Es noticia
Menú
La fiabilidad y la personalidad del Sevilla le llevan a su cuarta final de la Europa League
  1. Deportes
  2. Fútbol
PLÁCIDA VICTORIA FRENTE A LA FIORENTINA (0-2)

La fiabilidad y la personalidad del Sevilla le llevan a su cuarta final de la Europa League

El Sevilla es finalista de la Europa League tras derrotar a la Fiorentina (0-2 | Bacca y Carriço). El próximo 27 de mayo, con Varsovia como escenario, defenderá el título que ostenta ante el Dnipro

Foto:

El Sevilla fue el primer equipo en convertirse en finalista de la Europa League tras derrotar a la Fiorentina (0-2 | Bacca y Carriço). El próximo 27 de mayo, con Varsovia como escenario, defenderá el título que ostenta ante el Dnipro, equipo que eliminó al Nápoles de Rafa Benítez. No es que el partido de los andaluces acabase antes (que también) sino que dejaron los deberes hecho (y bien hechos) en el Sánchez Pizjuán (3-0). Se encontró el Sevilla con una eliminatoria plácida y fácil en la que se impuso con contundencia a la Fiore. Mostró sus virtudes en todas las líneas y, sobre todo, jugó bien el fútbol. La combinación de todos estos factores les ha llevado a disputar su cuarta final de la Europa League, la segunda vez que lo hacen de manera consecutiva.

El resultado de la ida no dejó mucho lugar para el misterio. El 3-0 que el Sevilla firmó en el Sánchez Pizjuán les permitía la ‘osadía’ de comprarse el billete con Varsovia como destino por mucha precaución que exhibiese Emery. Si alguien tenía alguna duda o creía en un milagro (que en el mundo del fútbol existen) dejó de hacerlo antes de la primera media hora de juego. Para entonces el Sevilla ya había conquistado Florencia gracias a las dianas de Bacca y Carriço y la Fiorentina, si hubiera podido, habría firmado el final de la eliminatoria en el descanso para evitar una mayor humillación en la semifinal. Y es que en igualdad de condiciones, los hombres de Emery eran superiores.

La tranquilidad reinó en el Artemio Franchi porque tanto un equipo como otro era consciente de lo que había. A la Fiorentina le hacía falta un milagro y por ello, su intención era apretar desde el inicio del partido… el problema es que se encontró con un Sevilla que llegó un par de veces en los primeros minutos con suma facilidad, normal teniendo en cuenta la poca solidez de su defensa. El conjunto italiano intentó encerrar a su rival, pero nunca terminó de estar cómodo y el bloque daba la sensación de estar poco trabajado en esta eliminatoria. Algo que se evidenció en la segunda parte cuando Ilicic lanzó un penalti sin confianza alguna, casi andando y mandando el balón a las nubes.

Lo cierto es que la segunda parte apenas tuvo historia. Lo más relevante fue la citada pena máxima porque la Fiorentina intentó abrir un hueco en la defensa del Sevilla, pero fue un quiero y no puedo. El conjunto italiano empezó a desesperarse, harto de su falta de definición y de lo mucho que le costaba matar cada una de las jugadas que trataba de dibujar. Y eso que tras el paso por vestuarios, los hombres de Unai Emery perdieron intensidad acomodados por el marcador global de la eliminatoria (5-0). Por ello, el técnico vasco manejó el banquillo para no perder el equilibrio y el control que habían mantenido hasta el momento.

Y es que el Sevilla arrancó atacando, metiendo miedo pero sin olvidar que el objetivo era jugar todo el partido al mismo ritmo. En contra del conjunto andaluz jugaba el hecho de sentirse finalista y por ello cedió todo el campo a la Fiorentina; tanto que Rico tuvo que salvar a los suyos al cuarto de hora. Ese fue el único susto que sacudió al Sevilla porque siete minutos después Bacca fue el más listo y el más rápido de la clase: cazó un balón que Banega había puesto en el corazón del área y lo colocó en el fondo de la portería. A la tercera del Sevilla, fue la vencida y el equipo se soltó. La consecuencia más evidente es que llegó el segundo tanto que terminó de matar el partido y la eliminatoria.

La velocidad de los andaluces fue la clave: Coke supo jugar con ese factor para llegar al segundo palo, ver que la defensa de la Fiorentina estaba completamente dormida y asistir a Carriço que remató como quiso. El dominio en el marcador -tanto en la ida como en la vuelta- y en la eliminatoria era un fiel reflejo de un Sevilla serio. Existen muchos adjetivos para calificar al conjunto dirigido por Emery, pero, probablemente, los más acertados son maduro, vivo, trabajado, concentrado y fiable. Sobre todo, éste último. El Sevilla puede presumir de ser uno de los equipos con mayor fiabilidad en el ‘Viejo Continente’, no en vano repetirá presencia en la final de la Europa League donde defenderá el título ante el Dnipro. La cuarta de su historia, la segunda consecutiva.

Ficha técnica

Fiorentina: Neto; Stefan Savic, Basanta (Pasqual, m.46), Gonzalo Rodríguez, Marcos Alonso; Borja Valero (Lazzari, m.85), David Pizarro, Matías Fernández (Badelj, m.67); Salah, Joaquín; e Ilicic.

Sevilla: Sergio Rico; Coke, Carriço, Kolodziejczak, Tremoulinas; Krychowiak, Mbia; Aleix Vidal, Éver Banega (Iborra, m.55), Vitolo (Reyes, m.74); y Bacca (Gameiro, m.70).

Goles: 0-1, M.22: Bacca. 0-2, M.26: Carriço.

Árbitro: Damir Skomina (Eslovenia). Amonestó a los locales Pizarro (m.21), Savic (m.26) y Borja Valero (m.46) y al visitante Éver Banega (m.34).

Incidencias: Partido de vuelta de las semifinales de la Liga Europa disputado en el estadio Artemio Franchi, en Florencia, ante unos 35.000 espectadores, entre ellos un millar de sevillistas.

El Sevilla fue el primer equipo en convertirse en finalista de la Europa League tras derrotar a la Fiorentina (0-2 | Bacca y Carriço). El próximo 27 de mayo, con Varsovia como escenario, defenderá el título que ostenta ante el Dnipro, equipo que eliminó al Nápoles de Rafa Benítez. No es que el partido de los andaluces acabase antes (que también) sino que dejaron los deberes hecho (y bien hechos) en el Sánchez Pizjuán (3-0). Se encontró el Sevilla con una eliminatoria plácida y fácil en la que se impuso con contundencia a la Fiore. Mostró sus virtudes en todas las líneas y, sobre todo, jugó bien el fútbol. La combinación de todos estos factores les ha llevado a disputar su cuarta final de la Europa League, la segunda vez que lo hacen de manera consecutiva.

Europa League
El redactor recomienda