URBANIZACIÓN ‘FANTASMA’

Millet ideó una ‘mini ciudad’ en suelo recalificado por el Ayuntamiento de su pueblo

Unos terrenos vacíos y con surcos en medio de la nada. Ésta es la imagen que reflejan los 33.533 metros cuadrados de tierras al sur del

Foto: Millet ideó una ‘mini ciudad’ en suelo recalificado por el Ayuntamiento de su pueblo
Millet ideó una ‘mini ciudad’ en suelo recalificado por el Ayuntamiento de su pueblo

Unos terrenos vacíos y con surcos en medio de la nada. Ésta es la imagen que reflejan los 33.533 metros cuadrados de tierras al sur del municipio barcelonés de L’Ametlla del Vallès, donde el ex presidente del patronato del Palau de la Música, Fèlix Millet, procesado por el presunto expolio de la entidad, tiene una casa familiar. En 2002, Millet soñó proyectar en una finca de su propiedad de este tranquilo municipio, a unos 40 kilómetros al norte de Barcelona y muy próximo a Vic, una “mini ciudad” en la finca Avellaners de Can Plandolit.

 

El problema es que aquel sueño se ha convertido ahora en una pesadilla en forma de terrenos abandonados y pendientes de edificar, que se suma al incesante goteo de operaciones irregulares que el juez investiga porque, supuestamente, se financiaron con dinero de las cuentas del Palau de la Música y no con recursos propios de Millet.

 

El caso de la urbanización fantasma que planearon Fèlix Millet y su esposa, Marta Vallès, en l’Ametlla del Vallès se remonta a julio de 2002. Tal y como aseguran a El Confidencial fuentes de la investigación, parte de los fondos que fueron desviados de la Fundación Orfeó Català-Palau de la Música, que presidía Millet, se habrían destinado a compensar al Ayuntamiento de l'Ametlla del Vallès para conseguir la recalificación de unos terrenos propiedad de Millet.

 

La cifra que el juez investiga ahora es de 90.151 euros y fue a parar a la biblioteca de la localidad, inaugurada en abril del 2003. Se compraron muebles, estanterías y ordenadores, según confirmaron a este diario fuentes cercanas a la investigación. Y todo con la voluntad de que Millet consiguiera recalificar los 33.533 metros cuadrados de la finca Avellaners de Can Plandolit a cambio de “modernizar la biblioteca del Ayuntamiento de l’Ametlla del Vallès”.

 

Según consta en el convenio de patrocinio y mecenazgo del mobiliario de la Biblioteca Pública de este municipio, al que ha tenido acceso El Confidencial (ver documento adjunto), el 5 de julio de 2002 el alcalde Albert Palay suscribió y firmó el convenio con Fèlix Millet y Marta Vallès, por el que se consiguió una aportación económica de Fèlix Millet a cambio de que le recalificaran unos terrenos.

 

“Los señores Millet están interesados en colaborar en el mobiliario de la biblioteca municipal mediante una aportación económica para la compra de dicho mobiliario. Y los señores Millet se comprometen a realizar una aportación económica al Ayuntamiento de l’Ametlla del Vallès por importe de 90.151,82 euros para el mobiliario de la biblioteca del municipio”, según consta en el convenio. El mismo documento explicita que “en garantía de esta aportación, los señores Millet depositan en el Ayuntamiento un aval por el mismo importe de Caixa Catalunya, el cual podrá ser cancelado totalmente cuando se haga efectiva la totalidad de la aportación comprometida”.

 

En el convenio, sin embargo, se vincula la aportación de 90.151,82 euros de Fèlix Millet y Marta Vallès “a la aprobación definitiva de la modificación puntual del Plan General de Ordenación de l’Ametlla del Vallès en el sector Avellaners de Can Plandolit, actualmente en trámite”. Aquella tramitación correspondía a la recalificación de esos terrenos, que pasaban de tener un uso agrícola a pertenecer a suelo urbanizable. En otras palabras, de lo que se trataba era de dar un auténtico pelotazo urbanístico que se pagaba con la propina de poco más de 90.000 euros en equipamientos para la biblioteca.

 

Precisamente en la contabilidad del Palau de la Música se ha encontrado un apunte sobre la salida exacta y coincidente en el año 2003 de esta misma cantidad (90.151,82 euros) de dinero en efectivo y bajo la aprobación y la firma de Fèlix Millet como presidente de la Fundación. El juez deberá dictaminar si esta cantidad se corresponde con el pago que aparece en el convenio mencionado anteriormente por el mobiliario de la biblioteca municipal y que permitió la recalificación de dichos terrenos.

 

Pero hay más: en el Ayuntamiento de l’Ametlla del Vallès no encuentra ahora ninguna documentación que justifique que Millet haya entregado este dinero por el mobiliario de reforma de la biblioteca. “A fecha de hoy no hemos podido encontrar en la documentación municipal ninguna factura o documento que justifique la entrega del dinero que estipuló con los señores Millet el convenio de la biblioteca del año 2002 con el anterior alcalde”, aseguran a El Confidencial fuentes municipales.

 

“El hecho de que el señor Millet quisiera que se le recalificaran unos terrenos de su propiedad en el municipio era propio de una persona con buenas relaciones en l’Ametlla”, asegura un portavoz de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) en el Vallès.

 

Operación avalada por CiU

 

El alcalde de L'Ametlla que propuso entonces el cambio de los planes urbanísticos era Albert Palay, del grupo independiente GIA, que gobernaba en coalición con Convergència i Unió (CiU). El juez tiene en su poder documentos sobre el presunto pago de comisiones por la recalificación, con anotaciones manuscritas. El plan inicial de Fèlix Millet, según distintas fuentes de la investigación, era construir un conjunto residencial con 55 viviendas, ubicadas en distintos solares que ocupan 400 metros cuadrados en la finca Avellaners de Can Plandolit.

 

Hoy, siete años después, sólo se pueden apreciar algunos postes y farolas en medio de una planicie de terrenos sin asfaltar ni edificar. “Ahora, con todo el proceso judicial abierto contra Fèlix Millet, la reurbanización de los terrenos está paralizada y seguimos a la espera de que alguien concrete si se va a construir o no”, manifiestan fuentes municipales. El proyecto de recalificación comenzó el 23 de octubre del 2001, fue aprobado de forma definitiva el 1 de octubre del 2002 y publicado el 18 de febrero del 2003 en el Diario Oficial de la Generalitat (DOGC).

 

La propuesta llevaba la firma del arquitecto Josep Ventosa, el mismo profesional que este año firmó el proyecto técnico de la ampliación de la vivienda particular de Fèlix Millet en L'Ametlla, pagada con dinero del Palau de la Música. Estos documentos urbanísticos, los definitivos para que el nuevo barrio de Millet se realizase, llevaban la firma de Francesc Ventura, arquitecto de profesión y que entre 1989 y 1998 fue director general de Arquitectura i Habitatge de la Generalitat. En el momento en que Ventura firmó el plan parcial, era director general del organismo público Autoridad Metropolitana de Transporte (ATM).

 

El alcalde de l'Ametlla del Vallès (Barcelona), el socialista Jordi Pousa, pide al ex alcalde Albert Palay, del grupo independiente GIA, y a los concejales de CiU que gobernaban entre 2001 y 2003, responsabilidades por la supuesta recalificación irregular de unos terrenos del municipio. Pousa asegura que su grupo asumió el gobierno municipal tras las elecciones de mayo de 2003, por lo que es “completamente ajeno” a la operación. Afirma que la noticia de la recalificación es “francamente decepcionante” y pide que los implicados aclaren rápidamente su intervención.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios