DESDE QUE SOLICITÓ INFORMACIÓN SOBRE LAS CONCESIONES DEL AYUNTAMIENTO

La jueza solo tarda 15 días en imputar al alcalde de Santiago

La operación Pokémon lleva paso de hacerse merecedora de su nombre. Como en el popular juego de Nintendo, la pokeball (en este caso la jueza Pilar

Foto: La jueza solo tarda 15 días en imputar al alcalde de Santiago
La jueza solo tarda 15 días en imputar al alcalde de Santiago
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    La operación Pokémon lleva paso de hacerse merecedora de su nombre. Como en el popular juego de Nintendo, la pokeball (en este caso la jueza Pilar de Lara) va introduciendo en su saco a criaturas de todos los colores. Ayer fue imputado el alcalde popular de Santiago de Compostela, Ángel Currás, que así ingresa en una familia multicolor de la que ya forman parte socialistas (el dimitido alcalde de Ourense, Francisco Rodríguez) y nacionalistas del Bloque, como el concejal lucense Fernando Varela.

    Respondiendo a la imputación por presunto tráfico de influencias, Angel Currás se negó ayer a dimitir y proclamó su inocencia. La operación Pokémon investiga presuntos sobornos a cambio de adjudicaciones de servicios municipales a la firma Vendex, un entramado de empresas que opera en toda España ofreciendo servicios de limpieza y mantenimiento.

    La jueza Pilar de Lara no se ha tomado demasiadas vacaciones: no ha tardado ni quince días en imputar al alcalde desde que el pasado 21 de diciembre solicitara al Servicio de Vigilancia Aduanera, como brazo armado de la Agencia Tributaria, los expedientes íntegros del proceso de adjudicación del servicio de limpieza, conserjería y control de las instalaciones de los centros de educación infantil y primaria del Ayuntamiento. Muchos de ellos fueron adjudicados a la empresa Sermasa, que forma parte del complejo Vendex. El dueño de la firma, Gervasio Ronaldo Rodríguez, fue uno de los primeros encarcelados por la jueza De Lara.

    La presencia de Vendex como adjudicataria de servicios en el Ayuntamiento compostelano no es nueva. El Confidencial se puso ayer en contacto con el exalcalde socialista de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, que reconoció que durante su gobierno Vendex recibió varias adjudicaciones. “No es una empresa incapacitada para contratar. Todos los contratos fueron por concurso público, con mesas de contratación de las que nunca formé parte. Lo que sospecha la juez, creo yo, son otras cosas”.

    La jueza Pilar de Lara había solicitado al Ayuntamiento, además de la información ya citada, documentación sobre cualquier donación o patrocinio de Vendex al consistorio. “Desconozco lo que pueda haber sucedido desde mi salida de la alcaldía. Pero en mi etapa de gobierno no me consta, ni siquiera me suena, que Vendex hubiera patrocinado ni un concierto ni un acontecimiento deportivo ni nada”, asegura Sánchez Bugallo.

    La primera imputación política de la jueza en Compostela se remonta al 20 de diciembre. Tras prestar declaración, la concejala de Educación, Rebeca Martínez, ingresó en el sumario. Fuentes de la oposición municipal han señalado a El Confidencial la posibilidad de que el origen de esta imputación se encuentre en un contrato provisional, adjudicado a Vendex en concurso restringido, de la gestión provisional de servicios municipales por valor de 90.000 euros por un periodo de cuatro meses. La concesión bianual para este mismo servicio está pendiente de resolución.

    Peritos judiciales han analizado el pliego de cláusulas para El Confidencial y han constatado una exagerada prevalencia de los criterios subjetivos sobre los objetivos (económicos) para ofrecer la concesión. La empresa que se lleve el gato al agua recibirá casi 600.000 euros de aquí hasta 2014. Concretamente, los criterios económicos sumarían un máximo de 20 puntos mientras el “análisis del contexto” y las “mejoras” alcanzarían los 30 puntos. Se valoran intangibles como “el trabajo con niños y niñas del conocimiento del entorno social y natural”.

    Ángel Currás, el imputado alcalde compostelano, tendrá que prestar declaración el próximo 17 de enero. Su predecesor en el cargo, Xerardo Conde Roa, tuvo que dimitir en abril del pasado año tras elevarse contra él una querella por delito fiscal: defraudó, presuntamente, 291.000 euros a Hacienda. Tras renunciar Conde Roa, no sin resistencia, la segunda edil popular no pudo tomar el relevo, ya que también es diputada. Emergió entonces la figura de un total desconocido de la política, Angel Currás, que tomó el bastón de mando de la capital gallega prometiendo que no aportaría titulares, una promesa que no ha podido cumplir. Ayer, en su comparecencia ante los medios tras conocer su imputación, ofreció otro titular rotundo: “Yo soy inocente”.

    España
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    6 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios