Es noticia
Menú
Javier Gómez Noya por fin encuentra el cariño de las empresas españolas
  1. Deportes
  2. Otros deportes
Pamesa, nuevo sponsor del triatleta hasta 2016

Javier Gómez Noya por fin encuentra el cariño de las empresas españolas

a punto de ganar las Series Mundiales por fin encuentra el cariño de los sponsors españoles. Gracias a Pamesa podrá preparar los Juegos de Río

Foto: Fernando Roig, Miguel Cardenal., Javier Gómez Noya y Jorge Bauset, director genertal de Pamesa.
Fernando Roig, Miguel Cardenal., Javier Gómez Noya y Jorge Bauset, director genertal de Pamesa.

El triatlón se ha convertido en uno de los deportes de moda en España. Cada vez es más frecuente ver a deportistas aficionados atreverse con la combinación de la natación, el ciclismo y la carrera a pie. Buena culpa de ello lo tiene Javier Gómez Noya, sin duda, uno de los deportistas de referencia de nuestro país, como ha asegurado el propio Javier Cardenal, Secretario de estado para el deporte. Sin embargo, la vida deportiva de este gallego –aunque nació en Suiza ha vivido desde los tres meses en Galicia- no ha sido sencilla y en España precisamente es donde más trabas ha tenido. Ahora, a punto de ganar el título de las Series Mundiales y de convertirse en centenario en pruebas ITU, por fin encuentra el cariño de los sponsors españoles y gracias a Pamesa podrá preparar los Juegos de Río 2016 con total garantías.

“Llevo diez años compitiendo al máximo nivel y siempre he estado en los puestos cabeceros”, apunta Noya, que puede presumir de que el 97% de las pruebas internacionales en las que ha competido ha estado siempre entre los diez primeros. “Sin embargo, en este tiempo he echado en falta el apoyo de los patrocinadores nacionales”, admitía el gallego al tiempo que anunciaba que esa falta de confianza por fin se ha acabado. Será el entramado empresarial de la familia Roig, quien a través de Cerámicas Pamesa otorgue a Noya el apoyo económico necesario para que el triatleta gallego pueda preparar los Juegos de Río 2016 con total garantías. “Esta ayuda me permitirá seguir estando en la élite varios años más. Ahora me toca a mí devolver esa confianza manteniendo el nivel de resultados que hemos obtenido hasta ahora”, reconocía Javi.

El gallego, que está a tres pruebas de alcanzar el centenario de citas internacionales, siempre ha tenido que luchar mucho para poder ser profesional del triatlón. Sus inicios a finales de la década de los 90 ya anunciaban que no sería una carrera fácil. Noya se tuvo que enfrentar al propio CSD para demostrar que la anomalía cardiaca que le detectaron los médicos del Consejo Superior de Deportes no le imposibilitaba la práctica del triatlón. Una batalla que ganó en una primera instancia, pero que tuvo que volver a disputar y ganar varios años después, en 2006.

Mientras en España se levantaban barreras, Javi encontró en Francia la tabla de salvación de su carrera profesional y por la que había abandonado la licenciatura de ingeniero de caminos. Primero en una competición privada, el IronTour, y después con el apoyo de patrocinadores franceses y defendiendo los colores de clubes del país vecino el palmarés de Noya fue creciendo de manera exponencial. Europeos, Mundiales, Copas del Mundo… El español estaba en la élite del triatlón, un deporte que por entonces apenas interesaba en España hasta que llegaban los Juegos Olímpicos.

Fue, precisamente, su cuarto puesto en los Juegos de Pekín cuando esta disciplina despega en España. A Noya se le empieza a reconocer su valía, aunque antes se tuvo que ‘pelear’ con la propia Federación para que le dejara lucir sus patrocinadores personales –los que apostaron por él- en la ropa de competición del combinado nacional. Otra guerra de la que salió victorioso. Sus triunfos en el terreno burocrático venían acompañados siempre de éxitos sobre el asfalto y el agua y en los Juegos de Londres llegó el éxtasis al convertirse en el primer triatleta español en conseguir una medalla olímpica –fue plata-. Ahora sí, y con nuevas generaciones queriendo ser como Noya, el gallego ha encontrado el respaldo necesario en España. Ha tenido que ser la empresa castellonense de Pamesa, una firma que no duda en apostar por el deporte como vehículo propagandístico, la que acompañe a Javi en esa aventura que es ganar el oro en Río y si todo va bien ambos puedan seguir con sus caminos unidos más allá de la cita olímpica, cuando Noya medite el salto a distancias mayores como el Iron Man.

El triatlón se ha convertido en uno de los deportes de moda en España. Cada vez es más frecuente ver a deportistas aficionados atreverse con la combinación de la natación, el ciclismo y la carrera a pie. Buena culpa de ello lo tiene Javier Gómez Noya, sin duda, uno de los deportistas de referencia de nuestro país, como ha asegurado el propio Javier Cardenal, Secretario de estado para el deporte. Sin embargo, la vida deportiva de este gallego –aunque nació en Suiza ha vivido desde los tres meses en Galicia- no ha sido sencilla y en España precisamente es donde más trabas ha tenido. Ahora, a punto de ganar el título de las Series Mundiales y de convertirse en centenario en pruebas ITU, por fin encuentra el cariño de los sponsors españoles y gracias a Pamesa podrá preparar los Juegos de Río 2016 con total garantías.

El redactor recomienda