LOS DOMINICANOS GANARON A FINLANDIA 74-68

La épica de una metralleta coja llamada Francisco García

Faltaban 4:33 para el final del partido cuando su tobillo derecho se dobló. Cayó al suelo y los aficionados de República Dominicana enmudecieron. Pero se levantó.

Foto: Francisco García, en acción en el BEC.
Francisco García, en acción en el BEC.

Faltaban 4:33 para el final del partido cuando su tobillo derecho se dobló. Cayó al suelo y los aficionados de República Dominicana enmudecieron. Francisco García, su líder, estaba tocado. Pero no hundido porque, aunque con una leve cojera, jugó algunos de los últimos minutos del choque ante Finlandia, a la que ganaron 74-68. Épica dominicana para sumar dos victorias en el torneo y tener un pie en octavos. Quienes le siguen desde el principio de su carrera dicen que siempre ha sido “humilde, un buen chico. Asequible” en las distancias cortas y fuera de la cancha. Dentro, lo que más destacan es que “es puro trabajo, trabajo y trabajo”. ‘Cisco’ es el baluarte de los dominicanos y uno de los mejores activos de este Mundial, promediando 21 puntos por partido. Este martes, antes de lesionarse, demostró su buena muñeca metiendo en los primeros 20 minutos todo lo que intentó… incluyendo 3 de 3 triples. Y eso que hace cinco años se le rompió su arma, sufriendo una de esas fracturas que dan escalofríos. Pero ni mucho menos este ha sido el obstáculo más duro que ha debido sortear para acumular ya 10 temporadas en la NBA, antes debió superar el asesinato de su hermano, de quien se acuerda en cada tiro libre.

García nació en 1981 en el pueblo de San Francisco de Macorís, desde donde viajó con su hermano y madre a Nueva York cuando era poco más que un adolescente. Allí comenzó a forjar su carrera baloncestística, embarcándose en los Cardinals universitarios, de donde pasó a los Sacramento Kings después de tres años en Louisville. Fue en esta etapa universitaria en la que pasó el desagradable trago de la muerte de su hermano, de quien continúa acordándose en cada tiro libre que lanza dándose dos palmadas en el corazón y apuntando hacia el cielo. Una rutina que le ayuda a mantener una concentración exquisita, válida para haber anotado los 4 tiros libres que lleva lanzados en este torneo.

“Gritó ‘oh, mi muñeca’. Tuve escalofríos”

En 2005 llevó esa rutina hasta Sacramento, ciudad que le acogió hasta la temporada 2012-2013 y donde superó una lesión que podían haber marcado un antes y un después por tratarse de una fractura de muñeca (aunque no fue así). “Escuché el reventón y luego ese ‘crack’ justo después de que el balón reventara. Gritó ‘oh, mi muñeca’. Tuve escalofríos” durante varias horas cada vez que recordaba la escena, explicó tras el accidente su por aquel entonces compañero Kevin Martin. El dominicano estaba levantando pesas con la espalda apoyada en un balón de PVC de gimnasio y, de repente, estalló. Provocando que las mancuernas, de algo más de 40 kilos, le rompieran la muñeca. Y luego “trabajo y trabajo”, como relata un periodista dominicano, para no perder su puntería.

Lleva dos temporadas jugando para los Houston Rockets y en todo este tiempo “nunca ha dejado de lado a su país. En todas las competiciones ha estado defendiendo a la República Dominicana”. Si la lesión se lo permite, en el siguiente compromiso deberá continuar la misma línea de estos tres primeros choques para mantener a flote a su equipo: será ante Estados Unidos. Los norteamericanos se encontrarán con esta ‘metralleta’, el cuarto máximo anotador del Mundial. Y si falla,

Mundial de Baloncesto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios