Es noticia
Menú
El GP de Miami o el eterno desdén europeo frente a la audacia americana
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EXITO SIN PRECEDENTES

El GP de Miami o el eterno desdén europeo frente a la audacia americana

Este fin de semana viviremos una carrera histórica desde muchos puntos de vista, pero sobre todo una lección de como pensar (y actuar) en grande en un evento deportivo.

Foto: El circuito de Miami y su 'Marina Fake' (MiamiGP)
El circuito de Miami y su 'Marina Fake' (MiamiGP)

La ‘marina de mentira’ del circuito de Miami y los numerosos comentarios cargados de condescendencia, o directamente burlas, por parte de los seguidores europeos de la Fórmula 1, ilustran las oportunidades perdidas para aprender cuando se está más preocupado en criticar. El Gran Premio de Florida va a batir todos los récords imaginables en cuanto a interés. Como dice el refrán, ‘algo tendrá el agua cuando la bendicen’. Aunque critiquen que esta sea de mentira.

Uno de los principales símbolos y alicientes de Miami son la navegación y los barcos de lujo. El salón náutico más importante del mundo se celebra en esta ciudad y era por tanto lógico, que una de las más potentes industrias locales tuviera su presencia en el evento. Pero el Hard Rock Stadium en torno al que se celebra la carrera está bastante separado del mar y terminado el Gran Premio el tinglado debe desaparecer.

placeholder El programa de eventos, empezó ayer a lo grande con la presentación de la parrilla de la Fórmula 1.(Formula 1)
El programa de eventos, empezó ayer a lo grande con la presentación de la parrilla de la Fórmula 1.(Formula 1)

Convertir un problema en una oportunidad

¿Como solucionar un problema y a la vez ganar dinero? Pues construyendo una marina a modo de decorado, como en los dioramas que pueblan todas las ferias del mundo y una vez dado con el escenario adecuado, los patrocinadores se sienten totalmente cómodos. ¿Alguien acaso cuestiona que Disneyworld, unos kilómetros más arriba de Miami no se replica el castillo alemán de Blancanieves o los canales de Venecia? Aquí no se busca la autenticidad sino el disfrute de la experiencia. Simple de entender si nos despojamos de prejuicios.

El falso "Yacht Club" del circuito de Miami, ofrece una capacidad única de vender entradas caras al lado de la pista, y diferente a una tribuna. Aparte de las comodidades propias que ofrece un yate para acomodar gente, (zonas de aire acondicionado, TV, descanso, cocinas, servicio, etc.) la exclusividad e independencia que aporta lo convierte en una propuesta muy atractiva. Los gastos del ‘decorado’ y los barcos han sido cedidos por los propios fabricantes y operadores. Con 9500 dolares por una entrada individual o 38.000 euros por un pack de cuatro personas, los números salen y de qué forma.

Miami es un matrimonio perfecto para la Fórmula 1 con el crecimiento exponencial de su seguimiento en los Estados Unidos. La ciudad vive un boom económico permanente desde hace cuatro décadas y es un potentísimo imán de dinero e inversión, no sólo del propio país, sino también de todo Sudamérica. Un lugar único en el mundo, donde la gente no sólo disfruta de sus riquezas sin temores de seguridad sino que además gustan de exhibirla. Sólo así puede entenderse que las mejores plazas de parking del circuito se vendan más caras (500 dolares) que un asiento preferente en una buena tribuna en cualquier circuito europeo.

Hay más opulencia y comparativamente más derroche impúdico de dinero en AbuDhabi, por ejemplo, pero la diferencia es que allí la asistencia al circuito es mayoritariamente de población expatriada, mientras que en la de Miami son residentes locales, siempre dispuestos a ver y ser vistos en los grandes eventos deportivos y sociales de la ciudad. Sin embargo, esto es también un arma de doble filo para un promotor cuando organiza eventos en esta ciudad, porque la experiencia debe estar a la altura de las expectativas. El dinero no es el problema, pero la calidad de la oferta sí.

placeholder Ningún circuito del mundial ofrece la experiencia de entretenimiento al espectador que el que va a ofrecer Miami (Fórmula 1)
Ningún circuito del mundial ofrece la experiencia de entretenimiento al espectador que el que va a ofrecer Miami (Fórmula 1)

Una oferta experiencial imbatible

Veasé por ejemplo como todo el ‘infield’ (la zona interior) del circuito está salpicado de zonas VIP, a cada cual más creativa. Ningún circuito había llevado tan lejos como Miami aprovechar todas las zonas interiores para crear espacios de diversión y seguimiento de las carreras. En una jornada de circuito hay muchos tiempos muertos cuando no ruedan los coches por la pista, pero salvo los organizadores del Gran Premio de México, ningún otro ha reparado en la necesidad de ofrecer entretenimiento en esos momentos.

En Miami sólo se ha pensado en la experiencia del espectador durante el programa de actividades deportivas en pista. Cuando los motores se apagan todos los espectadores que hayan pagado ese plus disfrutarán de música en vivo de primer nivel con los mejores Dj´s y raperos del momento. Los organizadores son conscienes del perfil adinerado en esta carrera es joven, en ocasiones con fortunas procedentes del mundo de las criptomonedas o la tecnología. El ‘dinero viejo’ está instalado en Palm Beach, unos 100 kilometros más arriba de Miami y no es claramente el ‘target’.

https://www.miamiherald.com/sports/other-sports/article260376167.html
Una experiencia única para el espectador

Las autoridades locales, que siempre han apoyado sin reservas la carrera, saben que una de las claves del éxito de cualquier evento siempre radica en la implicación de la ciudad para abrazar la competición deportiva de turno y extender su ambiente en su calles y barrios. Sorprende por ejemplo, la poca o nula implicación del Ayuntamiento de Barcelona durante el fin de semana del Gran Premio de España para que la ciudad respire Fórmula 1 por todos sus poros. A veces, en Europa, se intentan evitar molestias a los vecinos, pero hay numerosas opciones para que la urbe anfitriona se vista de carreras por unos días sin entorpecer la vida de sus habitantes. Es más, ciudades como Montreal o Melbourne que son muy proactivas en este aspecto, tienen comprobado que esta filosofía acaba generando el apoyo popular al evento, tan necesario si hay gasto de dinero público de por medio.

El Gran Premio de Miami se ha convertido así para que los europeos se quiten de prejuicios y complejos ante las lecciones de los americanos. En vez de dar sermones en su territorio, cabe aprender de su audacia y buen hacer. Muchas carreras, también en España, podrían permanecer en el calendario de la Fórmula 1 sin necesidad de la aportación de dinero público. En Miami, el apoyo político es total, pero el peso del evento es iniciativa privada. No es mala enseñanza para empezar.

La ‘marina de mentira’ del circuito de Miami y los numerosos comentarios cargados de condescendencia, o directamente burlas, por parte de los seguidores europeos de la Fórmula 1, ilustran las oportunidades perdidas para aprender cuando se está más preocupado en criticar. El Gran Premio de Florida va a batir todos los récords imaginables en cuanto a interés. Como dice el refrán, ‘algo tendrá el agua cuando la bendicen’. Aunque critiquen que esta sea de mentira.

Fórmula 1 Miami Patrocinadores