Febres Cordero, conservador influyente y criticado por su "mano dura"

Quito, 15 dic (EFE).- El ex presidente ecuatoriano León Febres Cordero, que falleció hoy a los 77 años de edad de cáncer de pulmón, ha sido

Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Quito, 15 dic (EFE).- El ex presidente ecuatoriano León Febres Cordero, que falleció hoy a los 77 años de edad de cáncer de pulmón, ha sido duramente criticado por sus detractores por la "mano dura" durante su Gobierno (1984-88), que no marcó el fin de su influencia en la vida política del país.

    De profesión ingeniero mecánico, Febres Cordero, nacido en Guayaquil (suroeste) el 9 de marzo de 1931 y quien ha marcado una buena parte de la vida política del país, es un hombre de reconocida inteligencia, cuyo temperamento despertó grandes pasiones y profundos rechazos en la vida política ecuatoriana.

    Casado en segundas nupcias y con cuatro hijas, Febres Cordero gobernó Ecuador entre 1984 y 1988 bajo el lema "pan, techo y empleo", y fue líder del Partido Social Cristiano (PSC), agrupación que ha venido perdiendo influencia política.

    Además de dedicar buena parte de su vida a la política, también ejerció varios cargos como gerente, administrador y superintendente de diversas empresas privadas ecuatorianas, entre las que destacan las bananeras pertenecientes al fallecido Luis Noboa Naranjo, uno de los personajes de mayor fortuna del país.

    Febres Cordero se presentó a unas elecciones por primera vez en 1966, cuando fue electo diputado por la antigua Cámara Nacional de Representantes, transformada posteriormente en Congreso Nacional.

    También ejerció como senador entre 1968 y 1970 y como diputado nacional entre 1980 y 1984, fecha en que fue elegido jefe de Estado.

    Se educó en el colegio Cristóbal Colón de los padres salesianos y sus estudios superiores los realizó en diferentes centros de EEUU, aunque su profesión la ejerció íntegramente en Ecuador.

    La Presidencia de la República recuerda en su portal que los primeros seis meses de la Administración de Febres Cordero se caracterizaron por la violencia y el enfrentamiento con el Congreso, al que impuso por la fuerza una nueva Corte Suprema de Justicia.

    Además ocurrieron varias huelgas generales patrocinadas desde los sindicatos, protestas estudiantiles callejeras, épocas que se recuerdan por "la mano fuerte" usada para reprimirlas.

    En 1984, emergió la actividad guerrillera del grupo "Alfaro Vive, ¡Carajo!" que, en 1985, secuestró al banquero guayaquileño Nahím Isaías, quien murió con los secuestradores en el asalto.

    La lucha contra el terrorismo se convirtió en política de su régimen y dio pie a numerosos y crueles atropellos contra los derechos humanos, añade el portal de la Presidencia, al anotar que Ecuador empezó a sentir miedo y la gente hablaba de la "rambocracia", en alusión al personaje del cine, "Rambo".

    En lo económico, sus medidas de ajuste guardaron coherencia con la escuela neoliberal.

    El 16 de enero de 1987, fue víctima de un secuestro por soldados de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) que lo retuvieron durante 11 horas exigiendo la liberación del general Frank Vargas Pazzos, detenido por dos insurrecciones contra la dirección militar del Ejército, a la que el rebelde acusó de corrupta y ultraderechista.

    El pasado 13 de junio, la Asamblea Constituyente amnistió a 62 ex paracaidistas que participaron en el secuestro de Febres Cordero.

    Además, durante su gobierno, se produjeron violaciones de los derechos humanos, que incluso han sido denunciadas ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que, por ello, ha condenado al Estado ecuatoriano a indemnizar a los familiares de las víctimas, como el caso de los hermanos Restrepo, de Colombia.

    En 1992, fue elegido alcalde de Guayaquil y reelegido cuatro años más tarde, emprendiendo una etapa de transformación radical para la ciudad con grandes obras de infraestructura y la reestructuración del Ayuntamiento, llevándolo a un proceso de modernización.

    En 2002, fue elegido diputado y reelegido cuatro años más tarde para renunciar en 2007 argumentando problemas de salud, aunque se siguió sintiendo su influencia pues, sus detractores, aseguraban que controlaba ciertos poderes del Estado para supuestamente perseguir de manera reiterada a varios políticos rivales.

    La actual Fiscalía ha advertido de que cinco ex gobernantes, entre ellos Febres Cordero, podrían ser llamados a declarar por la presunta implicación de sus gobiernos en contratos supuestamente ilegales de deuda externa.

    Asimismo, Febres Cordero estaba siendo investigado por la denominada "Comisión de la Verdad", que busca aclarar múltiples denuncias de violaciones a los derechos humanos. EFE sm/ic/fa/may

    España
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios