McIlroy disputará la final del WGC Match Play tras ganar a Furyk con una genialidad
  1. Deportes
  2. Golf
SE MEDIRÁ ANTE Gary Woodland

McIlroy disputará la final del WGC Match Play tras ganar a Furyk con una genialidad

Rory McIlroy y Gary Woodland disputarán la gran final del WGC Cadillac Match Play tras eliminar en semifinales a Jim Furyk (1 arriba) y Danny Willett (3 y 2), respectivamente

Foto:

Rory McIlroy y Gary Woodlanddisputarán la gran final delWGC Cadillac Match Playtras eliminar en semifinales aJim Furyk (1 arriba) y Danny Willett (3 y 2),respectivamente. Los dos llegan invictos, tras haber ganado los tres partidos en la fase de grupos y sus cruces. Las fuerzas físicas están bastante igualadas, aunque McIlroy se tenía que levantar un poco antes para acabar con su partido de cuartos de final (también acabó este viernes bastante más tarde de jugar) y ha disputado durante la competición un total de 105 hoyos por los 101 de Woodland. Es innegable que McIlroy es el gran favorito a la victoria, pero el norteamericano no tiene nada que perder y se está mostrando muy sólido y brillante en los greenes. Furyk y Willett disputarán la final de consolación. Ambos partidos se juegan esta misma tarde.

McIlroy y Furyk dirimieron unaexcepcional batalla cuerpo a cuerpode match play. El número uno y el número cinco del mundo se enfrentaban en una especie de final anticipada y ofrecieron un espectáculo digno de esa calificación. Alternativas constantes en el marcador, golpazos, muy buenos putts... El despliegue de golf fue fantástico.

Hay un dato que lo dice todo: se produjeron hasta once cambios en el marcador durante todo el partido. Ahora ganaba Furyk, ahora empataban, ahora ganaba McIlroy, empataban... Espectacular. Y todo aderezado con buen juego. Sólo fallaron en el hoyo 12, donde ambos erraron la salida. En el resto,golf de alta escuela. Entre los dos firmaron nada menos que doce birdies y un eagle. De poder a poder.

McIlroy ha vuelto a demostrar que tiene siete vidas. Por tercer partido, el número uno ha llegado uno por debajo al hoyo 17 y ha terminado ganando. Le ocurrió con Billy Horschel, le pasó también con Casey y le ha vuelto a ocurrir con Furyk. Cuando más está contra las cuerdas, más es capaz de sacar su mejor versión. Es lo que define a los jugadores top class.Su manera de acabar con Furyk en las semifinales fue sencillamente estratosférica: tirazo en el 17 y birdie desde menos de un metro para igualar, seguido de un eagle brutal costa-costa (unos catorce metros) en el green del hoyo 18 para terminar imponiéndose por 1 arriba. Sencillamente superior. Transmite la sensación de hacer lo que quiere en el campo. Cuando necesita un gran tiro, lo saca; cuando necesita un putt largo, lo mete; cuando la situación requiere un approach mágico, también lo tiene en su chistera de los recursos. Es el número uno y no hay mucho más que hablar.

Woodland, ante la oportunidad de su carrera

Por orden cronológico,Gary Woodlandha tenido el honor de ser el primer finalista delWGC Cadillac Match Play. El número 50 del ranking mundial se mete en la batalla final para conquistar el preciado trofeo en elTPC Harding Park. El jugador de Kansas, de 30 años, se enfrenta a la gran oportunidad de su carrera. Suma dos victorias en el PGA Tour (Transitions 2011 y Reno Tahoe 2013) y hasta el momento su momento estelar fue el triunfo en laCopa del Mundo de 2011formando pareja con Matt Kuchar. El cambio de formato sí parece haberle sentado bien a él, no en vano en sus dos participaciones anteriores, no había pasado de la primera ronda.

Woodland es un deportista fabuloso, unpuro talento genéticoque iba para estrella del baloncesto cuando decidió cambiar el palo. Apostó por el golf y no se equivocó. Asegura que su heróe esMichael Jordan, aunque cuando le preguntan por su atleta favorito señala aFloyd Mayweather.No estaría mal ganar el Match Play sólo unas horas después de que Mayweather conquistara el campeonato del mundo de boxeo unificado tras derrotar a Manny Pacquiao... a unas cuantas millas de donde se está jugando este Cadillac.

Woodland derrotó aWillettcon una soberbia actuación en los greenes. Metió hasta cuatro putts de birdie por encima de los tres metros, incluido el último en el hoyo 16 paraderrotar al inglés por 3 y 2. Antes, en el 15, había metido uno clave para par de 4,5 metros que dejó tocado a su rival. No dio demasiada opción, aunque Willett no desplegó el mismo buen juego que en días anteriores. Anduvo más fallón de tee a green y, sobre todo, no le funcionó el putt al mismo rendimiento que los cuatro primeros días. Durante el partido se quejó de la espalda, como si arrastrara algunas molestias.

Más noticias en Ten-golf.es:

El combate si libraba en el TPC, no en el MGM...

McIlroy se desayuna por la vía rápida a un mermado Paul Casey