PUEDE SER SU MOTORISTA EN 2019

Por qué Red Bull (y no McLaren) puede ser el que se lleve el 'pelotazo' con Honda

Si McLaren y Honda no siguen juntos en 2018, Red Bull puede 'abrazar' a los japoneses a la espera de que sean competitivos. Es un riesgo grande, pero los frutos pueden ser aún mayores

Foto: Max Verstappen, al volante del Red Bull en Silverstone. (EFE)
Max Verstappen, al volante del Red Bull en Silverstone. (EFE)

Barbilla al frente, gesto serio y libreta en mano, Helmut Marko andaba tranquilo por el paddock del circuito de Hungaroring. "¿Es cierto que Toro Rosso va a llevar motores Honda en 2018?", le preguntaron de camino sobre una información que ya detalló El Confidencial la pasada semana. Marko es austriaco, pero suele responder con esa misma mezcla de educación y suspicacia que cualquier alemán. "Ya lo veremos", decía sonriente. Como en el ajedrez de la geopolítica, en la Fórmula 1 nadie mueve una ficha sin pensar cómo afectará a otra. Y en este esquema entre Toro Rosso-Honda, Red Bull puede acabar siendo el último (y gran) beneficiado.

Si Red Bull tiene a Toro Rosso bajo el brazo en la F1 es para utilizarle de laboratorio. Suele hacerlo con pilotos, pero la estrategia de ahora gira en torno a trabajar con Honda a partir del año que viene. De momento, para ver si el motor japonés empieza a levantar cabeza. El coste de oportunidad de lanzarse a este acuerdo no sería grande: si Honda sigue en el barro, siempre podrán pactar una rotura del contrato. Pero si hubiera una mejora importante, Red Bull sopesa lanzarse a usar sus motores de 2019 en adelante para optar al título. Son ellos (y no McLaren) los que al final pueden llevarse el 'pelotazo'.

Honda, la baza ¿ganadora? de Red Bull

En 2015, Red Bull ya contactó con Honda para usar sus motores el año siguiente. Ferrari y Mercedes les rechazaron y sólo quedaba esa opción para salir del calvario de Renault, sin rendimiento ni fiabilidad. Pero Ron Dennis, por entonces jefe de McLaren, decidió ejercer una cláusula de exclusividad firmada con Honda que les obligaba a suministrar únicamente a su equipo. Red Bull siguió con Renault... y Honda con su martirio. La jugada les acabó saliendo bien. "Ahora en verdad le doy las gracias a Dennis por lo que hizo", contaría Marko meses después. De cara al 2018, la historia puede ser bien distinta.

En Inglaterra y Alemania coinciden en que Red Bull quiere desvincularse de Renault, que apenas ha traído mejoras importantes a su motor de 2017. ¿Pero es Honda el mejor sustituto posible? Como ya avanzó este diario, en Japón insisten en que su diseño actual acabará siendo competitivo, de ahí que ya empiecen a ampliar horizontes a otros equipos. Al margen del motor de combustión –su gran hándicap–, no ven ningún otro frente donde no puedan alcanzar a los mejores. McLaren ha perdido la paciencia y ya tantea la opción de Renault, justo el movimiento contrario al de Red Bull. La suya es la opción más arriesgada... pero quizá la más astuta.

Miguel CarricasMiguel Carricas

En Hungría, las estimaciones pusieron a Honda a unos 80CV de la cabeza. A Renault, en torno a 15 y 20. A McLaren le sirvió como referencia para imaginarse un 2018 de podios con los franceses, pero lo que busca Red Bull es un artífice con el que ganar antes de que vuelvan a cambiar los motores en 2021. A día de hoy, plantear un corto plazo triunfal con Honda es propio del cuento de la lechera. Pero lo que ocurra en unos años es la gran incógnita, y en Japón ya avanzaban que la gran obsesión de Hasegawa está en mejorar drásticamente al ICE (motor de combustión) para levantar el vuelo. Su rumbo, poco a poco, va perfilándose.

¿Le aguará McLaren la fiesta a Red Bull?

¿Y si McLaren acabara haciendo el 'juego sucio' a Red Bull para su futuro éxito en la F1? La incógnita no se despejará hasta 2018, pero las cartas se irán perfilando en estas dos semanas, cuando se tomará la decisión definitiva. Si Honda sigue con McLaren y además suministra a Toro Rosso, Zak Brown siempre podrá ejercer aquella famosa cláusula de Dennis y bloquear a Red Bull para 2019, quitándose así un rival directo de la contienda. ¿Pero y si McLaren y Honda acabaran divorciándose? Red Bull apadrinaría a los japoneses y tendrían poder total en la colaboración. Bien pueden 'comerse el marrón'... o dar un golpe de efecto.

Que McLaren rompiera con Honda sería negativamente sintomático, pues ello puede significar que los datos que les habrían mostrado para 2018 y 2019 no serían tan alentadores como desean. La baza de los japoneses para convencer a quien sea empezará en Bélgica con más mejoras en el motor y seguirá previsiblemente en Malasia. Su plan en la Fórmula 1 empieza a esclarecerse, sólo queda la incógnita de si despuntará en algún momento. A día de hoy, es en lo que divergen las estrategias de McLaren y Red Bull. Una al límite de la paciencia, otra abierta al optimismo.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios