DECISIÓN A ESPALDAS DE CIUDADANOS

Valls se pone a disposición de Colau: le dará sus votos para evitar que Maragall sea alcalde

"Es la hora de la responsabilidad y hacer gestos de responsabilidad: Ada Colau, Jaume Collboni y nosotros", afirmó el candidato de Cs en rueda de prensa

Foto: El ex primer ministro francés y candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls. (EFE)
El ex primer ministro francés y candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls. (EFE)

El republicano Ernest Maragall lo tiene un poco más difícil para ser alcalde de Barcelona: Manuel Valls, que encabezó la lista de Ciudadanos en la capital de Cataluña, está dispuesto a apoyar "sin condiciones" la investidura de Ada Colau, que sería así un "mal menor". Lo dijo en rueda de prensa el ex primer ministro francés: "La prioridad es evitar que Barcelona sea la palanca del independentismo". Y en eso coincide 100% con el líder socialista, Miquel Iceta, que este lunes se expresó en parecidos términos.

De ese modo, si fructifican los contactos de Colau con el líder socialista, Jaume Collboni, la candidata morada tendría los votos necesarios para repetir como alcaldesa, puesto que sumaría 10 concejales propios, ocho del PSC y seis de Ciudadanos, totalizando 24 de un total de 41. Y el republicano Maragall quedaría desbancado a pesar de haber sido el más votado.

Temiendo ese extraño 'tripartito', Maragall ya ofreció este martes a Colau un Gobierno netamente independentista. Y, de hecho, ya temía que Valls ejercitara la maniobra que explicitó este miércoles. Falta por saber si todos los votos de la candidatura de Valls se posicionan a favor de Colau o si solo lo hacen los tres que le faltan para la mayoría absoluta y que corresponderían al propio Valls, al exministro socialista Celestino Corbacho y a la exportavoz de UDC Eva Parera.

Fuentes de Ciudadanos señalaron a El Confidencial que la apuesta por apoyar la lista no ganadora es "lógica". Se valoró, en esta situación, cuál era "el mal menor". Y pesó más la prioridad de vetar el acceso a la alcaldía del independentismo que el apoyo a la izquierda 'populista', tal y como tradicionalmente calificó Ciudadanos a los comunes y, por extensión, a Podemos. "Más vale poner a Colau ahora que permitir que Maragall convierta el Ayuntamiento de Barcelona en otro instrumento al servicio del independentismo. Es menos malo que el populismo domine Barcelona que entregarla al independentismo".

Valls se pone a disposición de Colau: le dará sus votos para evitar que Maragall sea alcalde

Las mismas fuentes aseguraron que una situación similar se puede dar en otras circunscripciones de España. "Es lógico. Mucha gente no entendería que cerrásemos las puertas a pactos lógicos para aliarnos exclusivamente con la derecha y la ultraderecha. Cada situación merecerá un análisis propio y aparte", subrayan las fuentes.

Prisas que sientan mal

Sin embargo, el anuncio de Valls pilló con el paso cambiado a Ciudadanos. El martes hubo conversaciones entre Valls y Ciudadanos y se quedó en madurar el asunto y preparar el terreno para esa posibilidad. "Quedamos en que se tenía que estudiar el tema, por lo que no entendemos las prisas por anunciarlo", subrayan las fuentes consultadas por El Confidencial. El anuncio realizado este miércoles por sorpresa tiene dos objetivos: primero, contrarrestar la oferta lanzada ayer por Maragall, y segundo, dar un toque de atención a Ciudadanos de que los pactos no los decide Albert Rivera. De hecho, Valls había amenazado incluso con que un cordón sanitario en torno a los socialistas y un acuerdo global con Vox provocarían que rompiese en la ciudad de Barcelona su relación con el partido naranja. O sea, que él y sus fichajes dejarían de ser concejales de Cs y pasarían a ser concejales del grupo mixto.

Porque Valls no es un hombre de Ciudadanos. Llegó a Barcelona y, ante el cierre del PSC, se decidió a intentar liderar una "lista transversal". Quiso incluso que el nombre de Ciudadanos no apareciese en la candidatura, pero el partido se lo exigió, porque para eso lo había fichado. Y, además, por una cuestión de lógica: "El votante de Ciudadanos no entendería tener que votar a una candidatura que no lleva su nombre", explican a este diario fuentes de la formación naranja.

Hubo sus más y sus menos dentro de Ciudadanos por el fichaje —y más por la recientísima significación y vinculación de Valls con el socialismo—, ya que en algunos sectores se consideraba que el exmandatario francés era un 'verso' demasiado suelto y personalista que iba a lo suyo y que quería merendarse al partido. El actual pulso a la dirección es una muestra de que algo de eso había.

De todos modos, nada está atado. Faltan más de 15 días de intensas negociaciones para tratar de conformar una mayoría absoluta y pueden cambiar algunas cosas todavía. Pero el camino que se abre ahora en la política local de Barcelona puede significar un antes y un después en la política de pactos.

"Colau ya ha dicho, incluso a través de las redes sociales, que jamás pactará con nosotros ni con JxCAT", subrayan desde Ciudadanos. Pero del dicho al hecho va un trecho. En cierto modo, no se trataría de un pacto, sino de un acuerdo de investidura, ya que Valls no ha puesto ninguna condición ni reclamó estar presente en el equipo de gobierno. Esta circunstancia podría suavizar el posicionamiento de Colau, que solo debería incorporar al Gobierno local al PSC. La oferta es demasiado suculenta y, a primera vista, no parece que esconda un regalo envenenado. Pero Colau tendría que tragarse sus palabras y acceder a que 'la derecha' con la que juró no pactar le regale sus votos para que pueda seguir siendo alcaldesa. En unos días, se verá lo que pesa más: si la dignidad o el pragmatismo.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios