polémica reforma fiscal

Podemos reforma la fiscalidad navarra para castigar a las sicav... y solo hay ocho

Geroa Bai, Podemos y los restantes socios que gobiernan Navarra ya tienen lo que querían. Las sicav pagarán más impuestos... si es que se quedan en la comunidad foral, algo que parece complicado

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (Reuters)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (Reuters)

Navarra ya es territorio hostil para las sociedades de inversión de capital variable (sicav). Según la reforma fiscal presentada este miércoles por el consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, en adelante las sicav ya no pagarán un 1% por sus beneficios, sino que pasarán a tributar al tipo general que les corresponda. Vamos, como el resto de sociedades. Para el Gobierno foral, formado a cuatro bandas por Geroa Bai, Podemos, Izquierda-Ezkerra y EH Bildu, era un paso necesario. La formación liderada por la presidenta de la Comunidad, Uxue Barkos, lo llevaba en su programa y Pablo Iglesias tampoco ha ocultado nunca su antipatía por estos vehículos de inversión. Pero su satisfacción no evita los riesgos de esa maniobra, que se condensan en uno principal: que el dinero salga de Navarra. 

“Se trata de un cambio gordísimo. Nos ha pillado a todos de sopetón”, admiten desde la gestora de dos de las sicav establecidas en Navarra. No descartan un posible cambio de domicilio por parte de las sociedades ante una medida que “lo cambia todo”, pero precisan que sus clientes aún no les han comunicado su decisión.

La sorpresa crece al comprobar los datos de las sicav radicadas en Navarra. Según los datos recogidos por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que es la encargada de controlar estos vehículos, actualmente solo hay ocho sicav con domicilio social en Navarra: siete en Pamplona y una en Tudela. En total, acumulan un patrimonio de 90 millones de euros. Para poner en contexto estas cifras, en España hay 3.308 sicav que suman un patrimonio de 34.400 millones. Es decir, las ocho sociedades navarras son menos del 0,3% del total tanto en númerio como en patrimonio

El consejero de Hacienda, Mikel Aranburu.
El consejero de Hacienda, Mikel Aranburu.

En 2014, estas ocho sociedades obtuvieron un beneficio conjunto de cuatro millones de euros. Incluso aunque tributaran al tipo máximo que se aplicará a las grandes empresas con la reforma, que asciende al 28%, con el beneficio de 2014 la Hacienda foral recaudaría un millón de euros con el cambio que ha introducido ahora; sin ese cambio, los impuestos se limitarían a 40.000 euros. En el caso de que esas ocho sociedades llegaran a alcanzar un rendimiento medio del 10% y, por tanto, un beneficio de nueve millones de euros, la recaudación ascendería a 2,5 millones; pagando el 1%, esa cifra se situaría en 90.000 euros. 

A juicio de los expertos, este potencial incremento de la financiación posee un coste de oportunidad demasiado alto: que Navarra se quede sin esos ingresos si las sicav se van con el dinero a otra parte. Y para fundamentar su advertencia mencionan un precedente: el País Vasco hizo lo mismo en 2009. Cambió el tratamiento fiscal de las sicav. Entonces, había más de 200 sociedades. Ahora no queda ninguna. 

Otra fuente que tampoco quiere desvelar su nombre va incluso más allá. "No es solo que puedan irse las sicav, es que también se suben los impuestos al ahorro y a las grandes empresas, con lo que habrá que ver qué impacto tienen todos estos cambios, pero desde luego no invitan a que el dinero venga o se quede", avisa. 

Entre esas ocho sociedades, la mayor es Quinto Real Management, con un patrimonio de 23,7 millones. Aún por encima de los 10 millones, la siguen Lonchivar (15,6 millones), Romero Inversiones Inmobiliarias (11,7 millones) y Arizcún (11,2 millones). Por debajo ya de los 10 millones se encuentran Finvalor (9,9 millones), Ibida (7,3 millones), Bussola 99 (5,8 millones) e Indico de Inversiones (4,8 millones). 

No son los impuestos

La polémica acerca de las sicav ha vuelto a escena en las últimas semanas al calor de la proximidad de las elecciones generales. Como siempre, esa polémica se agita por la fiscalidad que soportan estos vehículos y la impresión de que los 'ricos' los utilizan para pagar solo ese 1% en impuestos, cuando en realidad no es así. Las sicav abonan ese 1% por el beneficio que generan, pero cuando un inversor realiza las plusvalías que ha conseguido a través de una sicav o cobra dividendos a través de estas sociedades tiene que pagar los impuestos pertinentes al tipo al que le corresponda -ahora, entre el 19,5% y el 23,5%- en función de las ganancias obtenidas. Es decir, con la sicav se difiere el paso por Hacienda, pero no se evita

Por este motivo, incluso desde los inspectores de Hacienda se reconoce que el problema de las sicav no reside en la tributación, que es similar a la vigente para otras instituciones de inversión colectiva, como los fondos de inversión, sino en otro aspecto. Reclaman centrar el foco -y la atención de los partidos políticos- en el fraude en el que incurren muchas de esas sociedades para cumplir con el requisito de contar con un mínimo de 100 inversores. Para intentar corregir esta situación, los inspectores demandan recuperar el control de las sicav. 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios