A CAMBIO DE LA ADJUDICACIÓN DE UN CENTRO COMERCIAL

Petrov pagó 270.000 euros en cheques a dos clubes deportivos por orden del exalcalde de CiU

Las acusaciones contra el dirigente de CiU, Xavier Crespo, son cada vez más graves e intensas. Según se desprende de las declaraciones de los detenidos en

Foto: Petrov pagó 270.000 euros en cheques a dos clubes deportivos por orden del exalcalde de CiU
Petrov pagó 270.000 euros en cheques a dos clubes deportivos por orden del exalcalde de CiU
Autor
Tiempo de lectura4 min

Las acusaciones contra el dirigente de CiU, Xavier Crespo, son cada vez más graves e intensas. Según se desprende de las declaraciones de los detenidos en la operación Clotilde ante el juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, el líder de la mafia rusa en Lloret de Mar, Andrei Petrov, pagó, por orden de Crespo, 20.000 euros al Club de Hockey, y 10.000 euros al Club de Fútbol de la localidad, de manera periódica durante tres años.

Concretamente, los pagos se hacían mediante cheques cada cuatro meses. La persona que acudía a recoger los sobres destinados a ambos clubes era una sola, Joan Perarnau, el presidente del Club de Hockey. Según la versión de varios detenidos, fue el propio Crespo quien le pidió que se encargara él mismo de recoger ambos cheques. Es más, llegó un momento que el pago se unificó en solo uno, que iba directamente a manos del tesorero del Club de Hockey, Ramón García, según explican fuentes presentes en el interrogatorio. Tras su declaración, Perarnau quedó en libertad pero se le mantiene la imputación por un delito de cohecho.

Aunque de estas declaraciones no queda reflejado que inicialmente Crespo hubiera recibido de manera directa ese dinero, fuentes de la investigación recuerdan que su mujer, Guadalupe Oliva, es la vicepresidenta del equipo deportivo y sus tres hijos entrenan en ambos clubes. Además, el presidente del equipo de fútbol es a su vez el concejal de Urbanismo de Lloret de Mar, Josep Valls. Estas mismas fuentes consideran que, entre otros beneficios, Crespo consiguió convertirse en un referente de gestión municipal para Girona, con una localidad que crecía a buen ritmo y que implantaba buenas instalaciones deportivas y centros comerciales.

Los cheques entregados por Petrov se justificaban como patrocinios a esos dos equipos deportivos a través de facturas falsas ofrecidas por ambos. Los presupuestos que manejaban los equipos de una localidad como es Lloret de Mar son para los investigadores reseñables, concretamente de 380.000 euros en el caso del Club de Hockey.

Viajes a Moscú con todos los gastos pagados

Al inicio de las negociaciones entre Petrov y Crespo, el alcalde viajó en dos ocasiones a Moscú con todo pagado. Una de las veces se llevó a su familia y la otra supuestamente era un viaje de trabajo para visitar la feria de turismo, pagado por el Ayuntamiento. Sin embargo, el ruso mejoró las condiciones y en vez de viajar en turista y con hoteles medios, tal y como le había pagado el consistorio, le facilitó otro billete, en primera clase, y con la estancia en los hoteles más lujosos de la capital moscovita.

Petrov accedió a pagarle esas cantidades a cambio de que le ayudara en los trámites administrativos para levantar el centro comercial. Por ejemplo, el cambio de uso, al ser previamente una plaza de toros, y concesión de la subvención tributaria sin que cumpliera los requisitos, como el de interés cultural.

Esta última subvención es la que provocó la ruptura entre Crespo y Petrov, cuando este último se enteró que la podía haber conseguido por la vía legal, sin la necesidad de que el alcalde intermediara. Fue ahí cuando el empresario ruso rompió relaciones con el edil y se negó a seguir pagándole, a finales de 2010.

A partir de ese momento, según consta de las declaraciones de los imputados, la empresa constructora de Petrov, DDC, comenzó a recibir inspecciones periódicas. El empresario ruso fue poco a poco apartado del entorno del Ayuntamiento hasta que optó por desvincularse y alargar cada vez más en el tiempo sus estancias en Rusia, donde empezó a ampliar su negocio.

La persona que se quedaba a recaudo de sus negocios y le llevaba las gestiones en su ausencia era Pilar Gimeno, exarquitecta del Ayuntamiento de Lloret. Precisamente fue ella quien introdujo a Petrov en el Consistorio, cuando sólo era churrero y portero de discoteca. Junto a ella, su otro brazo derecho era su cuñado, Konstantin Mischanin. Los tres han sido enviados a prisión incondicional. Se les imputan blanqueo de capitales, falsedad en documento mercantil y cohecho, y en el caso de Petrov, pertenencia a organización criminal por sus vínculos por la mafia rusa.

Los vínculos no quedan ahí. La hermana de la arquitecta, Teresa Gimeno, trabajaba para la inmobiliaria de Petrov, en la que le llegó a gestionar hasta medio centenar de pisos y centenares de plazas de garaje. También quedó en libertad, como el padre del empresario ruso, pero ambos imputados por los delitos de blanqueo de capitales y falsedad documental.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios