se presenta a la federación madrileña de golf

Begoña Zamorano, una apuesta por el aire nuevo en el golf madrileño

La candidata a la federación madrileña cree que no es positivo para una institución que una persona esté más de dos mandatos en el golf. Espera popularizar su deporte

Foto: Begoña Zamorano.
Begoña Zamorano.

Begoña Zamorano se presenta a las elecciones a la federación madrileña de golf y sabe que el reto es mayúsculo. En su cabeza está desbancar del puesto a Ignacio Guerras, que lleva 12 años de presidente y, también, cambiar la visión que buena parte del público general tiene del golf como un deporte elitista e inaccesible. "Me presento porque soy árbitro desde 2010 y en este tiempo he podido conocer la federación desde todos los estamentos, creo que hay que realizar una serie de cambios, que se pueden hacer las cosas de otra manera, y he conformado un equipo de gente que piensa exactamente igual que yo", explica la candidata.

Uno de los principales problemas que tiene el organismo, en opinión de Zamorano, es el hecho de que un mismo presidente lleve ya tantos años en su cargo y aspire a tener más aún. "Perpetuarse no es sinónimo de éxito, en estos puestos sin ánimo de lucro y que requieren un esfuerzo estar más de dos legislaturas es un desgaste importante que obliga a dar el paso a gente con nuevas ilusiones e ideas", cuenta.

Perpetuarse no es sinónimo de éxito, estar más de dos legislaturas es un desgaste importante hay que dar paso a nuevas ilusiones e ideas

La candidata sabe que en el mundo federativo no hay caminos de rosas para quienes aspiran a derrocar a un presidente que lleva mucho tiempo y que serían muchos los sinsabores en caso de conseguir su objetivo, pero ella no se amedrenta por ese panorama: "Me va a quitar tiempo, cualquier opción es un ejercicio de renuncia, pero no me da miedo entrar ahí. Llevo 25 años trabajando en un despacho profesional en el cual siempre me he mantenido independiente y responsable . En un mundo complicado también, soy asesora fiscal. Tengo la tranquilidad de que voy a pasar por la federación como mucho ocho años. No vengo a hacer amigos sino a trabajar por el golf, aunque probablemente me lleve algunos cuando me vaya".

Zamorano cree que la federación necesita un cambio de nombres y de procedimientos, que es posible llevar la modernidad a la gestión del golf madrileño. "Creo que hay que gestionar la federación con modos empresariales de transparencia, de eficiencia y de responsabilidad. La federación ha llegado a un punto en el que pudiera considerarse un club más y entra en competencia con otros clubs y escuelas, se habla incluso de hacer un campo nuevo, cuando desde mi punto de vista no es necesario que la federación haga uno", comenta. 

[Ignacio Guerras y su apuesta por un 'golf para todos' en Madrid]

La candidata cree en una gestión profesional, pero sin competencia, es decir, sin entrar en el mercado del golf. "La federación es una entidad privada con atribuciones públicas, tiene un presupuesto que depende de las licencias, pero el día uno yo sé el presupuesto que voy a tener. Si yo conozco mis ingresos lo que tengo es que optimizar los recursos financieros para llegar al déficit cero", cuenta. Uno de los problemas actuales que observa en el golf madrileño es el déficit que acarrea el organismo que aspira a dirigir. "Hemos tenido acceso a los datos y la federación en los últimos dos años ha tenido un déficit muy importante, consideramos que el déficit cero es necesario para cualquier federación deportiva", relata. 

Entiende que hay fallas también en lo que se refiere a la transparencia en el actual equipo gestor. "Habría que publicar las cuentas en la web, que los objetivos económicos sean realizables y cuantificables y que el federado tenga acceso a las actividades que se realicen. Además, con los comités no ha habido una información realmente clara, yo propongo que la junta directiva se componga por los presidentes de los comités", explica. 

Extender el golf

Más allá de las cuitas propias de la federación, Zamorano tiene un muy ambicioso objetivo si llega a la presidencia: extender su deporte donde ahora no está. "El golf tiene una lacra, se considera que es un deporte de pijos, cuando no es verdad. El golf tiene unos beneficios para la salud fantásticos, todos los médicos nos ponen a andar enseguida, pues andemos por un campo de golf. Hay que ver que no es un deporte de élite, sino que está al alcance de cualquiera, y eso hoy en día todavía no pasa", cuenta la candidata. "Decir que es caro es una leyenda urbana, hoy en día se puede tener unos palos por unos precios más baratos que, a lo mejor, una bicicleta, que tan de moda está. Hay canchas municipales y tenemos un programa para introducir el golf en las universidades, para que los jugadores consigan créditos como pasa en otros países europeos", comenta Zamorano. 

La idea se completa con un plan concreto: hablar con ayuntamientos de la zona sur de Madrid para popularizar las escuelas y que se creen más escuelas municipales capaz de llegar a más gente. Preocupa, porque es la principal vía de ingresos de la federación autonómica, que se mantengan las licencias profesionales. "Estamos al nivel de licencias del año 2007, se creció hasta 2010 y desde entonces se han ido reduciendo hasta las casi 84.000 que hay ahora. Además de potenciar el golf tenemos que darle un valor añadido a la licencia. Queremos utilizar los nuevos medios de comunicación, a través de redes digitales, hay muchísimo avance el alcance de la publicidad digital y utilizarla para que el jugador conozca torneos abiertos, clases, fitting de palos...".

Decir que el golf es caro es una leyenda urbana, se puede tener unos palos más baratos que una bicicleta, que tan de moda está

Crecer no es sencillo y, en un caso tan concreto como el golf, extenderse puede tener consecuencias indeseadas. Aunque Zamorano quiera luchar la imagen de deporte elitista lo cierto es que está bastante normalizada y eso, que tiene consecuencias muy negativas, también ayuda a conseguir ciertos contratos publicitarios para torneos y jugadores. "En el golf hay sitio para todos, sigue habiendo campos donde tienes que pagar un green fee altísimo y otros mucho más accesibles. Quiero un golf para todos, hay empresas que requieren elitismo, pero otras que no, hay sitio para todos. Para todas las categorías sociales, niveles económicos, para los patrocinadores que quieran torneos de lujo y para los que no", asegura convencida la candidata. 

Para que la gestión del golf madrileño sea realmente eficaz Zamorano estima que tiene que haber buena sintonía con otras instituciones públicas, como la Comunidad de Madrid, con quien solo ha hablado para presentar su candidatura, o la federación española. "Quiero que la federación madrileña colabore al 100% con la española", afirma resuelta. La pregunta es obvia ¿no se ha dado esa colaboración últimamente?. "Pregúntaselo a la federación actual y a la española", dice esquiva. 

En las próximas semanas se dirimirá el futuro del golf madrileño. El día 28 de este mes se elegirán a los miembros de los estamentos para conformar la Asamblea, que votará de manera definitiva en mayo. En los últimos comicios votaron alrededor de 500 personas y eso que el censo tiene casi 20.000. La movilización es clave, y difícil de conseguir: "Es cierto que es muy difícil llegar a cambiar a un presidente que lleva 13 años, pero no me da ningún miedo y, pase lo que pase, ya he ganado. Si salgo presidenta, como presidente, y si no, como federada, que en el fondo es lo que soy, una federada más y si los federados eligen que siga el presidente actual yo ganaré también".

Golf

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios