Es noticia
La desconocida (en España) carrera de superdeportivos donde triunfa Andy Soucek
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
DESNUDANDO LAS BLANCPAIN GT SERIES

La desconocida (en España) carrera de superdeportivos donde triunfa Andy Soucek

"Yo no soy quién para dar consejos a un joven piloto, pero si tuviera un hijo que quisiera dedicarse a las carreras le diría que se metiera en GT", dice el piloto español

Foto: Andy Soucek posa junto a su Bentley (Foto: Jarrod Moore).
Andy Soucek posa junto a su Bentley (Foto: Jarrod Moore).

“Es una oportunidad para ganarse la vida. Vienen pilotos del WEC, del DTM, ex de la Fórmula 1 o jóvenes de la GP2 o Fórmula 3 que cogen esta salida en lugar de ir a por la Fórmula 1 (F1). Ahora mismo, GT es ‘the place to be’. Están todas las marcas, la competitividad es alta y hay dinero”. Y de cara al aficionado, aunque la carrera dure 24 horas, hasta la última vuelta no se sabe quién vencerá. Bienvenidos a las Blancpain GT Series, la competición desconocida en España en la que el madrileño Andy Soucek se ha hecho un hueco como ‘Bentley boy’.

A sus 32 primaveras, Andy tiene claro dónde quiere estar: donde está ahora. “Del DTM se va Mercedes, en el LMP1 está sólo Toyota… Lo que sí que haría, si lo pudiera compatibilizar con turismos, es dar un salto a la Fórmula E. Allí van todas las marcas y es un concepto futurista e interesante. El resto… cuando me preguntan dónde me veo en un tiempo les digo que donde estoy ahora. No me arrepiento de haber intentado el salto a la F1, pero la F1 yo la veo como una afición, me hace disfrutar en la 'tele', pero como piloto estoy en otra onda. Mis objetivos son ganar las 24 Horas de Spa (el pasado fin de semana quedó segundo), las 24 Horas de Nurburgring y las 24 Horas de Le Mans”. Otra historia.

placeholder Andy Soucek en su box (Foto: Jarrod Moore).
Andy Soucek en su box (Foto: Jarrod Moore).

Aparentemente, resulta difícil comprender que alguien prefiera este tipo de carreras a intentar lucir palmito en un 'paddock' de F1. En el gran circo estuvo un año como tercer piloto de Virgin y la frustración que vivió –con la miel en los labios todos los fines de semana– fue suficiente como para saber que ese glamour no iba con él si no iba a estar acompañado de peleas en el asfalto. Cerró esa puerta para siempre y en 2011 cambió los monoplazas por otras bestias.

La clave: coches distintos que corren igual

“Mi Bentley de ahora pesa 1.300 kilos –casi el doble que un F1–, 500 CV, motor biturbo V8, control de tracción, ABS y unos frenos de disco gigantes para parar un bicho que coge los 285 km/h. Tiene mucha carga aerodinámica y visualmente es muy parecido al Bentley GT Continental de calle. De hecho mide lo mismo”. Las otras marcas puede que tengan diferentes armas, “pero lo bueno que han conseguido las Blancpain GT Series es que, al final, los coches corren más o menos igual. Es la clave del éxito”, explica Soucek. Con este atractivo, el de poner preparados de superdeportivos compitiendo en igualdad de condiciones, junto a Bentley está Audi, Nissan, Ferrari, Porsche, Lamborghini, Aston Martin, BMW, Jaguar, Chevrolet, Mercedes y McLaren. ¿Alguien da más?

Somos algo más de 60 coches corriendo a la vez, ya no dejan que entre nadie más por una cuestión de seguridad. Cada equipo está formado por tres pilotos, así que nos juntamos unos 180. Y hay tres categorías diferentes: los profesionales (70%), como nosotros; los 'pro-am' (20%), que tienen un profesional y dos amateur; y los gentleman (10%), con tres amateur. Y para que te hagas una idea, como los coches son tan parecidos, como quieras adelantar a un amateur te va a costar lo suyo, porque en recta vamos a la misma velocidad. ¡Ah! Y en caso de que tengas algún accidente o roce con alguno de ellos la culpa siempre es del profesional. Tenemos pautas de comportamiento ante ellos en la pista y somos responsables en el caso de que ocurra algo (salvo que sea muy evidente su error)”, explica uno de los seis ‘Bentley boys’ que hay en el mundo.

Después de un rato de charla, el atractivo sobre esta competición de turismos para las marcas es comprensible. “Además, los coches no son extremadamente caros de mantener”. Con marcas hay dinero, y con ello, sueldos para captar a pilotos de élite. “Yo no soy quién para dar consejos a un joven piloto, pero si tuviera un hijo que quisiera dedicarse a las carreras le diría que se metiera en GT –a no ser que tuviera un Verstappen–“.

Las 24 Horas de Spa, disputadas a finales de julio.

“No se trata sólo de ir rápido”

Como en la F1, esta competición sigue siendo una cumbre difícil de escalar. “Mira, a lo largo de la historia ha habido sólo 39 pilotos oficiales de Bentley (con parones, llevan corriendo desde 1920) y ahora mismo solo somos seis. Es difícil ser un piloto oficial de una marca y no solo vale ser un piloto rápido (Andy lleva tres años con Bentley, después de haber estado en McLaren y Aston Martin). Tienes que tener buena imagen, ser educado, saber idiomas, tener un comportamiento correcto, no cometer errores dentro ni fuera de la pista, cuidar las redes sociales… Representas a una multinacional”, dice. Y esa responsabilidad permanente, de 24 horas, es la que dibuja a Andy como un piloto de carreras que vive su profesión intensamente.

En España, decir Blancpain GT Series es pronunciar un cartel desconocido; pero para las grandes marcas de coches con superdeportivos es el lugar obligatorio en el que hay que estar. Y ahí, en la modalidad de la Resistencia (Endurance), Andy Soucek y sus compañeros de Bentley están a una carrera, la de finales de septiembre en Barcelona, de conquistar el título. Se podrá seguir por 'Eurosport' o gratis a través de YouTube.

El redactor recomienda