarea de defender al extesorero del Partido Popular justo cuando este ha dado un nuevo giro de tuerca al caso al asumir la autoría de los manuscritos a través de las páginas del diario El Mundo.

Liaño, que entre tanto ha estado toda la semana a caballo entre Madrid y Valladolid, donde lleva otro importante caso, ha puesto sobre la mesa Bárcenas y de su mujer, Rosalía Iglesias, dos premisas básicas para dar el sí al extesorero del PP. Por un lado, dirigir el proceso en todo momento (“quien manda soy yo”) y, sobre todo, “no hacer más ruido del estrictamente necesario”. Ruido que, por otro lado, llevó a los anteriores defensores de Bárcenas,  Miguel Bajo y Alfonso Trallero, a dejar su caso por “desavenencias” con su cliente. Liaño parece dispuesto a dar un nuevo giro al proceder de Bárcenas y se encerrará con él este fin de semana para preparar la declaración del lunes ante el juez Pablo Ruz.

¿A qué obedece este cambio de estrategia por parte de Luis Bárcenas al asumir ahora que los papeles son de su puño y letra? ¿No le perjudica gravemente en su defensa este deseo de tirar de la manta?

Eso no se ha producido todavía porque él no declara hasta el lunes. Hay dos planos muy distintos que hay que diferenciar muy bien y en los que hay que marcar la raya y la frontera. Más que dos, tres. El plano político, el plano periodístico y el plano oficial. Yo he sido contratado y se me ha encomendado la defensa para el plano judicial y ahí es donde tengo que moverme. El lunes comparecerá, contestará a las preguntas del fiscal y ya veremos a ver lo que dice. Yo, por otra parte, confieso que todavía no he preparado la comparecencia con él y lo haré a lo largo del fin de semana.

El pasado lunes reconocía que antes de aceptar el caso tenía que estudiarlo bien y entrevistarse con Bárcenas. ¿Qué le ha llevado a darle el sí?

El caso Gürtel ya lo conocía por otros factores, porque, concretamente, en el despacho se lleva la defensa de a otras personas relacionadas. [Liaño lleva la defensa del exconcejal de Estepona, Ricardo Galeote, y de su padre, José Galeote, exconcejal de la localidad madrileña de Boadilla del Monte]. Estamos hablando del núcleo del caso Gürtel pero, también, de una pieza separada que unos denominan los papeles de Bárcenas. Él me hizo la petición en nombre propio, también en nombre de su mujer y luego su mujer también me la hizo de modo directo. Después, cambié impresiones con él, mantuvimos una serie de postulados y, sobre todo, de principios, como que los abogados son los que dirigen la defensa y que no hay porque hacer más ruido que el que se pueda producir en el ámbito procesal. Pero he de admitir, sin embargo, que el fondo de la declaración todavía no se ha preparado y que lo haremos este fin de semana.

En todo caso, lo que se ha visto esta semana ha sido un auténtico paseíllo de abogados por la cárcel de Soto del Real con Miguel Durán e Ignacio Peláez entrevistándose con él en diferentes momentos. ¿Por qué finalmente ha confiado en usted y no en ellos?

No sé por qué los demás habrán ido. Yo, si comparecí el jueves en Soto del Real es porque la familia, de una forma muy directa, y él a través de su familia, me lo pidieron. Mi relación con él hasta ahora había sido estrictamente procesal en el asunto Gürtel y solo le conocía de las fotografías y las imágenes de los periódicos y las televisiones.

Usted habla de diferenciar esos dos planos, pero lo cierto es que ha sido el propio Bárcenas quien ha dado nueva munición al caso a través de la entrevista con Pedro J. ¿Le ha recomendado, entonces, que guarde silencio a partir de ahora? ¿Está Bárcenas descontrolado y decidido a tirar de la manta?

Ahora está más controlado que nunca, porque está en prisión incondicional, así que más controlado, imposible. Hecho este comentario, que no tiene nada de jocoso, lo que sí digo es que, que a mí me conste, no tiene ningún dominio del acto. Me explico, no tiene acceso en el centro penitenciario a documentos o papeles o legajos de ningún tipo. ¿Que pueda haberlos y que puedan haberlos visto otros periodistas? Existe una diferencia de planos, porque si los periódicos o las televisiones tienen acceso a una documentación, no seré yo el que ponga una tacha en la medida en que están cumpliendo con su deber con el artículo 20 de la Constitución. Siempre, naturalmente, que no perturben el normal curso del procedimiento.

¿Ha tenido ya acceso a esos papeles de Bárcenas, a esas supuestas nueve cajas que él se llevó del Partido Popular con su contabilidad?

No, no. Yo no he tenido más acceso a esos papeles que he podido leer en el diario El País que, por lo que cuenta el medio, fueron entregados por el señor Jorge Trías al abogado de El País, y lo que he podido ver en el diario El Mundo

¿Cree que Trías ha perjudicado a Bárcenas?

Yo no voy a hacer ninguna valoración de ningún compañero. Tengo una gran consideración por el resto de los compañeros del Colegio de Abogados de Madrid. Si algún reproche hay que hacerle, no seré yo quien lo haga.

¿Están tratando de chantajear a Bárcenas con la posible entrada en prisión de su mujer, Rosalía Iglesias?

En mi lenguaje no existe el término chantaje, ni por activa ni por pasiva. Ni pienso que le estén chantajeando ni admito que él esté chantajeando a nadie.

Puesto que el extesorero tiene todas sus cuentas bancarias bloqueadas, ¿sabe si va a cobrar por sus servicios?

No lo sé, es lo último en lo que he pensado. Créame, es lo último que he pensado. Lo que sí le digo es una cosa: nunca defenderé en el sentido estricto de la palabra a un partido político o a unas siglas ni nunca aceptará este despacho unos honorarios de unas siglas políticas. Pero yo no me ocupo de estas cosas.

¿Va a tratar de llegar a algún tipo de pacto con la fiscalía?

De momento, voy a intentar llegar a Madrid (la entrevista, telefónica, se realiza con él en un tren volviendo de un juicio en Valladolid) y, luego, si voy a intentar llegar a algún pacto, pues todavía no lo sé. El lunes iré a la Audiencia Nacional, que es una casa que conozco bien, con una enorme confianza y consideración, y no es un tópico ni una frase hecha, por el ministerio fiscal y por el señor juez.

Se ha especulado mucho con su relación con Bárcenas y su amistad con Pedro J. Ramírez facilitarán que el diario El Mundo y su director tengan un acceso directo al extesorero…

Mire, yo declaro mi amistad con el director del diario El Mundo, con muchos de sus redactores y sus subdirectores y tengo un gran aprecio hacia ese periódico en el que escribo desde hace 15 años un artículo al mes. Pero eso no quita para que sea muy independiente con el periódico hasta el punto de que yo nunca le he pedido al diario que haga algo que pueda beneficiarme a mí o a mis clientes y le puedo asegurar que tampoco lo han hecho ellos. La relación de amistad se basa, precisamente, en no pedir nada que pueda ser injusto. Yo le puedo asegurar que no me comportaré nunca como si fuese un abogado del periódico El Mundo, que no lo soy y ya tiene su propia abogada, y no entregaré nunca unos papeles o unos documentos judiciales, como algún otro letrado ha hecho, al periódico. 

El exjuez Javier Gómez de Liaño comenzó la semana tomando un café con Pedro J. Ramírez justo antes de que éste llevase los papeles manuscritos de Bárcenas a la Audiencia Nacional y la ha terminado ya plenamente volcado, de forma oficial, en la delicada tarea de defender al extesorero del Partido Popular justo cuando este ha dado un nuevo giro de tuerca al caso al asumir la autoría de los manuscritos a través de las páginas del diario El Mundo.

El Mundo