SIGUEN EN PRUEBAS, SEGÚN ADMITE EL GOBIERNO

Los inhibidores comprados hace tres años por valor de 6 millones aún no están en Afganistán

El Gobierno ha admitido que los inhibidores avanzados de frecuencia para blindados que se compraron hace tres años a Indra por un importe de seis millones

Foto: Los inhibidores comprados hace tres años por valor de 6 millones aún no están en Afganistán
Los inhibidores comprados hace tres años por valor de 6 millones aún no están en Afganistán
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    El Gobierno ha admitido que los inhibidores avanzados de frecuencia para blindados que se compraron hace tres años a Indra por un importe de seis millones de euros aún no han sido desplegados en Afganistán, ya que siguen en periodo de "pruebas".

    Así lo explicó el Gobierno en una respuesta parlamentaria a la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), cuyo portavoz de Defensa, José Luis Centella, se interesó por el estado de estos inhibidores, que, según apunta este diputado, están "almacenados sin poder utilizarse" porque producen interferencias en los sistemas de comunicaciones en los vehículos.

    En su contestación, el Ejecutivo se limitó a señalar que estos inhibidores "requieren un protocolo exhaustivo de comprobaciones, pruebas y ajustes que, dada la complejidad del proyecto tecnológico emprendido, hace que todavía esté pendiente de su despliegue en zona de operaciones".

    El Gobierno "no desmiente" los fallos

    Para IU, esta respuesta es una confirmación de los fallos que ha venido denunciando, ya que "no desmiente ninguno" de los extremos expuestos en su pregunta por Centella.

    Este diputado alegó que, tras comprobar que el inhibidor de Indra "sigue interfiriendo en los sistemas de comunicación de los vehículos", como ocurría con los antiguos, los responsables del Ejército de Tierra dieron "orden inmediata de no enviar a la zona de operaciones ninguno de estos inhibidores y solucionar primero estas interferencias".

    Los inhibidores encargados a Indra -apunta IU- pretendían sustituir a los fabricados por la empresa coruñesa Electrosoni S.L., que ocasionaban problemas en las comunicaciones de los vehículos militares de transporte, que obligaron a instalar hasta diez filtros por vehículo para tratar de solventarlo.

    IU denuncia que los nuevos inhibidores siguen "sin poder proteger a las tropas españolas en Afganistán y Líbano", casi tres años después de su compra, mientras el Ministerio de Defensa ha comenzado ya el repliegue de los efectivos en estas misiones. El Gobierno no responde a Centella si tiene previsto "pedir responsabilidades a los autores de este desaguisado".

    España
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    7 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios