Es noticia
Menú
La negativa de Génova a desautorizar a Cobo ahonda la herida entre Rajoy y Aguirre
  1. España
EL COMITÉ DE DERECHOS Y GARANTÍAS “RECHAZA LAS PRESIONES” AGUIRRISTAS

La negativa de Génova a desautorizar a Cobo ahonda la herida entre Rajoy y Aguirre

La herida abierta en el seno del PP madrileño a cuenta de la brutal entrevista aparecida el lunes en el diario El País con el vicealcalde

Foto: La negativa de Génova a desautorizar a Cobo ahonda la herida entre Rajoy y Aguirre
La negativa de Génova a desautorizar a Cobo ahonda la herida entre Rajoy y Aguirre

La herida abierta en el seno del PP madrileño a cuenta de la brutal entrevista aparecida el lunes en el diario El País con el vicealcalde Manuel Cobo no solo no se cerró ayer, sino que se agrandó. Camino ya de las 48 horas desde que se hiciera pública, las cosas siguen igual: nadie en la sede de Génova ha salido a desautorizar al segundo de Alberto Ruiz Gallardón y a apoyar a la principal agraviada, la presidenta de la Comunidad Autónoma madrileña, Esperanza Aguirre.

 

La situación no hace sino agrandar las dimensiones del conflicto, al alimentar la sospecha, bastante extendida en no pocos ambientes del PP, de que el líder del partido, Mariano Rajoy, conocía la existencia de esa entrevista y los términos de la misma antes de aparecer publicada en el diario del Grupo Prisa. Es decir, que de forma bastante clara Rajoy se habría posicionado a favor de Gallardón y en contra de Aguirre. A día de hoy, el partido que representa a la derecha política está roto en dos mitades en Madrid.

La situación de desconcierto vino a ser alimentada ayer tarde por un auténtico ir y venir de rumores, mentiras y medias verdades, que sumieron durante horas a Génova 13 y el Palacio de Correos -sede de la Comunidad-, en un verdadero caos informativo. En efecto, a media tarde, la cadena SER abría a bombo y platillo su página web, lo mismo que sus informativos, contando la existencia de un acuerdo fantasma en torno a Caja Madrid: “Rajoy y Aguirre se reparten Caja Madrid”.

Según ello, la presidenta madrileña se hallaba reunida en la sede nacional del PP con María Dolores de Cospedal para llegar a un auténtico parto de los montes en torno a la caja madrileña: Rodrigo Rato, presidente; Nacho González, responsable de la Corporación Industrial Cibeles, dependiente de la caja, y de propina, apertura de expediente sancionador al díscolo Manuel Cobo. El diario ABC se hizo también eco de esta supuesta información.

Una salida más que airosa para Aguirre de haberse confirmado, claro está. En realidad, no hubo nada. Solo una llamada de Cospedal a Aguirre pasadas las 18:30 de la tarde. La conversación fue breve, a decir de las fuentes: Han pasado ya muchas horas desde la aparición de la entrevista y nadie en Génova ha salido a dar la cara para censurar la iniciativa de Cobo y enviar un mensaje de solidaridad con la agraviada, de modo que “mientras eso no ocurra, no tenemos nada de qué hablar”, argumentó esta última.

Génova no renunció a filtrar la idea de que el acercamiento se había intentado, aunque no se había conseguido. ¿Culpable? La Puerta del Sol, es decir, la Comunidad de Madrid. A última hora de la tarde, un comunicado muy duro del Comité de Derechos y Garantías del PP, que dirige Alfonso Fernández Mañueco pero que realmente controla Cospedal, acababa por arruinar cualquier atisbo de acuerdo.

Gana, de momento, Alberto Ruiz Gallardón

En efecto, el citado Comité de Derechos y Garantías emitió un texto muy duro dirigido a la Presidenta madrileña y a su entorno, en el que el órgano disciplinario reivindicaba su independencia y rechazaba de plano las presiones “internas y externas” para que abriera un expediente a Cobo. El Comité respondía así al comunicado de doce alcaldes madrileños que pedían una respuesta contundente a las declaraciones del vicealcalde Cobo.

Pocos minutos después, desde el entorno de Rajoy llegaba a los teléfonos móviles de algunos periodistas un contundente sms: “No hay ningún acuerdo que incluya a Nacho González”. En la misma línea, desde la Comunidad de Madrid se hacía llegar otro mensaje parecido: “Es totalmente falso que Aguirre haya llegado a ningún tipo de acuerdo con la dirección del partido; la presidenta no se ha movido de su despacho en la Puerta del Sol esta tarde”.

La situación de guerra civil es clara. “O Rajoy se impone, o este estúpido asunto se nos lleva por delante”, afirmaba ayer un destacado miembro de la dirección nacional. La pelota sigue en el tejado del líder del PP, quien, al parecer, maneja varias opciones para afrontar el problema, algunas tan duras como la imposición de una gestora en Madrid y la convocatoria de un Congreso extraordinario, “aunque nos gustaría no tener que llegar a eso”. De momento, una cosa está clara: gana Alberto Ruiz Gallardón.

La herida abierta en el seno del PP madrileño a cuenta de la brutal entrevista aparecida el lunes en el diario El País con el vicealcalde Manuel Cobo no solo no se cerró ayer, sino que se agrandó. Camino ya de las 48 horas desde que se hiciera pública, las cosas siguen igual: nadie en la sede de Génova ha salido a desautorizar al segundo de Alberto Ruiz Gallardón y a apoyar a la principal agraviada, la presidenta de la Comunidad Autónoma madrileña, Esperanza Aguirre.

Manuel Cobo Club Financiero Génova Mariano Rajoy