España, humillada y abofeteada por Holanda
  1. Deportes
  2. Fútbol
Casillas y la defensa rozan el ridiculo

España, humillada y abofeteada por Holanda

España se merecía todo el crédito como campeona del mundo que es. Todo, pero tras lo visto en Salvador de Bahía, la duda se ha instalado en la Roja

placeholder Foto:

España se merecía todo el crédito como campeona del mundo que es. Todo, pero tras lo visto en Salvador de Bahía, la duda se ha instalado en un equipo que dio la sensación de estar roto, sin ideas y con complicado arreglo. El recital de Casillas, Ramos, Alonso, Piqué, Alba y compañía es de los que hace historia. Si hasta el momento estábamos acostumbrados a escribir páginas de gloria por lo que lograban, el manotazo que Holanda dio en toda la cara a los campeones del mundo merece una reflexión y un análisis. Se puede perder, pero hacerlo así, no.

Jamás en la historia de la Copa del Mundo un campeón había iniciado la defensa del título recibiendo una goleada así. Ni por asomo. Los errores de Casillas arrastraron al resto. Cierto es que en el primer gol el fallo fue en cadena, con Ramos dejándose ganar la espalda, Piqué rompiendo el fuera de juego y el portero quedándose en tierra de nadie, pero a partir de ese momento, el capitán perdió el sitio y el equipo el rumbo. Metamorfosis total.

Holanda se divirtió a costa de España. Robben se vengó de Casillas. Hasta le humilló diría yo. Van Persie hizo lo que quiso con los dos centrales. Sneijder se comió a Xabi Alonso y así se podía seguir uno por uno. Fueron cinco goles, pero de no ser por el egoísmo final de los holandeses pudieron ser siete u ocho, larguero de Van Persie incluido.

Van Gaal y los suyos tenían ganas a España. La final de Johannesburgo seguía presente. Cada gol era una fiesta y Robben se encargó de recordarlo, enseñando la manita a la cámara de televisión. Gesto que sobró al exmadridista. De lo que ya no hay ninguna duda es de las ganas que se le tiene a la campeona del mundo por Brasil. La afición brasileña disfrutó con lo que estaba pasando, tal y como demuestran sus gritos de 'ooole, ooole' que atronaron en cuanto pudieron. Motivos tuvieron la verdad.

El seleccionador holandés no engañó a nadie. Decidió ensayar con defensa de cinco. No lo escondió y cumplió con lo que había probado durante la semana. Ahí estaban Vlaar, De Vrij, Indi, Blind y Janmaat para impedir que Diego Costa tuviera un metro. Además, el seleccionador holandés decidió acortar el campo, colocando a sus jugadores en apenas veinte metros. Pretendía ahogar a España y sorprender a la contra con ese hombre bala que es Robben y con la potencia de Van Persie.

El plan estaba claro. Del Bosque, para superar esa barrera de cinco defensas y tres ayudantes holandeses, decidió tirar del habitual toque de los de siempre y la novedad de Diego Costa en busca de ese espacio que la dura cintura de los centrales terminaría concediendo. Ante este dibujo, el reparto estaba claro. Balón para España y presión holandesa. No había otra.

En elminuto ocho, los planes de uno y otro estuvieron en un tris de saltar por los aires. Un extraño pase de pecho de Alba terminó en los pies de Sneijder, pero el exmadridista no acertó a superar a Casillas. La mano apareció en el momento justo para desesperación del que fue su compañero. El susto no varió los planes de unos y otros. Bueno sí, Holanda decidió que había que sacar la guadaña a pasear. Muchachos tiene para eso. De Jong, De Guzmán y De Vrij empezaron con el reparto indiscriminado.

Pasado el cuarto de hora, Xavi Hernández decidió ponerse manos a la obra. El azulgrana se hizo con la pelota y con el control del juego. Aparecía por un lado, por otro y hasta asistió a Diego Costa y Silva, que sin la idea clara de lo que hacer, dieron oportunidad a que los holandeses les estorbaran lo justo. Ocasiones desperdiciadas.

El control ya era español. Sin un juego espectacular, el toque valía para descolocar a la defensa holandesa. Y así hasta que Iniesta se la puso a Diego Costa, que en lugar de encarar portería de manera directa, buscó a De Vrij y provocó el penalti. Todo en uno. Xabi Alonso transformó el dudoso castigo.

El panorama se aclaraba, pero España decidió pasar a jugar al ralentí, a manejar el partido en espera de una aparición, algo que sucedió con Silva tras un gran pase de Iniesta, pero el jugador del City se quedó a medio camino, para elegir la peor opción. Cillessen se quedó quieto y a sus manos lanzó la pelota.

Apenas quedaban tres minutos para el descanso, pero a partir de ese momento, la historia cambió por completo. Cualquier parecido con lo visto hasta el momento fue pura coincidencia. España desapareció por completo, dejando paso a un equipo roto, desde la portería a la delantera.

El recital español se inició con el gol del empate en el último minuto de la primera mitad. Un balón a la espalda de los centrales, sirvió para que Van Persie igualara un partido que hasta ese momento no merecía empatar, algo que en el fútbol puede llegar a pasar en cualquier escenario. Lo que vino después del gol, no.

En la segunda parte, España dimitió del partido, con Casillas a la cabeza por supuesto. Perdido y sin sitio, los goles iban cayendo en cualquier aproximación holandesa, todos ellos presididos por estrepitosos fallos de la defensa y el portero. Del Bosque intentó poner remedio a lo que estaba pasando, pero no había que hacer. Pedro y Torres pusieron ganas, pero la suerte estaba echada desde que Van Persie empató el partido. Ni el dudoso tercer gol con falta de Van Persie a Iker sirve de excusa.

La nula capacidad de reacción de los españoles llevó a que Holanda terminara dando la vuelta al ruedo. España le quitó un Mundial cuatro años atrás, pero su venganza ya estaba más que cumplida. Igual, al final los cinco goles no le valen para ser campeones, pero en los próximos días van a dormir a pierna suelta, algo que no podrán hacer los españoles.

Ficha técnica:

1 - España: Casillas, Azpilicueta, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba, Busquets, Xabi Alonso (Pedro, m.62), Xavi, Iniesta, Silva (Cesc, m.78) y Diego Costa (Fernando Torres, m.62).

5 - Holanda: Cillessen; Janmaat, Vlaar, De Vrij (Leroy Fer, m.76), Martins Indi, Blind; De Guzmán (Wijnaldum, m.62), Nigel De Jong, Sneijder, Robben; y Van Persie (Lens, m.78).

Goles: 1-0, m.27: Xabi Alonso de penalti. 1-1, m.44: Van Persie. 1-2, m.54: Robben. 1-3, m. De Vrij. 1-4, m.72: Van Persie. 1-5, m. Robben.

Árbitro: Amonestó a Casillas por España; y a De Guzmán, De Vrij y Van Persie por Holanda.

Incidencias: primer partido del Grupo B del Mundial de Brasil, disputado en el Arena Fonte Nova de Salvador ante 48.173 espectadores.

Mundial de Brasil Holanda Selección española Iker Casillas
El redactor recomienda