Rescate de Grecia: Agentes del CNI entregaron el rescate a los piratas con fondos reservados. Noticias de España

Agentes del CNI entregaron el rescate a los piratas con fondos reservados

Agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) desplazados a Kenia entregaron a primera hora de la mañana del pasado martes a los secuestradores del Alakrana los

Foto: Agentes del CNI entregaron el rescate a los piratas con fondos reservados
Agentes del CNI entregaron el rescate a los piratas con fondos reservados

Agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) desplazados a Kenia entregaron a primera hora de la mañana del pasado martes a los secuestradores del Alakrana los más de 2,5 millones de euros de rescate que permitieron liberar sanos y salvos a los 36 tripulantes del atunero retenidos durante casi 50 días frente a las costas de Somalia, según han confirmado a El Confidencial fuentes muy cercanas a los servicios secretos del Estado.

Más de la mitad del rescate, según esas fuentes, procede de los fondos reservados del CNI -que el próximo año contará en su presupuesto con 17,8 millones de euros para gastos secretos que no requieren justificación-, y el resto ha sido aportado por Echebastar Fleet, la empresa vasca propietaria del pesquero secuestrado, que no disponía de toda la cantidad exigida por los piratas somalíes.

El dinero fue transferido a una cuenta bancaria en Nairobi, la capital de Kenia, con la intermediación de Ince & Company, un bufete internacional de abogados especializado en Derecho Marítimo y en la negociación y pago de rescates. La firma, cuya sede está en Londres, también ha asesorado al Gobierno durante el largo proceso negociador con los secuestradores, añaden las fuentes consultadas.

Según el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y Echebastar Fleet, el armador del Alakrana -que también ha participado en las negociaciones desde la embajada española en Nairobi- deberá devolver al CNI el dinero adelantado con cargo a los fondos reservados del servicio secreto una vez que la compañía aseguradora del atunero vasco haga efectiva la indemnización incluida en la póliza.

En el caso del Playa de Bakio, secuestrado en abril de 2008 en aguas del Índico y liberado seis días más tarde, se siguió un procedimiento similar al del Alakrana, según recuerdan las fuentes consultadas: el CNI pagó el rescate y el armador del pesquero reintegró luego el préstamo, si bien los servicios de inteligencia aún no han recuperado todo el dinero adelantado.

Avioneta alquilada

Dos agentes del CNI recogieron el dinero el Nairobi y, en la madrugada del pasado martes, volaron en una avioneta civil alquilada -y pilotada por una tercera persona- que despegó desde un aeropuerto que las fuentes consultadas no pudieron precisar, aunque apuntaron como más probable la base aérea francesa de Djibuti, el diminuto país fronterizo con Somalia.

Desde esa misma base partió, el pasado 7 de octubre, el avión Hércules del Ejército del Aire que lanzó en paracaídas sobre el Índico a una unidad de operaciones especiales de la Armada enviada desde España para intervenir en caso de que las vidas de los tripulantes del Alakrana hubiesen corrido grave peligro. Los paracaidistas fueron recogidos en alta mar por la fragata Canarias, donde han permanecido embarcados hasta ahora.

Cuando la avioneta, al amanecer del martes, avistó al Alakrana -fondeado a menos de dos millas de la costa somalí-, realizó varias pasadas sobre el atunero para advertir a los piratas de su presencia. A continuación, los dos agentes del CNI arrojaron al mar un voluminoso fardo con el dinero del rescate, según las fuentes consultadas. Pocos minutos después, varios secuestradores abandonaron el pesquero y se dirigieron en un esquife a recoger el botín.

Stephen Askins, ex marine de la Royal Navy británica y miembro del bufete londinense Ince & Company, se limitó a señalar ayer a El Confidencial que "los gobiernos raramente se involucran en la resolución de los secuestros", y que "la mayoría tampoco participa en el pago de rescates". De acuerdo con su experiencia, los armadores suelen pagar la cifra exigida por los piratas y, más tarde, las empresas aseguradoras reembolsan esa cantidad. En el caso de los cargueros, el propietario de la mercancía transportada puede sufragar hasta el 50%, y el dueño del buque la otra mitad.

Según Askins, los piratas siempre quieren el dinero en metálico, por lo que, una vez que la suma se ha transferido al continente africano, se utilizan "empresas europeas especializadas" para realizar la entrega. "Normalmente se lanza en paracaídas, pero también se puede llevar en barco", añadió. En el caso del Alakrana, Askins señaló que su liberación se ha producido de forma "relativamente rápida", ya que otros barcos han permanecido hasta seis meses secuestrados, aunque matizó que en esta ocasión se ha logrado gracias al pago de un "rescate considerable".

Fuerte malestar en la Armada

Las fuentes consultadas por El Confidencial afirmaron que la gestión del secuestro también ha generado un fuerte malestar entre los mandos militares, especialmente en la Armada. La falta de voluntad política para apresar a los piratas una vez pagado el rescate y liberado el atunero, así como la confusión sobre si realmente hubo una persecución con fuego real contra los secuestradores, han irritado a las Fuerzas Armadas. Las mismas fuentes lamentaron también el papel que el general Julio Rodríguez, jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), ha tenido que jugar ante la opinión pública, siempre de la mano de la ministra Carme Chacón.

Rodríguez trató de explicar el pasado miércoles, en una rueda de prensa conjunta con Chacón, en qué consistió la operación militar, pero no consiguió despejar todas las dudas sembradas por la gestión de la ministra. Defensa tuvo que insistir el miércoles en que un helicóptero de la Armada abrió fuego sobre el esquife en el que los cinco últimos piratas abandonaron el Alakrana, después de que el patrón y el capitán del pesquero, Ricardo Blach e Iker Galbarriatu, respectivamente, negaran que se hubiera producido dicha intervención militar.

En la Armada se considera que estas dudas han dañado la imagen y la credibilidad del general Rodríguez, al igual que las contradicciones sobre si los piratas desembarcaron a tres de los marineros. Los tripulantes han desvelado tras su liberación que nunca fueron llevados a tierra, sino que permanecieron encerrados en el barco. Sin embargo, Chacón aseguró la semana pasada que los servicios de inteligencia sabían "exactamente" a dónde fueron llevados los tres pescadores, y añadió con rotundidad: "Sabemos que están bien".

Las fuentes consultadas también criticaron la ausencia de otros planes militares de actuación más decididos contra los piratas, como desplegar a la unidad de operaciones especiales de la Armada para interceptar en la costa los esquifes de los secuestradores o, incluso, llevar a cabo una acción de castigo o persecución en tierra firme.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
152 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios