Es noticia
Menú
Carod destina 600.000 euros a doblar películas al catalán, pese al rechazo de los espectadores
  1. España
UNA OBSESIÓN DEL POLÍTICO CATALÁN

Carod destina 600.000 euros a doblar películas al catalán, pese al rechazo de los espectadores

Uno de los temas que tienen obsesionados al vicepresidente catalán Josep Lluís Carod-Rovira es el del doblaje de las películas que se exhiben en las salas

Foto: Carod destina 600.000 euros a doblar películas al catalán, pese al rechazo de los espectadores
Carod destina 600.000 euros a doblar películas al catalán, pese al rechazo de los espectadores

Uno de los temas que tienen obsesionados al vicepresidente catalán Josep Lluís Carod-Rovira es el del doblaje de las películas que se exhiben en las salas de toda Cataluña. Tal es así que, a pesar del rechazo de los espectadores, la Generalitat sigue inundando de subvenciones a las distribuidoras para que doblen las películas al catalán.

 

La polémica Ley del Cine, que pretende obligar a doblar un mínimo del 20% de las películas al catalán, sublevó el mes pasado al sector y, en estos momentos, se están estudiando aún fórmulas para contentar a todos. Además, la ley prevé que la mitad de las películas no españolas de más de 16 copias han de proyectarse o subtitularse obligatoriamente en catalán y prevé multas a quienes no cumplan esta normativa.

 

Las cifras de la demanda de filmes en catalán, sin embargo, son deprimentes. El pasado 12 de diciembre, se proyectaron gratis películas en catalán en 53 salas de toda Cataluña y ni siquiera con este reclamo las salas se llenaron. Es más, en algunos cines, ni siquiera entró un espectador en las sesiones. El Gremio de Empresarios de Cine de Cataluña y la Federación de Distribuidores Cinematográficos quisieron visualizar, así, lo erróneo de la ley de la Generalitat al intentar poner cuotas y remar contra el mercado.

 

Pero, paralelamente, el Gobierno subvenciona generosamente los subtítulos o los doblajes. En el ejercicio que ahora acabó, Carod destinó más de 600.000 euros para la subtitulación en catalán o el doblaje de las películas que arrasan en pantalla. En este apartado, el vicepresidente de la Generalitat destinó 180.000 euros a la Coordinadora de Festivals i Mostres de Cinema i Vídeo de Catalunya para “atender a los gastos de subtitulación al catalán de las proyecciones que se realicen durante el año 2009 y de su supervisión. Esta entidad también está apoyada también por la Secretaría de Política Lingüística, que depende del mismo Carod, y por el Instituto Cultural de las Industrias Culturales (ICIC), que depende de la Consejería de Cultura, en manos del también republicano Joan Manuel Treserras. Del departamento de Carod, recibió 150.000 euros al año hasta el 2007 y, desde entonces, la asignación ascendió a 180.000 euros.

 

Las ayudas al doblaje, no obstante, se extienden más allá que a las entidades “de casa”. The Walt Disney Company Iberia, por ejemplo, recibió el año pasado 127.054,15 euros como subvención al “doblaje al catalán, copia y promoción de 12 copias del largometraje Up”. Entre las películas subvencionadas están también Ice Age 3. El origen de los dinosaurios, por la que Hispano Foxfilm recibió 92.500 euros. La Paramount Spain se embolsó, asimismo, 79.380,44 euros por doblar Monsters vs Aliens, mientras que Vértigo Films recibió 70.100 euros por traducir Los hombres que no amaban a las mujeres y Universal Pictures International Spain, otros 69.000 euros por el doblaje de Los mundos de Coraline.

 

Los deportes, la niña mimada de la Generalitat

 

Las selecciones catalanas son otro de los quebraderos de cabeza que tiene el vicepresidente de la Generalitat de Cataluña, Josep Lluís Carod-Rovira y, por ello, su departamento ofrece esfuerzos y dinero al reconocimiento internacional del deporte de esta comunidad: durante el año 2009 destinó casi 1,1 millones de euros a esta tarea. La Unió de Federacions Esportives de Catalunya (UFEC) fue la entidad más beneficiada con la estrategia del vicepresidente: recibió nada más ni nada menos que 500.000 euros para “gastos derivados de la proyección internacional”. La UFEC engloba, en la actualidad, a 65 federaciones catalanas de todos los deportes.

 

Pero no fue ésta la única organización subvencionada generosamente. La Federació d’Organitzacions Catalanes Internacionalment Reconegudes (Focir) recibió 80.000 euros para la “realización del proyecto ‘Focir, la voz de las organizaciones catalanas en el exterior’”. De esta entidad forman parte un amplio abanico de instituciones o clubs asentados en la comunidad, como la Asociación Catalana de Esperanto, la Asociación Catalana de Rugby Liga, el Centro Catalán del Pen Club, el Centro Excursionista de Cataluña, el Centro Unesco de Cataluña, el Ciemen, el Consell Nacional de la Joventut de Catalunya, la Coral Sant Jordi, las federaciones de Entidades Corales y de Korfbal, la Intersindical-CSC, Justicia y Paz, el Colegio de Abogados de Barcelona, el Institut d’Estudis Catalans, la Pimec e incluso la entidad masónica Gran Oriente de Cataluña.

 

De todas las disciplinas deportivas, la más afortunada por las ayudas de Vicepresidencia fue la Federación de Patinaje, que recibió 190.000 euros para el “apoyo técnico a la Confederación Sudamericana de Patín”. La Federación Catalana de Patinaje fue admitida en esta organización en noviembre del 2006, tras ser expulsada de la Federación Internacional (FIRS). Ahora, participa en competiciones sudamericanas como miembro de pleno derecho.

 

Otra de las federaciones que han recibido un buen pellizco es la Federació Catalana de Bitlles & Bowling, con subvenciones que suman otros 190.000 euros. En Cataluña hay un centenar y medio de clubs, aunque en la federación están una treintena de ellos. La Federación obtuvo del Departamento de Carod una ayuda de 80.000 euros para gastos derivados de la secretaría de la FIQ, es decir, de la federación internacional, ya que ésta es una de las selecciones reconocidas a nivel internacional. Otros 70.000 euros fueron donados para “proyectos deportivos de colaboración” y una última partida de 40.000 euros, para la “organización de reuniones internacionales en Cataluña”.

 

La Associació Fistbal Catalunya se vio agraciada también con dos partidas de ayudas: la primera, por 40.000 euros, para el “desarrollo de la promoción dels fistbal en Cataluña y a nivel internacional”. La segunda, de 10.250 euros, para la “promoción y participación del fistbal de Cataluña a nivel internacional”.

 

El Rugby Lliga es otro de los deportes que ha recibido ayudas de la Generalitat. La selección catalana se formó en el 2007 y, al año siguiente, fue admitida como miembro de la Rugby League European Federation (RLEF). La federación recibió, en el 2009, 37.600 euros de subvención para “el desarrollo de su proyección internacional y la consolidación del reconocimiento internacional (sic)”. La Associació Catalana de Rugby Lliga engloba a nueve clubs y a siete universidades, seis catalanas y la de Perpignan. El año pasado, se celebró el I Campeonato de Catalunya Universitari, que ganó la universidad francesa.

 

La Federació Catalana de Pitch & Putt recibió, asimismo, una ayuda de 20.000 euros para “asumir los gatos del secretariado de la FIPPA” y otros 5.770 euros para la “proyección y participación en las ortganizaciones internacionales”. La entidad catalana es miembro de la organización internacional desde el 2006, fecha en que fue campeona del mundo. En el 2008, fue tercera del mundo y conquistó el máximo trofeo del International Challenge. Una última entidad deportiva subvencionada es la Federació Catalana de Korfball, que recibió 14.830 euros para su proyección internacional, reconocida desde el 2005. En ese año, fue campeona europea del European Bowl; en el 2006, fue sexta; en el 2007, fue novena en el campeonato del Mundo; y en el 2008, alcanzó la quinta posición en el Mundial sub 23. Cataluña tiene casi una sesentena de equipos de korfball, un deporte mixto nacido en Holanda que guarda cierto parecido con el baloncesto pero con diferentes reglas. Se trata, en definitiva, de deportes que, con algunas excepciones, son minoritarios pero que han conseguido relevancia en organismos internacionales.

 

La huella de Carod en La Habana

 

Esta internacionalización está presente también en las ayudas de Carod a los casales catalanes en el exterior, que no son otra cosa que entidades cívicas diseminadas por medio mundo pero a las que el Gobierno catalán presta mucha atención. Más de 500.000 euros destinaron, desde Vicepresidencia, a estos centros, ya fuesen para rehabilitación de sedes o parea financiar equipamientos o actividades.

 

En este sentido, el viaje que Carod-Rovira realizó a Cuba en el mes de julio del año pasado, en busca de la “huella catalana” fue productiva: la Societat de Beneficiència de Naturals i Descents de Catalunya, entidad radicada en La Habana, recibió más tarde 102.800 euros en forma de subvención para “actividades extraordinarias, obras de reforma y rehabilitación, equipamientos y ayudas asistenciales”. El Centre Català de Viena fue la segunda entidad más beneficiada, con 51.500 euros, mientras que el Casal Català de Córdoba (Argentina) recibió otros 51.000 euros. Les siguen, por orden de importancia, el Centre Català de Caracas (46.900 euros), el Casal Català de Montevideo (33.640 euros), el Cercle Català de Madrid (31.400 euros), el Catalan Institute of America (28.000 euros) y el Orfeó Català de México (24.000 euros). El año pasado, Carod subvencionó incluso la Catalan Association of China con 7.450 euros.

Uno de los temas que tienen obsesionados al vicepresidente catalán Josep Lluís Carod-Rovira es el del doblaje de las películas que se exhiben en las salas de toda Cataluña. Tal es así que, a pesar del rechazo de los espectadores, la Generalitat sigue inundando de subvenciones a las distribuidoras para que doblen las películas al catalán.

Josep Lluis Carod-Rovira Subvenciones