ECONOMÍA FIRMA UNA PRÓRROGA HASTA QUE LA AUDIENCIA NACIONAL CIERRE SU INVESTIGACIÓN

El Gobierno congela la inhabilitación de Jaime Botín como banquero

Jaime Botín puede dormir tranquilo. El Gobierno ha firmado la solicitud de prórroga solicitada por los abogados del máximo accionista de Bankinter para no ejecutar las

Foto: El Gobierno congela la inhabilitación de Jaime Botín como banquero
El Gobierno congela la inhabilitación de Jaime Botín como banquero

Jaime Botín puede dormir tranquilo. El Gobierno ha firmado la solicitud de prórroga solicitada por los abogados del máximo accionista de Bankinter para no ejecutar las sanciones incluidas en el dictamen elaborado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por faltas muy graves. El Ministerio de Economía paraliza de esta manera la inhabilitación como banquero del hermano de Emilio Botín.

Los abogados de Jaime Botín habían pedido al Ejecutivo que no se pusieran en práctica las conclusiones de la investigación de la CNMV –causa administrativa- hasta que la Audiencia Nacional –causa judicial- resolviese si la familia dueña de Banco Santander y de Bankinter había cometido un delito fiscal por ocultar presuntamente parte de su fortuna fuera de España.

El organismo regulador había concluido en su expediente sancionador que Jaime Botín había cometido faltas muy graves por no difundir que era dueño de un 7,65% adicional de Bankinter, participación que había que sumar al 16% que si había hecho público. La Comisión propuso hace meses al Ministerio de Economía inhabilitar a Jaime Botín para ejercer funciones de banquero, así como a sentarse en cualquier consejo de una sociedad cotizada. Además, acordó imponerle una fuerte multa económica. Pero el expediente no fue rubricado por Elena Salgado, anterior ministra de Economía, que dejó el cargo, sin tomar una decisión al respecto.

Según indican fuentes financieras, el Ministerio de Economía, ahora dirigido por Luis de Guindos, ha concedido esa prórroga cautelar a petición de la CNMV, ya que en la causa penal siempre prevalece ante la administrativa por ser más drástica. Fuentes del Economía aseguran que se trata de un trámite normal que se aplica en todos los casos.

En la práctica supone dilatar durante años la entrada en vigor de cualquier sanción contra Jaime Botín, que el próximo 20 de abril cumple 76 años. El último caso con una pena similar, la inhabilitación como banquero, fue el de Alfredo Sáenz, cuya causa tenía su origen en unos hechos acaecidos en 1994. Tras años de tramitación de unas querellas por estafa y alzamiento de bienes, su archivo y su reapertura posterior, no hubo sentencia hasta diciembre de 2009. Dictamen que Banco Santander recurrió al Tribunal Supremo, el cual no determinó la sanción en firme hasta 2011. En total, un proceso de casi 17 años.

Finalmente, el Gobierno indultó al consejero delegado y vicepresidente de la primera entidad financiera española en una decisión polémica en el último consejo de ministros previo al traspaso de poderes al PP. La medida de gracia contó con el visto bueno del Ministerio Fiscal, pero con la postura en contra del Tribunal Supremo.

Cuentas en Suiza

El expediente del organismo regulador, adelantado por El Confidencial el pasado 9 de enero, tiene su origen en la ocultación de una participación adicional de Jaime Botín en Bankinter, del que oficialmente solo controlaba el 16% hasta mediados de 2010. Sin embargo, debido a las inspecciones fiscales de Hacienda a varias grandes fortunas españolas por el desvío de dinero a Suiza y a la investigación de la Audiencia Nacional, se descubrió que el hermano del presidente de Banco Santander tenía un 7,85% más de las acciones de la entidad financiera.

El 30 de julio de 2010, Cartival, la sociedad instrumental a través de la cual posee esa participación, explicó que el aumento de su paquete de acciones se debía a la disolución de una fundación familiar. Tal decisión societaria solo se pudo conocer una vez que la Agencia Tributaria hubo requerido a la familia Botín que regularizase sus cuentas ocultas en Suiza.

Jaime Botín respondió presentando varias declaraciones complementarias el 4 de agosto de 2010 en las que se imputaba esa participación adicional en Bankinter y pagaba el IRPF correspondiente a los dividendos percibidos, así como el Impuesto del Patrimonio devengado por ese paquete de acciones entre 2005 y 2007. En conjunto, la familia Botín -Jaime, su hermano Emilio y sus hijos- abonó unos 180 millones por tener fuera de España cerca de 2.000 millones a través del HSBC. Sin embargo, aquel argumento no convenció a la CNMV, que expedientó a Jaime Botín.  

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios