no llevará brazalete, pero será el líder

El Barcelona se asegura la continuidad de Javier Mascherano, el gran 'capitán sin cinta'

Hace algo más de una semana, el Barcelona hacía público los cuatro capitanes de esta temporada. No estaba Mascherano, pero será el líder en la sombra

Foto: Las palabras de Mascherano fueron claves para motivar a sus compañeros en las semis del Mundial (AP).
Las palabras de Mascherano fueron claves para motivar a sus compañeros en las semis del Mundial (AP).

Hace algo más de una semana, el Barcelona hacía público en su página web los cuatro capitanes que harían las veces de líderes del vestuario y que, por tanto, portarían la senyera en el brazo a lo largo de la temporada. Había tres candidatos muy firmes a heredar el brazalete que con tanto éxito y honor ha lucido Carles Puyol en la última década. Un puesto de tremendo orgullo para cualquier culé y también, evidente, de una gran exigencia y responsabilidad global. Una vez se asumen las cualidades de mando y de representación del grupo, Xavi Hernández era el jugador indicado para el puesto. Va a iniciar su 17ª campaña en el Barça y aunque solamente sea por una cuestión de veteranía, Xavi se merecía el brazalete que tanto tuvo que llevar el año pasado. Pero bien es verdad que Javier Mascherano podía haber entrado en la terna. Y Luis Enrique lo quería a él.

Dentro de nueve días se sellará un trato que beneficia enormemente al Barcelona. En las oficinas del Camp Nou, Josep María Bartomeu y Mascherano se reunirán para estampar sus firmas en el contrato que ligará al argentino con el club hasta 2018. Si no sucede nada extraño de por medio, porque en casi un lustro puede cambiar el mundo, Mascherano se retirará en el Barça, o al menos agotará sus mejores años como futbolista en el conjunto azulgrana. Por entonces, será uno de los más veteranos de la plantilla y con más peso dentro del vestuario. Mejor dicho, ampliará hasta límites insospechados su influencia positiva sobre el resto de compañeros. Pero quién sabe, puede que tampoco entonces tenga un brazalete.

Barcelona - real madrid
Barcelona - real madrid

Para analizar la exclusión de Mascherano del cuarteto de jefes, merece la pena echar un vistazo a los que sí tuvieron esa suerte, o mejor dicho, que sí desempeñarán esa función. Xavi Hernández será el primero de la lista. Como decimos, ya venía siendo capitán los dos últimos años, los de la decadencia física de Puyol. Pero él mismo reconoció hace sólo unos días que estuvo muy cerca de irse, de dejar el club de su vida porque no se sentía útil. Le ‘mató’ la suplencia contra el Atlético en la ‘final’ por la Liga. Y digamos que su relación con Luis Enrique nunca ha sido la más adecuada para ser su mano derecha dentro del campo. Sin embargo, la plantilla lo votó más que a ningún otro.

Iniesta será el siguiente en el orden jerárquico. Su calidad dentro del campo y su influencia en el juego del equipo son determinantes para el correcto desarrollo del Barcelona, tanto en un partido concreto como en el transcurso de una temporada completa. Pero si su importancia como futbolista es indiscutible, sí lo es en cambio su madera de líder, su voluntad y habilidad para saber implicar a sus compañeros, para arengarlos en momentos difíciles. Más o menos lo mismo se puede decir de los dos nuevos integrantes de los representantes del plantel. Leo Messi y Sergio Busquets son básicos en el Barça, pero carentes de una personalidad de líder. Llevan al campo las órdenes del entrenador por su calidad en los pies, no por su elocuencia para transmitir las ideas al grupo.

La tesitura del capitán no es ninguna minucia. En cualquier club del mundo, el resto de los jugadores necesita alguien que en un momento determinado levante los brazos, pegue un grito y encorajine a los demás para tratar de dar la vuelta a un resultado negativo, a una situación adversa. Cuentan los que lo conocieron, que Valentino Mazzola, capitán del Grande Torino, el equipo más grande del mundo hasta la tragedia de Superga, que bastaba con un simple gesto cotidiano de aquel gran capitano para levantar a todo su equipo y conseguir una reacción inusitada y que parecía imposible: se alzaba las mangas de su camiseta y como si hubiesen oído un cuerno de guerra, sus compañeros subían considerablemente el nivel y remontaban cualquier situación adversa. De algo así podían ser capaces Puyol y Valdés… ¿y Xavi, Iniesta, Messi y Busquets también?

Sin embargo, lo que resulta evidente es que a Mascherano no le hace falta llevar en el brazo un brazalete para representar el papel del capitán que lleva dentro por naturaleza. Por algo, en su país ya lo llaman 'el capitán sin cinta'. Una de las imágenes del Mundial de Brasil ocurrió en las semifinales del torneo entre Holanda y Argentina. Después de un partido tremendamente igualado, se terminó el fútbol y se disponía a comenzar la mortal tensión de los penaltis. Antes de que la tanda se iniciara, Javier Mascherano reunió a toda la plantilla albiceleste a su alrededor. Primero habló Sabella, pero inmediatamente después fue el Jefecito el que agarró la palabra y subió los ánimos a sus compañeros con un discurso de altísimo valor futbolístico.

 

 

Pero eso no fue todo, porque un capitán sabe qué necesita su equipo más que nadie, a veces incluso más que su entrenador. En una tanda, el papel clave lo juega el portero, más en particular su mente, su propia autoconfianza. Mascherano sabía que Sergio Romero había sido criticado por sus propios conciudadanos porque consideraban que no tenía el nivel suficiente para defender a la Albiceleste. Entonces, cuando se estaban decidiendo los lanzadores oranje y argentinos, Masche se acercó a Romero y comenzó a hablar con él. Nadie más que ellos saben el contenido total del mensaje, pero el mundo entero se enteró de la frase clave: “hoy, hoy te convertís en héroe”. Romero detuvo dos lanzamientos y Argentina jugó la final.

El Barcelona ha perdido a dos pesos pesados dentro del vestuario, es un final de ciclo si quizás no por títulos, sí por nombres. Una vez que se marchan jugadores de un club de la talla de Valdés y Puyol, ese mismo equipo se debe reinventar. El Barça, sus propios miembros, eligieron a sus comandantes. Pero en la sombra, y sobre todo cuando más lo necesite el equipo, un jefecito argentino asomará la calva para recordar a sus compañeros que son algunos de los mejores del mundo.

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios