EL EMPRESARIO MARJALIZA ASEGURA QUE ESTÁN MANIPULADAS Y QUE PERTENECEN A 2005

Un amigo de Granados pagó el espionaje a González, según las facturas de Método 3

David Marjaliza, un empresario de la construcción amigo de Francisco Granados desde la infancia, pagó el informe sobre Ignacio González elaborado por la agencia de espías

Foto: Un amigo de Granados pagó el espionaje a González, según las facturas de Método 3
Un amigo de Granados pagó el espionaje a González, según las facturas de Método 3
Autor
Tiempo de lectura5 min

David Marjaliza, un empresario de la construcción amigo de Francisco Granados desde la infancia, pagó el informe sobre Ignacio González elaborado por la agencia de espías Método 3 y que fue encargado en verano de 2006. Así lo atestiguan las facturas de la agencia, que revelan seis pagos del constructor, entre 2007 y 2008, a través de su empresa Servicios Logísticos e Inmobiliarios, por un importe total de 223.000 euros. Marjaliza, sin embargo, lo niega y, según su abogado, asegura que se trata de seis facturas que han sido manipuladas y que corresponden, en realidad, a un trabajo anterior encargado a la misma agencia en el año 2005.

Según los documentos atribuidos a Método 3, Servicios Logísticos Inmobiliarios SL llevó a cabo seis pagos a la agencia de detectives bajo el concepto “Expediente 180860208060307”, que correspondía a la investigación llevada a cabo al entonces vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y a su familia y cuyas conclusiones se recogen en un extenso informe de casi 50 páginas. Como ya publicó este diario, la agencia de detectives investigó al número dos de Esperanza Aguirre por orden de un ‘rival’ interno dentro del Partido Popular de la Comunidad de Madrid en un momento en el que la pugna por la sucesión de la lideresa del PP estaba enconada entre el propio González y el exconsejero de Justicia e Interior Francisco Granados. Según informaron entonces a este diario fuentes solventes, fue la secretaria de un conocido exdirigente popular quien encargó la investigación.

Según las facturas de Método 3, que Marjaliza y su entorno desacreditan por estar supuestamente manipuladas en cuanto a su fecha y sus importes, el empresario de Valdemoro realizó seis pagos entre 2007 y 2008 por las siguientes cuantías: 50.000 euros, 19.000, 19.000, 19.000, 58.0000 y 58.000 euros. Varios de esos documentos ya han sido difundidos parcialmente por medios de comunicación como La Gaceta o Interviú, si bien se desconocía el montante total de todo el operativo de espionaje, que costó 223.000 euros. Todas las facturas, a su vez, están a nombre de Servicios Logísticos Inmobiliarios, con sede en la calle Libertad 14 de Valdemoro, ciudad de la que Granados fue alcalde entre 1999 y 2003, y dirección en la que figura el domicilio de los padres del propio David Marjaliza. 

 

El empresario desmiente los pagos y asegura que se trata, en realidad, de seis facturas que corresponden al año 2005 y que están incluso declaradas fiscalmente a Hacienda en ese año. Según su versión, las seis facturas recogen tres pagos por un importe de 11.600 euros cada uno, fechados el 28 de enero de 2005, y otras tres por un importe de 15.466 euros, datados el 15 de junio de ese mismo año.

David Marjaliza Villaseñor, amigo de la infancia de Granados, fue presidente de Dico Harinsa Obrum y es uno de los personajes más destacados en el entorno político, social y financiero de Granados, que tras caer en desgracia en el equipo directo de Esperanza Aguirre ha acabado en el Senado. El nombre de Marjaliza aparece en los Consejos de Administración de un centenar de empresas, la mayoría con intereses en el ladrillo, y en un puñado de sociedades patrimoniales. Granados, por su parte, ha rechazado a este diario tener cualquier tipo de vinculación con el informe sobre González y asegura tener acreditado que él también fue investigado por esa época por otras personas.

Las posesiones de González

Como ya publicó El Confidencial, el dossier sobre González de la controvertida agencia de detectives contiene algunos datos que a simple vista parecen inconexos e incluso confusos, pero que intentan apuntar al corazón de Nacho González. Así, desgrana que la primera casa familiar del presidente fue comprada en 1994 por un precio de 39.950.000 pesetas (alrededor de 240.000 euros), con un préstamo de 23 millones de pesetas (unos 138.000 euros), a pesar de que dos años antes estaba tasada en 72.750.000 pesetas (más de 430.000 euros). “Es obvio, por tanto, que o se la vendieron bajo precio a cambio de algún favor o que hubo mucho dinero negro en la compraventa”, dice literalmente el informe de la agencia. 

 

Para intentar dar munición al ‘rival’ de Ignacio González que encargó el informe, los detectives destacan que “la compra sigue siendo ilegal hasta que el 25 de marzo del 2003, mediante auto firme del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, emite mandamiento de legalidad de la urbanización El Prado de Aravaca, acusándose, además, a la Comunidad de Madrid de actuar en fraude de ley al introducir una nueva calificación urbanística de estos terrenos que no estaba contemplada en el planeamiento”.

Un supuesto pelotazo

En 1994 se constituyó el grupo gestor para negociar “con los máximos responsables municipales de Urbanismo el cambio de uso de decenas de hectáreas en Valdemarín, el barrio de superlujo de Aravaca”. Los promotores adquirieron el suelo “por cantidades inferiores a las 10.000 pesetas el metro cuadrado. La modificación [concedida por el Ayuntamiento] redundó en plusvalías ciertamente notables: el precio de cada metro cuadrado de terreno se situó en 100.000 pesetas tras el plácet municipal”. González vendió posteriormente la vivienda por 778.371 euros, aunque estaba tasada en 828.752,04. “Es anormal esta dicotomía (sic) salvo que exista una parte de la compraventa en dinero negro”.

La segunda vivienda del presidente madrileño tiene 447 metros cuadrados y fue comprada el 28 de febrero de 2006 a la sociedad Seinsa. Por ella, González pagó 172.000 euros de arras y entregó dos talones por un monto de 650.802 euros, mientras que retuvo 300.000 para cancelar una hipoteca que pendía sobre ella. Para la compra, también pidió un préstamo de 600.000 euros. El informe detalla incluso que la casa colindante, perteneciente a un amigo de González, fue valorada por Cajamadrid en casi 2,8 millones de euros en la misma fecha de la anterior operación.

Los datos que va desgranando el informe sobre el patrimonio del entonces vicepresidente salen de los registros y son más bien una labor de ‘recopilación’ y supuestas conclusiones ‘lógicas’ cuyo destino parece ser el de ofrecer ‘munición’ al enemigo de González en la batalla de la sucesión que estaba por librarse entonces. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios