"un interés estratégico"

Bruselas autoriza 3.000 millones de euros para el desarrollo de baterías

La Comisión Europea ha dado luz verde a siete países de la UE para que inviertan 3.200 millones de euros de fondos públicos en el desarrollo de baterías

Foto: Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea. (Reuters)
Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea. (Reuters)

Las reglas de competencia y de ayudas de Estado de la Unión Europea tienen sus ‘peros’. Uno de ellos es el apoyo al desarrollo de intereses estratégicos para el club. Hace tiempo que las baterías se han convertido en una prioridad para el bloque comunitario, y por eso este lunes la Comisión Europea ha autorizado la inversión de 3.200 millones de euros por parte de siete Estados miembros para el desarrollo de baterías de litio.

Bélgica, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Polonia y Suecia, los países que han pedido a Bruselas que autorice estas ayudas de Estado, prevén que el proyecto desbloquee otros 5.000 millones de euros en inversiones privadas. Está previsto que el proyecto, que se prologará hasta 2031, cuente con 17 participantes directos, “en su mayoría actores industriales”, lo cual incluirá a pequeñas y medianas empresas, que cooperarán con otras 70 compañías y centros de investigación en Europa.

En un comunicado de prensa Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea, ha explicado que “la producción de baterías en Europa es un interés estratégico para nuestra economía y nuestra sociedad por su potencial en términos de movilidad limpia y energía, creación de empleo, sostenibilidad y competitividad”.

Por eso el Ejecutivo comunitario ha señalado que las ayudas públicas son “necesarias” para aumentar la inversión privada en un sector estratégico para el futuro de Europa. El campo de las baterías siempre ha atraído mucha atención de Bruselas, y de hecho en 2017 se lanzó una alianza europea de las baterías y en octubre de 2018 Maros Sefcovic, entonces vicepresidente responsable de Unión Energética, anunció la alianza europea varias regiones para el desarrollo de baterías.

El objetivo de este último proyecto, liderado por Eslovenia, tiene el objetivo de desarrollar y potenciar proyectos conjuntos sobre materiales avanzados para baterías en el marco de una asociación interregional en la que participan Andalucía, País Vasco y Castilla y León junto a otras regiones europeas, como Auvernia-Ródano-Alpes y Nueva Aquitania en Francia, o Lombardía en Italia.

Pero por lo general, y a pesar de la participación de estas regiones españolas en uno de los proyectos europeos, España está ausente de la estrategia a largo plazo en lo que se refiere a las baterías, mientras que los países a los que ahora se les ha dado luz verde para desembolsar 3.000 millones de euros llevan siendo activos desde hace años, beneficiándose de financiación del Banco Europeo de Inversiones y situándose en el centro de este debate.

Las estimaciones que se barajaban cuando se lanzó la alianza europea de las baterías era que la UE podía tener un mercado de unos 250.000 millones de euros anuales a partir de 2050, pero muchas voces críticas señalan que esta prioridad estratégica está obligando al sector automovilístico, por ejemplo, a comprar baterías europeas más caras y de peor calidad que las producidas en otros mercados, como China.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios