Ducati aprieta, pero todavía no consigue ahogar a Yamaha
  1. Deportes
  2. Motociclismo
La marca italiana no logra ganar

Ducati aprieta, pero todavía no consigue ahogar a Yamaha

Tras dominar la carrera durante 18 vueltas con Jorge Martín, Ducati ha visto de nuevo cómo una Yamaha le arrebataba la victoria: en este caso, la de Fabio Quartararo

placeholder Foto: Gran Premio de Doha. (EFE)
Gran Premio de Doha. (EFE)

Hace una semana, en el Gran Premio de Qatar, Pecco Bagnaia con la Ducati de fábrica aguantó en cabeza catorce vueltas antes de ser adelantado por Maverick Viñales en su camino hacia la victoria. Este pasado domingo, en el Gran Premio de Doha, el sorprendente Jorge Martín, el hombre de la 'pole', el novato debutante en MotoGP, ha sido capaz de mantener la primera posición hasta la vuelta 18ª, cuando un espectacular Fabio Quartararo le dio caza y lo superó con absoluta seguridad, escapándose con una facilidad pasmosa.

Ducati aprieta pero no ahoga, mete miedo en los entrenamientos, asusta en la salida y aterra en la recta pero, toma topicazo, las carreras no se acaban hasta cae la bandera de cuadros. Martín hizo una carrera impecable, como lo ha reconocido Johann Zarco, que rodó prácticamente toda la carrera en segunda posición y se sentía absolutamente cómodo a rueda del madrileño y sus limpísimas trazadas. Martín recuerda enormemente a otro Jorge que pasó por MotoGP no hace tanto tiempo y ganó tres títulos de MotoGP.

placeholder Jorge Martín, con su moto Ducati.
Jorge Martín, con su moto Ducati.

Todos llegaron con la lección aprendida de la semana anterior, y la progresión de las Yamaha fue bastante más costosa que hace siete días. Quartararo fue, sin lugar a dudas, el que más ha sabido aplicarse la lección, y está demostrando que todo lo que pasó en 2020, una situación que le superó por completo, lo ha interiorizado y aprendido. En el primer Gran Premio empezó demasiado fuerte y lo pagó al final, pero como él mismo reconoció, gracias a la experiencia del año pasado en lugar de seguir equivocándose y acabar hundido y enfadado consigo mismo y con el mundo, sumó los valiosos puntos del quinto puesto. Ayer se tomó su tiempo, parecía que no iba a llegar, pero ha sabido conservar los neumáticos y aprovechar su goma trasera en el tramo virado, en especial en la rapidísima secuencia de la triple curva de derechas en la parte final del circuito, donde la Yamaha era claramente más efectiva que las Ducati.

Notable Zarco

Poco importa que una Ducati lidere el Mundial de la mano de Johann Zarco, que ha vuelto a hacer un notable trabajo, muy centrado, sacando a relucir no solo su indudable talento sino también su experiencia, porque el fabricante italiano ha dejado que se le escape la victoria en un circuito claramente favorable. Afortunadamente, este es un campeonato de regularidad, y si Zarco mantiene su excelente rendimiento será un piloto muy importante a considerar, tanto como Quartararo y Maverick Viñales, que hoy ha estado menos preciso.

Viñales volvió a ver pasar ante sus ojos el fantasma de la pasada temporada: una mala salida, unas primeras vueltas complicadas, y tanto él como Quartararo perdieron un tiempo precioso en un momento clave de la carrera para superar a Aleix Espargaró. La diferencia entre Maverick y su compañero fue que el francés empleó menos tiempo y pudo progresar con más rapidez, y cuando ya estaba dando caza a las Ducati de Pramac (Martín y Zarco), Viñales seguía enfrascado con las Ducati de fábrica y las Suzuki. Luego todo fue ya a contrarreloj, algo descontrolado, y por querer achuchar apuradamente a Zarco, sin éxito, lo terminó superando Rins.

El periplo qatarí

En cualquier caso, en un primer balance del paso por Qatar empezamos a ver algunas cosas claras. Por un lado el indudable paso delante de las Yamaha de fábrica –y el preocupante retroceso de las satélite del equipo Petronas, con Morbidelli acosado por múltiples problemas técnicos y un Valentino Rossi desconocido, 16º–, y la consolidación de las Ducati del equipo Pramac frente a los pilotos de fábrica, que se van de Losail, territorio Ducati por excelencia, donde Andrea Dovizioso ganó en 2018 y 2019, con un triste tercer puesto como mejor resultado.

placeholder Maverick Viñales gana el primer Gran Premio del año. (EFE)
Maverick Viñales gana el primer Gran Premio del año. (EFE)

El liderato de Zarco de cuatro puntos sobre Quartararo y Viñales permite que de momento nadie se escape en la clasificación, aunque los tres se han llevado de Qatar un buen puñado de puntos. Quizás desde su casa de Cervera, Marc Márquez animaba con ganas a Martín, deseando que robara al trío unos valiosos puntos. Puede que esté haciendo sus cuentas de cara a su próxima y, esperemos, cercana reaparición. ¿Será en Portugal? Tendremos que aguardar una semana más para tener alguna noticia sobre su situación, pero solo unos días antes de viajar hasta Portimao será cuando pase revisión médica y los traumatólogos valorarán si ha llegado el momento de su regreso a las pistas, o no.


Rins y Mir, los hombres de Suzuki, salen bien colocados de Losail, entre los seis primeros del Mundial, pero con sensación agridulce. Sus remontadas del año pasado no parecen tan fáciles ahora, pero no obstante Losail tampoco es el mejor escenario para calibrar su competitividad. Rins ha estado mejor en esta segunda carrera, pero no ha sido suficiente, y Mir se apagó tras su enfrentamiento con Jack Miller, una situación claramente entendible habida cuenta de cómo reaccionó el australiano y su inaceptable maniobra, en la que se fue directamente hacia Mir con la intención de sacarlo de pista.

Lamentable acción de Jack Miller

Si lo de Jack Miller no es sancionable… sinceramente, no sé hasta dónde hay que llegar para merecerse una penalización. Quizás en la progresiva evolución de la Ducati Desmosedici el siguiente accesorio a incorporar, al menos en la moto de Miller, serán las llantas de la cuadriga de Ben-Hur... Joan Mir cometió un error, lo tocó sacándolo de la trazada, un clásico lance de carrera de toda la vida. Pero lo que ha hecho Miller en la salida a la recta de meta es de lo más navajero que hemos visto en mucho tiempo en un Gran Premio. Puede que el australiano esté sintiendo la presión de defender los colores de un equipo de fábrica, pero de momento se está cubriendo de gloria con dos discretísimas novenas plazas como resultado. No es eso lo que se esperaba del hombre que venía a cubrir el enorme hueco que Dovizioso dejó en Ducati.
Brad Binder salvó la honra de KTM con una vistosa remontada que le llevó a la octava plaza, un resultado que sigue sabiendo a poco, y Honda… en la cola de la clasificación de fabricantes. Eso lo dice todo. En Hamamatsu le están poniendo velas a San Marc de las Causas Perdidas

Ducati Mundial de Motociclismo Johann Zarco Maverick Viñales MotoGP
El redactor recomienda