LA HISTORIA DEL FUTBOLISTA ARGENTINO MUESTRA OTRA CARA DEL FÚTBOL

Cuando Rafa Benítez y Quique Flores no pudieron frenar la maleta de 'Willy Fog' Lescano

Apenas ha salido del cascarón y su pasaporte está plagado de sellos. Durante los últimos tres años de su vida ha encarnado a un futbolista envuelto

Foto: Cuando Rafa Benítez y Quique Flores no pudieron frenar la maleta de 'Willy Fog' Lescano
Cuando Rafa Benítez y Quique Flores no pudieron frenar la maleta de 'Willy Fog' Lescano

Apenas ha salido del cascarón y su pasaporte está plagado de sellos. Durante los últimos tres años de su vida ha encarnado a un futbolista envuelto en un papel de 'mercancía'. Un producto, un diamante al que han paseado por diferentes escaparates: Liverpool, Real Madrid, Atlético de Madrid… el último que lo ha querido ha sido Quique Sánchez Flores para su Al Ahli de Dubai pero, como ya le pasara en el Liverpool, su nacionalidad le ha impedido vivir tranquilo jugando al fútbol. A sus todavía 19 años, el espigado delantero argentino (186 cm) Juan Lescano quiere parar la peonza en la que se ha convertido su vida, "siempre celebro mi cumpleaños en un sitio distinto", señala a El Confidencial.

Es la otra cara del fútbol, la que no se ve. La experiencia que significa estar un día en la cantera del equipo de Moraleja de Enmedio para una semana más tarde entrenar junto a Steven Gerard, Fernando Torres, Xabi Alonso, ArbeloaJavier Mascherano, Pepe Reina… Esto es lo que le pasó a este joven nacido en Rauch –provincia de Buenos Aires- y que a los 14 años, con el esfuerzo económico de su padre -panadero- y su madre -profesora-, cruzó el charco con su entrenador Miguel Coira buscando triunfar por Europa. En 2007, 'Juancito' ingresó en el Lugo Fuenlabrada para pasar poco después a la Escuela de Fútbol de Moraleja de Enmedio. Tras unos meses en el sur de Madrid, ¡zas!, el (por aquel entonces) ojeador del Liverpool Paco de Gracia se queda prendado con su facilidad de anotación y lo lleva para probar con el Liverpool de Rafa Benítez. Así, de buenas a primeras.

En la ciudad inglesa la palabra "sueño" se quedaba corta para describir la sensación del joven de 16 años. Benítez, en principio, le contrató para el equipo de las Promesas (lo que en España sería el 'Liverpool B') pero, tras verle un par de entrenamientos, le subió al primer equipo. No hay que echarle mucha imaginación para adivinar la sonrisa que tendría en su cara antes de acostarse cada noche: de las instalaciones del Municipal de Moraleja de Enmedio a los Melwood Training Grounds. Durante casi un año compartió vestuario con las figuras del, por aquel entonces, Spanish Liverpool y, de entre todos, guarda con especial cariño su encuentro con Mascherano, aunque "todos me trataron muy bien y se esforzaban porque me adaptara pronto".

'Papá' Mascherano en su estancia en Liverpool

Su compatriota, el 'Jefecito', ejerció de padre en Liverpool junto con otros argentinos –Insúa y Gerardo Bruna-. Ayudaron a integrarle en el grupo y a que conociera la ciudad almorzando en grupo y realizando cualquier actividad. Mientras la vida deportiva sonreía al rauchero, la parte administrativa del club intentaba conseguirle el permiso de trabajo para que pudiera formar parte del equipo. Hasta que eso ocurriera, Lescano sólo pudo disputar algún amistoso y acostumbrarse a lo "sorprendente" que le resultaba verse rodeado de tanta figura.

Pasaron los meses, el permiso no llegaba (debía ser comunitario, haber vivido dos años en España o llegar con la ficha de un club argentino) y, entretanto buscaban la forma de 'nacionalizarlo' europeo, apareció el Real Madrid para 'birlar' al conjunto británico la perla argentina (que también había recibido una oferta del Velez). "La verdad es que fue mi representante quien hizo toda la operación, no me consultó y, aunque me fue muy bien allí y ganamos la Liga, creo que fue un paso atrás porque pasé de estar en un Primera a una cantera". 

Y es que en 2010, con 17 años, el club de Chamartín se percató de su tesitura para ficharlo y colocarlo en su cantera, donde permaneció cerca de un año a caballo entre el Juvenil 'B' y el División de Honor. Equipos que abandonó tras concluir su contrato para volver a tomar un avión, esta vez con destino a la Primera belga, donde jugó amistosos con el Westerlo y Lokeren frente a equipos como el Anderletch, Brujas… y poco más. Tras marcar algún gol en las porterías belgas, volvió a hacer la maleta cuando su teléfono sonó.

Como si de un tesoro ardiendo se tratara, en otoño de 2011 pasó a las manos de otro club grande: el Atlético de Madrid. Sin embargo, ya tenían las fichas completas para el equipo de Tercera y le ofrecieron jugar en el Moscardó. Pero en el Román Valero no duró ni un mes por culpa de otra llamada.

Del banquillo del Moscardó al de Quique Flores

Al igual que había hecho el Madrid y el equipo colchonero, Quique Flores pretende aprovecharse de la circunstancia de Juan para ficharlo por su equipo, el Al Ahli de Dubai. Nuevo impulso, gran entrenador y un Primera División, aunque sea de un emirato. La idea le gusta a este futbolista viajero. El joven convence a Flores tras verlo in situ pero su plantilla ya contaba con el número máximo de extranjeros permitidos, así que decidieron que firmase con el Juvenil para subirlo como si de un canterano se tratara... pero un cambio reciente en la normativa prohibía este tipo de 'trucos'. Después de casi cuatro meses, la fórmula que pretendía aplicar Quique no fue admitida y, recientemente, la maleta de 'Willy Fog' Lescano ha vuelto a aterrizar en suelo español.

¿Mala suerte? ¿Excesiva ambición? Lescano aún está ilusionado, tiene su fútbol intacto y una madurez impropia de un chaval de su edad. "No hay mal que por bien no venga. Rodearme de tantos jugadores buenos me ha servido para aprender un poco de cada uno y, además de aprender inglés -el árabe era muy difícil-, me ha servido para crecer como futbolista y como persona. Además, siempre es un halago que entrenadores como Rafa Benítez y Quique Flores se hayan tomado tantas molestias para ficharme". 

Ahora, con todo el verano por delante, 'Juancito' ha vuelto a Moraleja de Enmedio para entrenar y estar listo ante el próximo equipo que esté interesado en sus goles. Decidió pasar página con un agente nuevo y tiene la esperanza de echar el ancla en un buen puerto, "espero que sea de Primera. Tengo ganas de demostrar mi capacidad". Desde que apostara por Europa y descartara la posibilidad de entrar en las categorías inferiores del Boca Juniors, su existencia ha sido una montaña rusa. Con tantas subidas y bajadas a toda velocidad, Juan está deseando que el tren pare pronto. 

Próxima estación...

Deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios