Es noticia
Menú
Veolia reclama a La Seda un impago de 100 millones por una planta en Portugal
  1. Economía
PODRÍA LLEVARLE AL CONCURSO DE ACREEDORES

Veolia reclama a La Seda un impago de 100 millones por una planta en Portugal

La multinacional francesa Veolia presentó el pasado viernes en los juzgados de Barcelona una demanda contra La Seda de Barcelona en la que reclama a la

Foto: Veolia reclama a La Seda un impago de 100 millones por una planta en Portugal
Veolia reclama a La Seda un impago de 100 millones por una planta en Portugal

El 3 de junio de 2008, Veolia anunciaba la firma de un contrato con Artenius, filial de La Seda de Barcelona, para construir y operar una planta en el país luso dedicada a la producción de ácido tereftálico purificado (PTA), materia prima necesaria para la producción del PET, a su vez utilizado para la elaboración de envases. La idea era que la fábrica entrara en funcionamiento en el último trimestre de 2009 y tuviera una capacidad de producción de 700.000 toneladas anuales. Artelia Ambiente, participada al 100% por Veolia, ha trabajado para su puesta en marcha. El contrato, de 15 años de duración, debía suponer ingresos acumulados de 850 millones de euros para Artelia.

La importancia de la iniciativa la pone de manifiesto que en la colocación de la primera piedra de la planta estuvieron el primer ministro luso, José Sócrates, y el ministro de Economía, Manuel Pintho. De hecho, el Gobierno portugués había asegurado que era una iniciativa “de interés nacional”. Todo sin olvidar que la apuesta situaría a La Seda como segundo fabricante de PTA de Europa. Por si fuera poco, Veolia prepara en paralelo a la demanda en Barcelona un procedimiento de arbitraje en Portugal.

El inicio de acciones legales por parte de la multinacional supone un auténtico jarro de agua fría para La Seda, que el martes informaba de que había alcanzado un acuerdo con sus entidades acreedoras para un nuevo standstill con el fin de fijar las condiciones de refinanciación de su deuda. En función de ese acuerdo, durante cuatro semanas la banca acreedora no acometerá ninguna ejecución de deuda en lo que constituye el segundo aplazamiento, tras el acordado el pasado mes de octubre. “Dicha prórroga constituye un nuevo avance en la ejecución del plan de reestructuración”, señalaba la empresa -cuyos títulos se encuentran suspendidos de cotización- en una nota a la CNMV. 

Un proyecto “de interés nacional”

Precisamente la semana pasada, la empresa catalana informaba de la firma de un crédito de 10 millones de euros a devolver en 18 meses con la entidad lusa Caixa Geral, su principal accionista, para continuar con la financiación del proyecto industrial de Sines. También, y sobre todo, para aliviar el circulante de la compañía. En julio, la química catalana ya avanzaba que Caixa Geral había comprado capital de la sociedad del proyecto portugués por 40 millones de euros. La Seda afrontaba un crédito puente de 96,9 millones con la entidad portuguesa y tenía las acciones de la planta como garantía. 

También hace una semana, la compañía presentó a las entidades que forman parte del crédito sindicado una hoja de condiciones para reestructurar la deuda, adquirida en junio de 2006. Además de esa brecha de 600 millones, la compañía ha expresado su intención de realizar una ampliación de capital de 300 millones de euros para compensar las pérdidas del grupo y reforzar sus reservas. Según el comunicado enviado a la CNMV el pasado 30 de octubre, la ampliación se realizará en dos tramos. Uno reservaría 100 millones a los accionistas de referencia -Caixa Geral y Oman Oil-, así como a la entrada de un nuevo socio industrial, integrado por accionistas de la sociedad BA Vidro, especializada en envases de vidrio.

El segundo tramo, hasta 150 millones de euros, sería suscrito por las entidades acreedoras que conforman el crédito sindicado de la compañía “mediante la compensación de créditos por el referido importe”. El comunicado remitido al supervisor no precisaba el destino de los restantes 50 millones. Además, La Seda mantiene conversaciones con el Institut Català de Finances en relación con la formalización de un préstamo de 15 millones de euros para garantizar la liquidez hasta que se ejecute la ampliación. No había ayer a las seis y media de la tarde ningún portavoz oficial de La Seda en las oficinas de la compañía para dar su versión de los efectos que puede tener la demanda. Tampoco en la división portuguesa de Veolia. 

Veolia Portugal