SU RELACIÓN CON FLORENTINO PÉREZ, DETERIORADA POR EL FICHAJE DE MODRIC

Daniel Levy, el multimillonario orgulloso que ya sabe que Bale quiere jugar en el Real Madrid

Los dirigentes del Real Madrid ya se están moviendo para acercarse a Gareth Bale. Desde hace un mes mas o menos. Florentino Pérez y Carlo Ancelotti

Foto: Daniel Levy, el multimillonario orgulloso que ya sabe que Bale quiere jugar en el Real Madrid
Daniel Levy, el multimillonario orgulloso que ya sabe que Bale quiere jugar en el Real Madrid
Los dirigentes del Real Madrid ya se están moviendo para acercarse a Gareth Bale. Desde hace un mes mas o menos. Florentino Pérez y Carlo Ancelotti quieren al galés, pero saben que no va a ser una tarea sencilla. El presidente blanco ya ha puesto en antecedentes al técnico del especial carácter, dicho de forma generosa, que tiene el propietario del Tottenham, que también es dueño de ENIC International  y que se inició en el fútbol con el Rangers, participando en el AEK de Atenas, Slavia de Praga o Vicenza.

El verano pasado ya lo pudieron comprobar con la negociación del fichaje de Luka Modric y saben que este año la historia se va a repetir. Daniel Levy, multimillonario de 51 años y entre otras cosas dueño del equipo londinense, sabe que Bale se quiere marchar, pero tal y como ocurrió con el croata no va a facilitar la negociación lo más mínimo. Lo sabe el jugador y lo asumen por el Bernabéu.

El ejemplo del verano pasado está aún fresco en la memoria de todos los que pisan la zona noble blanca. La llegada de Modric se paró durante casi tres semanas por un millón de euros. El Real Madrid llegó a los 34 más incentivos que pedía el Tottenham en el inicio de las negociaciones, allá por los primeros días de julio, pero cuando parecía que el acuerdo se podía cerrar pidió un millón más de euros para sorpresa de todos, especialmente del jugador.

Modric se desesperaba. Mourinho era el encargado de serenar al croata. El entonces técnico hizo de psicólogo con un jugador que decidió arriesgar apostar fuerte por el Real Madrid, apartándose de la dinámica de trabajo de su equipo, todo con tal de fichar por el club blanco. Ese gesto no gustó nada al empresario, que prometió alargar la negociación todo lo que pudo y más. Y bien que lo hizo, apurando hasta los últimos días de mercado.

Florentino Pérez decidió apartarse, romper relaciones con el dueño del Tottenham, pero no dejar tirado al jugador, tal y como ha hecho con Illarramendi, cuando su fichaje pasó a ser un asunto social, momento en el que decidió fichar sí o sí al centrocampista. En el caso de Modric dejó toda la negociación en manos de José Ángel Sánchez, que terminó cerrando el acuerdo el 26 de agosto de 2012 tras más de dos meses de negociaciones.

Si por una operación en la que se movía cerca de 35 millones de euros, un millón más o menos supuso un frenazo de semanas, qué puede pasar cuando se están hablando de cifras cercanas a los cien millones de euros. Por el Bernabéu temen su primera reacción, una vez que ya sabe que Bale quiere jugar en el Real Madrid. La operación y la consiguiente negociación se aventura larga y dura. No va a ser fácil y saben que hasta bien entrado el mes de agosto no habrá solución. Levy sabe que no le queda otro remedio que negociar, pero lo peor para el Real Madrid es que volverá a ser él el que ponga las condiciones, tal y como sucedió un año atrás con Modric.
Deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios