tendrá en contra a la afición local (18:00 h)

España tirará de defensa contra Turquía para hacer historia metiéndose en la final

Laura Nicholls, pívot titular de la Selección, atiende a 'El Confidencial" antes del partido de semifinales contra Turquía este sábado en Estambul

Foto: España vuelve a estar en semifinales cuatro años después (Foto: FEB)
España vuelve a estar en semifinales cuatro años después (Foto: FEB)

La Selección Española de baloncesto jugará las semifinales del Campeonato del Mundo por segunda vez en su historia. La primera fue hace cuatro años en la República Checa. Entonces, los Estados Unidos fueron demasiado para las jugadoras españolas, que supieron sobreponerse y vencer al día siguiente a Bielorrusia para colgarse el bronce, primera medalla mundialista del basket femenino. Este sábado, en Turquía y ante Turquía (18:00 horas), España jugará por adentrarse en terreno desconocido: la final del Mundial.

Si hay un aspecto del juego que explique el camino hasta esta altura del campeonato, ese es la defensa. "Estoy muy feliz con la ejecución perfecta de nuestras tácticas, especialmente nuestra defensa", dijo el seleccionador Lucas Mondelo tras la victoria por 71-55 en cuartos de final contra China. España fue muy superior, y solo la relajación en los minutos finales evitó que el marcador no fuera más abultado. "A estos niveles, todo el mundo sabe meterlas y todo el mundo sabe correr y jugar. La diferencia que puede haber es la defensa, cómo plantees el partido atrás", explica en conversación con El Confidencial la pívot Laura Nicholls, una de las más destacadas del partido.

 

Vídeo: resumen del partido de cuartos de final contra China

 

La cántabra y su compañera en la pintura, Sancho Lyttle, fueron demasiado para las pívots chinas. Nicholls, la más utilizada por Mondelo, acabó con 14 rebotes, mientras que la caribeña volvió a ser imparable: 24 puntos y 7 rebotes. Las dos levantaron un muro delante del aro español casi insuperable para el rival en la primera parte: 6/27 en tiros de campo. Con el 35-17 al descanso, el partido casi estaba acabado, aunque China no paró en ningún momento de hacer su juego: "Yo pensaba: "que dejen de sacar gente alta. Yo me siento pequeña". Y digo: "bueno, pues habrá que echarle narices". Si no tenemos centímetros, habrá que echarle agallas", cuenta Nicholls, que se está compenetrando muy bien con Lyttle.

"Jugan con Sancho es un alivio y es un gusto. Porque además es una persona muy participativa en todos los ámbitos. Es una persona muy alegre, aunque parezca que tiene esa cara seria. Es una persona que siempre sabe animarte cuando toca y a veces te tiende la mano cuando lo necesitas. Y sí que es un alivio. Además es que es físicamente increíble. Se puede aprender mucho de ella", dice de la que seguramente esté siendo la mejor jugadora del Mundial.

"Juego contra todos los equipos de la misma manera y buscaré, como siempre, cerrar el rebote. Mañana no será diferente", avisaba tras el partido Sancho Lyttle, que contra Turquía será más importante si cabe. Las turcas vencieron con apuros a Serbia (62-61) y también están invictas. Además, cuentan con el apoyo del público, que llenará las gradas del Fenerbahçe Arena, algo que motiva a Nicholls: "A todos los jugadores, o al menos a mí, nos gusta tener el público en contra. Miles y miles de personas, en un pabellón, que además es enorme, lleno".

Nicholls fue la máxima reboteadora con 14 capturas (Foto: FEB)
Nicholls fue la máxima reboteadora con 14 capturas (Foto: FEB)

Una selección "tediosa"

En los cuatro partidos que ha disputado hasta el momento, España ha dejado a sus rivales en 51 puntos y ha provocado una media de casi 22 pérdidas. Contra Turquía se verá una versión similar, aunque "hay detallitos que cambian de un partido a otro". Pero la España pesada y "tediosa", como la llama Nicholls, saltará también este sábado a la pista. "Los rivales, lo digo en serio, nos deben odiar. Yo debo ser un auténtico coñazo. Estoy molestando todo el partido a las rivales en defensa. Alguna debe tener pesadillas", confiesa. En el mismo sentido iban las palabras de Alba Torrens después del partido de cuartos de final, en el que anotó 17 puntos. "Hasta ahora nos ha funcionado y es importante seguir con nuestro juego".

La Selección española sigue cumpliendo todos los pasos de la hoja de ruta que se marcó desde el comienzo de la preparación del Mundial. Evita a Estados Unidos y Australia, que se jugarán la otra plaza en la final, y se jugará estar por primera vez en su historia (esta es solo su sexta participación) en la final. "Siempre he dicho que los espectadores no meten canastas, pero el estado de ánimo de los equipos igual les hace creer que son mejores de lo que son. El público no mete canastas, pero sube la moral de su equipo y lo mejor es silenciar al público metiendo canastas y que no te las metan", aconseja Lucas Mondelo.

"Los mundiales son muy cortos y muy largos a la vez y las cosas cambian de un día o de un momento para otro", advierte Nicholls, que afirma que "para ganar una medalla hay que ganar a todos". Cuestionada sobre el estado físico, no tiene ninguna duda: "Cuando tenemos que dar el callo, lo damos. Aunque las piernas estén cansadas, no lo notamos y seguimos luchando cada balón. Y más en una semifinal. Lo último que nos vamos a plantear va a ser el físico". 

Baloncesto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios