El exdirector general de Caixa Galicia se llevó 11,2 millones en pensiones
  1. Economía
MÉNDEZ ASEGURA A QUE RENUNCIÓ A UNA INDEMNIZACIÓN SIMILAR DE FORMA VOLUNTARIA

El exdirector general de Caixa Galicia se llevó 11,2 millones en pensiones

El escándalo de las retribuciones de Novacaixagalicia, destapada en exclusiva por El Confidencial, no termina en las indemnizaciones que se ha llevado el recientemente denostado equipo directivo. Según

placeholder Foto: El exdirector general de Caixa Galicia se llevó 11,2 millones en pensiones
El exdirector general de Caixa Galicia se llevó 11,2 millones en pensiones

El escándalo de las retribuciones de Novacaixagalicia, destapada en exclusiva por El Confidencial, no termina en las indemnizaciones que se ha llevado el recientemente denostado equipo directivo. Según fuentes próximas a la entidad, José Luis Méndez, el que fuera director general de Caixa Galicia hasta la fusión con Caixanova, percibió el pasado año 11,2 millones de euros en concepto de plan de pensiones y compensación tras alcanzar los 65 años de edad.

Méndez fue el sacrificado en la integración de las dos instituciones de La Coruña y de Vigo. En una pelea encarnizada con Julio Fernández Gayoso por liderar la creación del gran banco gallego, el director general de Caixa Galicia se vio obligado a ceder su cargo después de 29 años al frente de la mayor entidad financiera de la comunidad autónoma.

No obstante, Méndez, que hasta el último momento intentó quedarse con un puesto en el consejo de administración, siguió ligado al grupo al ser nombrado presidente ejecutivo de la Fundación Caixa Galicia-Claudio San Martín. Una vía para mantener su estatus de miembro de la alta dirección –despacho, secretaria y coche oficial-, pese a no tener influencia en la gestión de la nueva caja ni recibir compensación monetaria.

Su salida quedó en un segundo plano por las continuas informaciones sobre la fusión de las dos instituciones gallegas, operación que se cerró en los primeros días de diciembre. Ahora, al destaparse lo que han percibido (cerca de 20 millones) los cuatro miembros del comité de dirección –José Luis Pego, Javier García de Paredes, Óscar Rodríguez Estrada y Gregorio Gorriarán- que se han prejubilado, el finiquito de Méndez cobra actualidad.

Fuentes próximas al que fuera director general de Caixa Galicia explican que anunció su marcha al consejo de administración a través de una carta enviada en junio de 2010. En esa misiva exponía que se jubilaría en septiembre al cumplir los 65 años y que renunciaba voluntariamente a ejecutar una claúsula de blindaje por la que tenía derecho a cobrar 11 millones de euros. Ese pago extra se justificaba por abandonar la entidad cinco años antes de la edad máxima, los 70 años. En compensación, la caja le abonó 2,7 millones.

Otras fuentes exponen que esa decisión "voluntaria" estuvo influida por la sugerencia del Banco de España, que le hizo ver a Novacaixagalia que no era conveniente ese tipo de compensaciones por una institucón que meses después iba a recibir -en diciembe de 2010- un préstamo de 1.162 millones por parte del Estado.

En cualquier caso, Méndez no se fue solo con esos 2,7 millones. Recibió las aportaciones del plan de pensiones que había acumulado a lo largo de sus años de servicio en Caixa Galicia. La cifra, según fuentes oficiales, fue de 5,6 millones, más otros 2,9 por el seguro. En total, 8,5 millones, que sumados a los 2,7 anteriores, suman 11,2 millones. Otras fuentes indican que el finiquito bruto ascendió a casi 18 millones, pero fuentes cercanas a la familia lo niegan. También desmienten que tenga un salario vitalicio al ser empleado de una entidad financiera desde antes de 1982, como le sucedió a José María Amusátegui.

En este sentido, matizan que lo que percibió el exdirector general no tiene nada que ver con las indemnizaciones que se han llevado los cuatro directivos de entre 51 y 54 años de Novacaixagalicia. Su argumento es que el desembolso a Méndez se había dotado año tras año, como al resto de ejecutivos, antes de que entrase el Estado en el capital, mientras que los 20 millones actuales se hacen contra las arcas públicas.

Un 155% más

Sea como fuere, la cuantía es más que significativa al tratarse de una caja de mediano tamaño que, además, estaba en una grave situación derivada de la gestión del propio Méndez. Su encefalograma era tan crítico que el Estado, a los nueve meses de la fusión, se ha tenido que quedar con el 93% del capital al inyectarle 2.500 millones de euros. Antes, a finales del pasado año, ya le prestó 1.162 millones a través del FROB.

Lo curioso es que durante los cinco últimos años de gestión de Méndez el consejo incrementó un 155% el dinero destinado a engordar las pensiones de la alta dirección. En concreto, pasó de 582.000 euros en 2004 a 1,46 en 2009, último año publicado. En 2008 se llegó a los 1,52 millones.

La saga Méndez tenía un gran protagonismo en Caixa Galicia. El padre tenía dos hijos en el grupo. José Luis Méndez Pascual, era consejero delegado de la corporación financiera. El otro Yago Méndez, responsable de empresas en La Coruña. Ambos dejaron la caja en la primavera de este año. Y lo hicieron renunciando a gran parte de su indemnización. En concreto, Yago asegura que no percibió ni un euro porque su baja fue voluntaria. Ahora colabora con Enrique Bañuelos. Por su parte, José Luis, con el que la caja llegó a ganar más de 500 millones -incluida la participación histórica en Fenosa- con la corporación industrial, percibió 45 días por año trabajado.

Noticias de Abanca