Es noticia
Menú
El socio ‘protestón’ del Barcelona pide a la fiscalía que investigue a Laporta
  1. España
SUPUESTO DELITO EN EL CONTRATO QUE VINCULA A CRUYFF CON MEDIAPRO

El socio ‘protestón’ del Barcelona pide a la fiscalía que investigue a Laporta

A Joan Laporta no paran de crecerle los enanos. Y el socio Oriol Giralt está decidido a ser su látigo permanente. El año pasado, fue

Foto: El socio ‘protestón’ del Barcelona pide a la fiscalía que investigue a Laporta
El socio ‘protestón’ del Barcelona pide a la fiscalía que investigue a Laporta

A Joan Laporta no paran de crecerle los enanos. Y el socio Oriol Giralt está decidido a ser su látigo permanente. El año pasado, fue el promotor de la moción de censura, que dejó a Laporta en su sillón por un escaso margen de votos (más del 60,6% de los socios votantes apoyaron la moción frente al 37,75% que la rechazaron, pero hacía falta el 66%). En el mes de septiembre, demandó al presidente azulgrana por algunas opiniones que éste realizaba sobre su persona y recogidas en el libro Joan Laporta. Passió absoluta, de Anton Maria Espadaler. Y ayer, presentó en la fiscalía de Barcelona un escrito en el que pide que se investigue un contrato que la compañía Mediapro, propiedad de Jaume Roures, firmó con Nuevos Horizontes 2000, propiedad de Johann Cruyff, en el despacho del propio Laporta.

 

“Mi intención es que la fiscalía emprenda acciones para esclarecer los términos del contrato firmado con Cruyff, ya que sospecho que puede haber supuestos delitos de administración desleal, apropiación indebida y falsedad documental”, declaró Oriol Giralt a El Confidencial. El susodicho contrato cedía los derechos de explotación en radio y televisión a Nuevos Horizontes 2000 por cinco años a cambio de 3 millones de euros, pagaderos en cuotas de 300.000 euros semestrales. Hasta el momento, Mediapro ha pagado ya 1,2 millones de euros.

 

El asunto tiene su raíz en la venta de los derechos de imagen que el Barça vendió a Mediapro en mayo del 2006. Hasta aquel momento, el club azulgrana recibía 75 millones de euros merced al contrato que tenía con Audiovisual Sport y pasó a cobrar 120 millones de Mediapro, un salto cuantitativo que la junta del Barça calificó de gran éxito, además de muy positivo para el FC Barcelona.

 

).

 

El hecho de que un año después, la misma compañlía de Roures firmase un contrato con Cruyff y que Laporta, a título privado, fuese el mediador, ha levantado las sospechas de Giralt. Lo que el socio protestón quiere es saber si el contrato posterior firmado con Cruyff tiene algo que ver con la “minusvaloración” del contrato con el Barça. Según las valoraciones realizadas por los expertos, el aval que no existe en el contrato con el Barça le hubiera costado a Mediapro alrededor de 3 millones de euros, que es el monto del que luego firmó con el ex entrenador azulgrana. “Conforme los datos de que dispongo y la documentación que ha llegado a mis manos, hay algunas actuaciones sospechosas que espero que la fiscalía aclare”, arguye el socio culé. Junto al escrito, Giralt remitió a la fiscalía diversa documentación que puede ayudar a la investigación.

 

Esta vez, la iniciativa del socio barcelonista, sin embargo, ha colmado la paciencia del Barça y de su presidente. El FC Barcelona hizo pública una escueta nota a primera hora de la noche en la que señala que los representantes legales del club, del bufete Laporta & Arbós y de Mediapro “tienen preparada la denuncia que presentarán de manera inmediata conta el señor Oriol Giralt por los delitos de acusación, denuncia falsa y calumnias. Además, ya se iniciaron los trámites oportunos para la personación de las partes ante la Fiscalía Anticorrupción y para la presentación de la correspondiente querella criminal, con independencia de otras medidas que, en el ámbito penal, civil y asociativo, se puedan emprender”.

 

Una relación bajo sospecha

 

Pero no es la primera vez que la relación entre Laporta y Cruyff levanta sospechas. La sociedad Lapwing, propiedad de Jordi Cruyff, está domiciliada en el despacho del presidente del Barça. Además, Laporta tiene amplios poderes como apoderado para realizar en su nombre las operaciones de compra-venta que considere convenientes en Ibiza y, por si fuera poco, se ha constituido en “fiador solidario en los préstamos hipotecarios que adquiera en ejercicio del apoderamiento”.

 

El presidente del Barça también es el blanco de las ironías del portavoz adjunto del PSC en el Parlamento catalán, Joan Ferran. En su blog, el político socialista publicaba ayer una entrada bajo el título Líder busca partido en el que, sin citarlo por su nombre, se mofa de Laporta. El perfil del líder que busca partido es el de “abogado de éxito. Mediana edad. Máster en Derecho de Sociedades. Locuaz, con fluidez verbal y don de gentes. Hiperactivo...”. Este personaje se ofrece para “liderar formación política de fe nacionalista. A negociar el grado de radicalidad (...) incorporación inmediata, con reparos, hasta el verano del 2010”. Es decir, hasta justo después de las elecciones a la presidencia del FC Barcelona, que han de ser en el mes de junio del año que viene.

 

El dirigente del PSC comenta en tono ácido que, entre las condiciones que pone está la de “garantizar protagonismo y culto a la personalidad. Potestad para contratar equipo propio de investigación y estudios”, lo que es una referencia a la contratación de una agencia de detectives para espiar a los vicepresidentes del club. Por último, hace referencia a dos actuaciones polémicas de Laporta: cuando se quedó en calzoncillos en el aeropuerto de Barcelona como protesta por los controles policiales, y a su patticipación en la marcha de las antorchas, acto de ERC por el aniversario del fusilamiento del ex presidente de la Generalitat Lluís Companys: “Muestra culos de aeropuerto. Experto en antorchas, escaramuzas verbales, diatribas inútiles, broncas callejeras [en referencia a la agresión al ex jefe de prendsa del Barça en plena calle] y generación de titulares de prensa (no está excluido el ámbito amoroso/personal [en referencia al aireamiento de sus amantes])”.

A Joan Laporta no paran de crecerle los enanos. Y el socio Oriol Giralt está decidido a ser su látigo permanente. El año pasado, fue el promotor de la moción de censura, que dejó a Laporta en su sillón por un escaso margen de votos (más del 60,6% de los socios votantes apoyaron la moción frente al 37,75% que la rechazaron, pero hacía falta el 66%). En el mes de septiembre, demandó al presidente azulgrana por algunas opiniones que éste realizaba sobre su persona y recogidas en el libro Joan Laporta. Passió absoluta, de Anton Maria Espadaler. Y ayer, presentó en la fiscalía de Barcelona un escrito en el que pide que se investigue un contrato que la compañía Mediapro, propiedad de Jaume Roures, firmó con Nuevos Horizontes 2000, propiedad de Johann Cruyff, en el despacho del propio Laporta.

Joan Laporta