Zapatero lanza un mensaje velado a la Iglesia para frenar las aspiraciones de Rouco Varela
  1. España

Zapatero lanza un mensaje velado a la Iglesia para frenar las aspiraciones de Rouco Varela

“Si la Conferencia Episcopal apuesta por la línea más dura en sus elecciones, nosotros adoptaremos también la posición más dura”. Éste es el mensaje velado que

Foto: Zapatero lanza un mensaje velado a la Iglesia para frenar las aspiraciones de Rouco Varela
Zapatero lanza un mensaje velado a la Iglesia para frenar las aspiraciones de Rouco Varela

“Si la Conferencia Episcopal apuesta por la línea más dura en sus elecciones, nosotros adoptaremos también la posición más dura”. Éste es el mensaje velado que José Luis Rodríguez Zapatero lanzó ayer a la Iglesia a través de José Blanco, el secretario de Organización del PSOE. Su objetivo: evitar que Antonio María Rouco, cardenal arzobispo de Madrid, salga elegido presidente de los obispos españoles el 4 de marzo.

Fuentes socialistas resaltan que el presidente del Gobierno “respeta” las elecciones de la Conferencia Episcopal, pero también se muestra dispuesto a actuar como “un espejo” si la Iglesia opta por un giro conservador y elige a Rouco Varela, como difundió este diario. Los socialistas consideran al arzobispo como el exponente del sector más conservador frente al conciliador Ricardo Blázquez, actual líder de los obispos españoles.

Quid pro quo. Reciprocidad. El pulso se centra entre Zapatero y Rouco Varela, amigo del Papa Benedicto XVI y dispuesto a reconquistar el poder en la Conferencia Episcopal para recuperar para la Iglesia el liderazgo espiritual de España. El líder socialista ya dificultó su avance en 2005, cuando la creciente tensión entre su Ejecutivo y los obispos desembocó en la elección de Blázquez por sólo un voto de diferencia. En aquella ocasión se produjo un movimiento de última hora de los prelados catalanes, vascos y parte de los andaluces. Pero entonces Rouco necesitaba una mayoría cualificada de dos tercios, porque era su tercer mandato; ahora sólo precisa la mayoría absoluta.

El presidente está convencido de que no será posible la convivencia entre su futuro Gobierno y Rouco. Este sector de la Iglesia es señalado como el responsable de “haber sacado dos veces las sotanas a la calle, por primera vez en la Historia. ¿Acaso se ha visto algo semejante en el resto de Europa?”, se preguntan las mismas fuentes en alusión a las manifestaciones celebradas en esta legislatura contra decisiones del Gobierno en materia de Educación.

De ahí el mensaje lanzado ayer por Blanco: después de las elecciones generales del 9 de marzo “nada será igual”, resaltó, en relación con la jerarquía eclesiástica a causa de su Nota del pasado jueves en la que, a juicio de los socialistas, criticaba la negociación de Zapatero con ETA y apoyaba al PP. Blanco enseñó aún más los dientes: “Es hora de pasar de las palabras a los hechos; la jerarquía eclesiástica viene diciendo hace mucho tiempo que hay que caminar hacia la autofinanciación, pues debemos dar pasos definitivos”, sentenció mientras pedía reflexión a los obispos.

¿Significa eso que el PSOE ha cambiado su política en menos de un mes y donde antes decía que no se planteaba la revisión del Concordato y la financiación de la Iglesia ahora sí lo hace? Varias fuentes socialistas reconocen que no hay cambio alguno del programa electoral: todo sigue igual, pero se reservan la respuesta tras las elecciones. En suma, el PSOE no girará a la izquierda, aunque Zapatero busque captar votos entre este electorado al exhibir el fantasma del regreso de la “derecha más radical” en la Iglesia y en el PP.

Las cartas boca arriba

El candidato socialista es quien dirige las respuestas del PSOE ante la Conferencia Episcopal. Sólo ha autorizado a hablar de este asunto a Blanco, al ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, y a la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, indican en su entorno.

Antonio María Rouco Varela