Un casco de bici plegable valenciano triunfa en Estados Unidos en la búsqueda de financiación
  1. Economía
LA EMPRESA CLOSCA CONSIGUE SUS PRIMEROS 9.900 EUROS

Un casco de bici plegable valenciano triunfa en Estados Unidos en la búsqueda de financiación

El innovador casco urbano plegable para el uso de bici diseñado por la empresa valenciana Closca ha logrado sus primeros 9.900 euros de aportaciones de particulares

placeholder Foto: Un casco de bici plegable valenciano triunfa en Estados Unidos en la búsqueda de financiación
Un casco de bici plegable valenciano triunfa en Estados Unidos en la búsqueda de financiación

El innovador casco urbano plegable para el uso de bici diseñado por la empresa valenciana Closca ha logrado sus primeros 9.900 euros de aportaciones de particulares a través de una plataforma de microfinanciación de Estados Unidos para la fabricación del producto y el aumento de sus ventas.

La plataforma de crowdfunding para proyectos creativos Kickstarter, con sede en Nueva York, ha seleccionado el casco para exponerlo hasta el 20 de julio y que pueda ser financiado con pequeñas aportaciones de particulares hasta conseguir los algo más de 34.200 euros para financiarlo con éxito (45.000 dólares).

Closca nació de la unión de un grupo de ingenieros de la Universidad Politécnica de Valencia "enamorados" del uso de la bicicleta como medio de transporte urbano y "obsesionados" con dar con una solución a las reticencias de los ciclistas a llevar casco en las ciudades.

Gracias a su colaboración con el Instituto Tecnológico de Biomecánica (IBV), la empresa ha creado el modelo turtle de casco plegable que conjuga comodidad, seguridad y estilo personal, ya que lo convierte en un complemento de moda acorde con los nuevos estilos de vida.

Falta de financiación en España

Uno de sus fundadores, Carlos Ferrando, ha explicado a EFE que, en su búsqueda de financiación para lanzar al mercado su producto, se toparon con la falta de financiación bancaria en España y decidieron apostar por esta nueva fórmula del crowdfunding, o microfinanciación colectiva.

Para Ferrando, estar en esta plataforma es "un reto porque no aceptan cualquier proyecto y sólo hay cuatro o cinco españoles" y ha apuntado que desde el lanzamiento de Kickstarter en 2009, más de 4,2 millones de personas han comprometido cerca de 500 millones de euros en financiar más de 43.000 iniciativas.

"Nos lo jugamos a todo o nada", ha incidido, porque el dinero que se recoge de las aportaciones queda "bloqueado" hasta el 20 de julio, fecha en la que si han conseguido los 34.200 euros de presupuesto mínimo con el que entraron en la plataforma, el dinero les será transferido para financiar su proyecto.

En caso contrario, "nadie paga nada y a la vista de todo el mundo tienes un producto que no ha tenido éxito", ha apuntado Ferrando, quien ha explicado que, de momento, su proyecto ha conseguido cerca de un 30% de la financiación necesaria de particulares, de los que la gran mayoría "son de fuera de España".

Mínimo un dólar

A menos de un mes de la fecha límite para conseguir la financiación, el casco plegable valenciano ha recibido apoyo económico de 96 personas, que han aportado un total de 9.908 euros, según se puede ver en la web de la plataforma.

El mínimo aportado ha sido un dólar (0,76 euros), aunque para acceder al regalo del casco básico con una funda, la aportación mínima debe ser de 53 euros (unos 70 dólares) más gastos de envío, y hasta el momento 60 personas han realizado esa aportación.

Otros veintitrés particulares han aportado unos 72 euros (95 dólares) o más para el proyecto valenciano, una persona ha financiado con 114 euros o más (150 dólares), otras cuatro con 134 euros (180 dólares) o más, dos con un mínimo de 380 euros (500 dólares) y tres han aportado al menos 772 euros (950 dólares).