Bárcenas dimite por sorpresa para adelantarse al inminente suplicatorio del Tribunal Supremo
  1. España
EL LÍDER DEL PARTIDO NO NOMBRARÁ, POR AHORA, UN NUEVO TESORERO

Bárcenas dimite por sorpresa para adelantarse al inminente suplicatorio del Tribunal Supremo

Luis Bárcenas no ha querido esperar a que el Tribunal Supremo le impute por los delitos de cohecho y fraude fiscal. Su dimisión, anunciada ayer tras

Foto: Bárcenas dimite por sorpresa para adelantarse al inminente suplicatorio del Tribunal Supremo
Bárcenas dimite por sorpresa para adelantarse al inminente suplicatorio del Tribunal Supremo

Luis Bárcenas no ha querido esperar a que el Tribunal Supremo le impute por los delitos de cohecho y fraude fiscal. Su dimisión, anunciada ayer tras pactarla en una reunión a solas con Mariano Rajoy, pilló por sorpresa a la cúpula del PP, que no esperaba su renuncia al cargo de tesorero hasta que el magistrado instructor del caso Gürtel en el alto tribunal, Francisco Monterde, pidiera el suplicatorio al Senado para poder procesarle.

Sin embargo, la firme convicción de Bárcenas y su abogado, el prestigioso penalista Miguel Bajo, de que el Tribunal Supremo anunciará en los próximos días la imputación definitiva -ahora sólo es provisional- del también senador por Cantabria ha acabado precipitando los acontecimientos. La intención de Bárcenas, como adelantó en su día El Confidencial y posteriormente corroboró el propio tesorero, era renunciar "transitoriamente" al cargo sólo en el caso de que fuera imputado. 

Tras la conmoción inicial, la noticia fue acogida ayer con gran alivio en la dirección del PP, que, casi con las únicas excepciones de los vicesecretarios Javier Arenas y Ana Mato, y la del propio líder del partido, anhelaba la marcha del tesorero. Pero apenas unas horas antes de que Rajoy y Bárcenas pactasen el contenido de los dos comunicados oficiales con los que hicieron pública la renuncia de éste de forma "transitoria" hasta que "quede acreditada su inocencia ante las instancias judiciales", la Comisión Ejecutiva del partido, reunida en la sede de la calle Génova, ignoraba lo que iba a ocurrir poco después.

De hecho, durante su discurso a puerta cerrada ante la Ejecutiva, Rajoy aludió de forma expresa a Bárcenas, presente en la reunión; pero nada de lo que dijo hacía presagiar el desenlace final. El líder del PP, según las fuentes consultadas por El Confidencial, defendió la presunción de inocencia del tesorero, aseguró que no aceptaba los "juicios paralelos" y añadió: "Todos nos podemos equivocar, pero sé lo que estoy haciendo". Nadie entre los allí reunidos podía imaginar que, varias horas después, Bárcenas anunciaría su dimisión "por lealtad al PP y a su presidente, y de común acuerdo con él".

Tomó la decisión el lunes

Fuentes muy cercanas a Bárcenas aseguraron a este periódico que el tesorero meditaba desde hacía varios días la posibilidad de adelantar su dimisión, aún a riesgo de desdecirse de su compromiso de renunciar como tesorero únicamente si era imputado. Pero no fue hasta el pasado lunes, la víspera de hacer pública su marcha, cuando el senador electo por Cantabria -que no dejará su escaño- tomó la decisión definitiva.

En su ánimo no sólo pesaban las opiniones de su abogado y de algunas personas muy allegadas, todas favorables a adelantar su dimisión, sino la información que le transmitió el propio Rajoy la semana pasada, después de que Bárcenas declarase en el Tribunal Supremo, acerca de la inminencia del suplicatorio. Las fuentes consultadas aseguran que Rajoy citó informaciones fidedignas procedentes del alto tribunal sobre su imputación definitiva "en cuestión de días".

De forma consciente o no, Rajoy empujó a Bárcenas a adelantar su dimisión. Pero no fue la opinión del líder del PP la única que el tesorero tuvo en cuenta antes de decidirse a presentar su renuncia. Fuentes próximas a la defensa de Bárcenas señalan que la estrategia de éste durante su comparecencia ante el Supremo, el martes de la semana pasada, no le dejaba otra salida.

En su declaración ante el juez Monterde y el fiscal Juan Ignacio Campos, Bárcenas trató de refutar todos los indicios acumulados en su contra y recogidos en informes de la Fiscalía, la policía y la Agencia Tributaria. Y además señaló al empresario Luis Delso como el Luis el Cabrón que supuestamente cobró 72.000 euros de la trama corrupta encabezada por Francisco Correa. La única forma que tiene ahora Bárcenas de demostrar su inocencia y probar esas acusaciones, según las fuentes consultadas, es en un proceso judicial.

Al acabar la reunión de la Ejecutiva del partido, Rajoy y Bárcenas se vieron a solas. En ese encuentro, el tesorero comunicó al líder del partido su decisión de abandonar el cargo de forma transitoria, como había sido su intención inicial, y ambos pactaron hacer públicos sendos comunicados oficiales. El del PP expresa su confianza en la "inocencia" de Bárcenas, su "reconocimiento" a los más de 28 años de servicio que éste ha prestado al partido y su "respeto" por la decisión tomada. Bárcenas no será relevado, al menos de momento, por un nuevo tesorero.