El fondo soberano noruego saldrá del capital de las eléctricas más vinculadas al carbón
  1. Empresas
importante votación en el parlamento noruego

El fondo soberano noruego saldrá del capital de las eléctricas más vinculadas al carbón

El fondo soberano noruego, el mayor del mundo con 820.000 millones bajo gestión, recibirá esta semana la orden de vender las acciones que tiene en las empresas más ligadas al carbón

Foto:

El fondo soberano de Noruega, que responde al nombre de Fondo Global de Pensiones del Gobierno (GPFG, en sus siglas en inglés)aunque sus ingresos provienen fundamentalmente del petróleo, no es un fondo cualquiera. Es el mayor del mundo, con unos activos bajo gestión de 820.000 millones de euros, equivalentes al 80% del producto interior bruto (PIB) español. Semejante transatlántico financiero se ha convertido en uno de los mayores inversores del mundo, con presencia en 9.000 empresas de 75 países y un rendimiento superior a los 47.000 millones de euros en el primer trimestre de 2015.

Con estas dimensiones, cualquier movimiento suyo causa sensación en el mercado y tiene la jerarquía suficiente como para generar un efecto arrastre. Y ahora está a punto de oficializar una maniobra con capacidad para ello. El próximo viernes, 5 de junio, el Parlamento noruego votará una propuesta para que el GPFG deje de invertir en aquellas compañías eléctricasy mineras en las que el carbón suponga al menos el 30% de su actividad o sus ingresos.

Salvo sorpresa mayúscula, la iniciativa saldrá adelante. El asunto, tratado ya en el Comité Financiero del Parlamento, cuenta con el apoyo de todos los partidos. "Todos los partidos del Parlamento han alcanzado el acuerdo por el que el GPFG no invertirá más en compañías de carbón", recoge el documento publicado esta semana por la cámara noruega.

Entre las expuestas a la retirada del fondo noruego figura Endesa, que según los datos de JPMorgan genera un 35% de su actividad a partir del carbón

Como trasfondo de esta propuesta, el deseo de reforzar su compromiso con el medio ambiente y en contra del cambio climático. "El fondo tiene una perspectiva a largo plazo, y los buenos retornos a largo plazo dependen de un desarrollo sostenible en cuestiones económicas, medioambientales y sociales", sostienen las autoridades noruegas. "Una inversión responsable es parte integral de la gestión del fondo", añaden.

Endesa, Enel, RWE...

El cambio, desde luego, es sustantivo. Aunque aún deben definirse los detalles a partir de los cuales se aplicarán las desinversiones,una portavoz del fondo aseguró la semana pasada que podría afectar a las inversiones que tienen un número comprendido de entre 50 y 75 compañías y por un volumen que oscila entre los 4.000 y los 5.000 millones de euros. Sin embargo,otras fuentes del ministerio de Finanzas noruego citadas por el diario Financial Times elevan la cifra hasta los 10.000 millones.

En una nota para sus clientes, el banco JPMorgan analiza el impacto que esta medida puede tener entre las eléctricas cotizadas. Pone el acento en ellas por la novedad que supone que los parlamentarios noruegos las metan en el saco del carbón, algo que antes no ocurría. Entre las expuestas a la retirada del fondo soberano noruego figura una española. Se trata deEndesa, que según los datos de JPMorgan genera un 35% de su actividad a partir del carbónyde la que Noruegatiene un 0,58% del capital, valorado en 105 millones de euros.

También tiene un 1,7% de Enel, que se encuentra en la frontera de los límites barajados al producir un 28% de su generación a partir del carbón

El fondo noruego también posee un 1,7% del capital de la matriz de la española, la italiana Enel, que se encuentra en la frontera de los límites barajados al producir un 28% de su generación a partir del carbón. El valor de esa participación alcanza los 715 millones de euros.

Su mayor participación es en la británica SSE, donde alcanza el 3,99% del capital, cuyo valor de mercado actual supera los 900 millones de euros. También tiene el 2,1% de la alemana E.ON –565 millones de euros–, el 1,8% de la también germana RWE –240 millones–,el 3,5% de la británica Drax –80 millones–y el 0,28% de la checa CEZ –35 millones–.

"Miraremos el resultado de la votación del 5 de junio para conocer detalles más específicos, pero claramente existe un riesgo de venta futura para Drax, RWE, CEZ y Endesa.Por supuesto, si terminavendiendo sus posiciones no hay duda de que lo hará de una manera ordenada", aseguran desde JPMorgan. Eso sí, avanzan que este movimiento será "un potencial precedente de las cosas que están por venir", con lo que dan por hecho que la maniobra del fondo noruego puede ser seguida por otros.

Noruega Carbón Energía Endesa RWE Enel