Los lavavajillas más eficientes e ideales para dejar de lavar a mano
  1. DeCompras
AHORRA AGUA Y GANA COMODIDAD LAVANDO PLATOS

Los lavavajillas más eficientes e ideales para dejar de lavar a mano

Ahorra agua y luz lavando los platos y menaje en el lavavajillas. Descubre las ventajas que ofrece un lavavajillas eficiente y fácil de instalar en tu cocina

Foto: Los lavavajillas más eficientes e ideales para dejar de lavar a mano
Los lavavajillas más eficientes e ideales para dejar de lavar a mano

¿Te preocupa el medio ambiente y tu consumo de agua y luz? ¿Pasas demasiado tiempo fregando los platos y los detergentes, jabones y estropajos que usas dañan la piel de tus manos? Si es así, la solución más ecológica pasa por comprar un lavavajillas. Estos electrodomésticos son muy ecológicos ya que consumen muy poca energía. Además, protegen la vajillas, las cristalerías y los cubiertos. Así tendrás tus platos, vasos y cubiertos en perfecto estado durante mucho tiempo con solo tener a mano abrillantador, sal de lavavajillas y, por supuesto, las mejores pastillas recomendadas por el fabricante.

Por ejemplo, el Balay 3VS306BP puede ofrecerte todos esos beneficios. Es de libre instalación, posee un certificado de eficiencia energética A+ y emite solo 52 dB de ruido. Por ello, y basándonos también en las opiniones escritas por sus usuarios a través de Amazon, lo hemos elegido como el mejor lavavajillas dentro de esta comparativa. Mención especial merece este lavaplatos panelable A+ de Teka. Permite completar un ciclo de lavado con solo 9,5 litros de agua y se disimula perfectamente dentro de los muebles de la cocina.

El mejor, nuestra elección: Lavavajillas independiente libre de instalación Balay

Con un 4,1 sobre 5 y un 46 % de máximas puntuaciones, este es el mejor lavavajillas de la marca Balay según las opiniones de los usuarios de Amazon. Por ejemplo, Sara nos cuenta sobre él que “es un lavavajillas de libre instalación muy fácil de usar, bastante silencioso y eficiente”. Asimismo, Manu se centra en que “se nota que es Balay. Es robusto y rápido y sus bandejas interiores permiten organizar los vasos y los platos cómodamente”.

Ver precio
Lavavajillas independiente libre de instalación Balay
Lavavajillas independiente libre de instalación Balay

Este lavavajillas de Balay cuenta con un programa de lavado ECO y una eficiencia de secado de grado A. Además, emite solo 52 dB a pleno rendimiento y posee un elegante diseño en color blanco. Su puerta dispone de un mecanismo de apertura fácil y su intuitivo panel de control se encuentra integrado en ella. Posee 60 cm de ancho y un certificado de eficiencia energética A+.

Segunda opción: Lavavajillas integrable de 9 cubiertos Teka

Ahora vamos con el mejor lavavajillas de la marca Teka a tenor de las valoraciones de los clientes de Amazon, que le dan un 4,1 sobre 5 y un 61 % de comentarios de 5 estrellas. “Es panelable y, al cerrar la puerta, parece un mueble más. Justo lo que buscaba al amueblar mi cocina” nos cuenta Paqui. En cambio, Edmundo pone el acento en que “a mí, que vivo en un apartamento de menos de 60 m2, me ha venido fenomenal para ahorrar espacio. También gasta muy poca electricidad y agua”.

Ver precio
Lavavajillas integrable de 9 cubiertos Teka
Lavavajillas integrable de 9 cubiertos Teka

Aquí hablamos de un lavavajillas compacto A+ totalmente integrable y panelable. Posee 45 cm de ancho y su panel de control queda oculto. Además, se sitúa sobre una superficie de acero inoxidable. Permite completar un ciclo completo de lavado con solo 9,5 litros de agua y, a pleno rendimiento, emite 49 dB de ruido.

Alternativa: Lavavajillas pequeño programable Bosch

Terminamos con el que, según las reseñas de los usuarios de Amazon, es el mejor lavavajillas de la marca Bosch. Su nota media, de 4,4 sobre 5, y su 71 % de valoraciones máximas da fe de ello. Según David, “es un lavaplatos especialmente recomendable para cocinas muy pequeñas. Yo tengo un bar y lo uso también como friegavasos”. Por su parte, Francisco Javier afirma que “el panel de control está abajo, por lo que puede colocarse sobre una mesa o cualquier otro mueble elevado. Su pantalla LCD facilita mucho su control.”

Ver precio
Lavavajillas pequeño programable Bosch
Lavavajillas pequeño programable Bosch

Este lavavajillas Bosch con pantalla incorporada e indicadores para la sal y el abrillantador incluye el tubo de agua y es totalmente programable. Además, cuenta con vidrio de protección y emite solo 48 dB a máximo rendimiento. Su certificado de eficiencia energética es A+ y seca a la perfección la vajilla, la cristalería y la cubertería gracias a que sus resistencias permiten alcanzar en su interior los 70º C.

Mejor lavavajillas según la OCU

La Organización de Consumidores y Usuarios es uno de los organismos de protección al público mejor valorados en España. Por ello, nos ha parecido conveniente analizar cuáles son los mejores lavavajillas según la OCU según su tipo:

Tiene 60 cm de ancho y puede colocarse donde se quiera. Además, dispone de un certificado de eficiencia energética A+++, acabados externos de acero inoxidable y un display electrónico de control con pantalla digital e indicadores luminosos y sonoros.

El ancho de este lavaplatos es de 45 cm y también cuenta con acabados en acero inoxidable. Su puerta es de fácil apertura y su certificado de eficiencia energética llega a la nota A+. Carece de pantalla pero cuenta con un sencillo sistema de control con botones y ruedas.

Foto: Éstas son algunas de las mejores lavadoras de carga frontal del mercado

Una buena opción para quienes buscan un lavavajillas que quede totalmente oculto entre los muebles de su cocina. Su puerta es panelable y su ancho es de 60 cm. El panel de control se ubica sobre la parte superior de la puerta y tiene función de carga completa y media carga. Además, su certificación de eficiencia energética es A++.

Una variante del modelo anterior. Solo se diferencia de él en el ancho. Este es un modelo de 45 cm y que, evidentemente, tiene menor capacidad. También se puede elegir con el panel de control visible.

¿Cómo elegir un lavavajillas?

A la hora de comprar un lavavajillas debemos considerar los siguientes aspectos de compra si queremos acertar:

¿Qué es un lavavajillas y para qué sirve?

Un lavavajillas es un electrodoméstico de cocina que sirve para limpiar de forma automática los platos de la vajilla, los cubiertos, los vasos de la cristelería y cualquier utensilio destinado a cocinar como ollas, sartenes o cazos. En muchos lugares se le conoce también como friegaplatos, lavatrastes o lavaplatos.

¿Por qué comprar un lavavajillas en lugar de lavar a mano?

Los mejores lavavajillas nos ofrecen multitud de beneficios:

- Mayor higiene: dentro del fregaplatos se alcanzan temperaturas superiores a los 60º C. Una cifra suficiente para mart los gérmenes. Además, no requiere del uso de estropajos ni trapos, que son los elementos en los que más se acumulan estos microorganismos.

- Ahorro de tiempo: sí, un programa estándar de lavavajillas puede durar más de 2 horas. Sin embargo, en él podemos introducir todos los utensilios usados durante 1 o 2 días.

La limpieza con lavavajillas es más completa, ahorras tiempo, cuida la vajilla y consume menos agua que el grifo

- Cuidado de las manos: fregar los platos con estropajos y jabones es una de las tareas que más daña la piel de los dedos y de las manos. Con un lavaplatos nos olvidaremos de ella.

- Mayor cuidado con la vajilla: este electrodoméstico para cocina es menos agresivo con ella y preserva su vida útil más tiempo que usando estropajos y esponjas. Esto también es aplicable a la cristalería si cuenta con protección de copas y vasos.

- Ahorro de agua y energía: sobre todo, en el caso de los lavavajillas A+++ o superior. Gastan menos que si lavamos los platos a mano.

Foto: Los mejores escurridores de platos y vasos del mercado

Con lavavajillas. Este electrodoméstico genera en su interior una temperatura constante de, aproximadamente, 60º C, la cual es suficiente para eliminar todo tipo de bacterias y gérmenes. Aunque fregando a mano es posible llegar a una temperatura similar con el agua caliente, es imposible preservarla durante el tiempo necesario.

Lavar a mano. Un aparato para lavar platos A+++ puede lavar una carga completa con entre 8 y 10 litros de agua. Un lavaplatos con certificado de eficiencia energética A, con entre 17 y 19 litros. En cambio, fregar a mano la misma cantidad de platos, vasos y cubiertos que cabe en el interior de este electrodoméstico puede suponer el gasto de más de 100 litros de agua. Lo mismo sucede con el detergente. El friegaplatos lo dosifica durante todo el lavado. En cambio, tendremos que aplicar más con constancia en el estropajo si lavamos manualmente.

Tipos de lavavajillas

Partes de un lavavajillas

Si nos pusiésemos a desmontar un lavavajillas, veríamos que sus componentes fundamentales son:

¿Cómo funcionan los lavavajillas?

Ya pongamos el lavavajillas a media carga o carga completa, el proceso de funcionamiento será el siguiente:

¿Cómo instalar un lavavajillas en el hogar?

Muy fácil. Para instalar un lavavajillas de cualquier tipo no hacen falta grandes conocimientos de fontanería. Cualquiera puede hacerlo siguiendo estas indicaciones:

Tú mismo puedes instalar un lavavajillas en casa de forma fácil. Sólo necesitas espacio y hacer bien las conexiones de agua y luz

El lavavajillas y el fregadero pueden compartir toma de agua y desagüe. Para ello, solo necesitaremos:

¿Cómo se usan los lavavajillas?

Ya tengamos un lavavajillas barato o uno muy sofisticado, el sistema de uso es siempre el mismo:

- Parte inferior: platos, sartenes y ollas. Estas últimas deben ir boca abajo. Debemos usar las bandejas y guías para que queden ordenados. En esta zona se acumula mayor calor y, por ello, se deben ubicar los elementos más difíciles de limpiar.

- Cubiertos: dentro del lavavajillas habrá una cesta específica para ellos. Deben colocarse con el mango hacia arriba para prevenir accidentes al recogerlos.

- Parte superior: aquí van los vasos, las tazas y la cristalería en general. Si tiene bandejas laterales, podemos aprovechar para colocar paletas, ralladores de queso y otros utensilios de cocina especialmente largos que no quepan en la cesta de los cubiertos.

Preguntas frecuentes al usar un lavavajillas

El programa ECO. Este se encuentra en prácticamente todos los lavaplatos pequeños, estándar, industriales, etc. Es una variante del programa Normal o Auto, según la marca. En concreto, permite:

- Ahorrar agua: un 16 % de media.

- Ahorrar energía: un 20 % de media.

El único hándicap del programa ECO respecto al Normal o Auto es que tarda más. De media, tarda en hacer el lavado completo 3 horas y 5 minutos, mientras que los otros bajan de 2 horas y 10 minutos. Por ello, se recomienda usarlo por la noche, cuando no hay prisa por tener la vajilla lista.

Fundamentalmente, existen tres tipos de jabones para lavavajillas:

Pero, ¿cómo hacer jabón para lavavajillas? Es más fácil de lo que parece. Además, es una alternativa muy respetuosa con el medio ambiente. Solo tenemos que mezclar en un bote y a partes iguales:

- Bicarbonato de sodio: para la limpieza.

- Ácido cítrico: para eliminar los olores.

- Percarbonato de sodio: para dar el acabado brillante.

Al mezclar y remover esos tres elementos conseguiremos un polvo de lavavajillas ecológico y perfecto para aquellos días que nos quedamos sin detergente y el supermercado está cerrado o, simplemente, no nos apetece salir de casa.

El abrillantador de lavavajillas es un producto químico líquido que se emplea durante la última fase de lavado y que garantiza la eficacia de secado. Su función es la de dar brillo a la vajillas, la cristalería y la cubertería y la de retirar cualquier residuo de alimentos o detergentes que hubiese quedado tras el aclarado. Debe colocarse en un depósito específico situado junto al dispensador de detergente.

Pero, ¿cómo saber cuál es el mejor abrillantador para lavavajillas? Lo más fácil es buscar el recomendado por el fabricante. Este aparecerá en el manual de instrucciones. Hacer caso a la marca a la hora de elegir este producto y el detergente es fundamental para alargar la vida útil del friegaplatos.

Los cuchillos, tenedores, cucharas y demás cubiertos deben ir en la cesta que encontraremos en la bandeja inferior. Además, han de colocarse con el mango hacia arriba por dos razones. La primera es por seguridad ya que así, al recogerlos, evitaremos el riesgo de cortarnos y pincharnos. La otra es que la zona intensiva del lavaplatos, es decir, donde se acumula más y mejor el calor, está abajo. Por tanto, la cubertería se limpia mejor así dispuesta.

La sal para lavavajillas está formada por cloruro de sodio (NaCl), es decir, por el mismo compuesto químico que se usa para producir sal de mesa y sal marina. Su función es la ablandar el agua usada por el lavavajillas reduciendo los niveles de cal presentes en ella. Esto evita que se formen restos blancos en los platos y vasos tras el secado y que se formen acumulaciones que puedan atorar el desagüe. Por tanto, es un elemento básico para el mantenimiento del electrodoméstico.

El uso de la sal de lavavajillas es imprescindible en todos aquellos hogares cuya dureza del agua excede los 1,2 mmol/l. Esto abarca más del 95 % del total. Debe colocarse en un compartimento ubicado en la parte inferior del friegaplatos, junto al desagüe. Se encuentra cerrado mediante un tapón de rosca dentro de un compartimento hermético.

Las pastillas para lavavajillas son mezclas compactadas de detergente en polvo, abrillantador y sal. Se colocan dentro del dispensador situado en la parte interna de la puerta. Este debe cerrarse también ya que el lavaplatos lo abrirá para disolverla progresivamente en el momento preciso. Suponen el método más efectivo para lavar los platos en este electrodoméstico.

¿Qué hacer cuando la pastilla no se deshace? Según las opiniones en lavavajillas analizadas, este es un problema más habitual del que parece. Para evitarlo, debemos:

- Comprobar que el sistema de apertura del dispensador abre y cierra bien.

- Asegurarnos de que, al llenar el lavaplatos, ningún vaso o utensilio obstaculiza la apertura de la puerta del dispensador.

- Revisar que el cajetín está seco en el momento de introducir la pastilla.

- Comprar pastillas del tamaño adecuado. Muchas marcas baratas las producen demasiado grandes y esto hace que se atasquen dentro del cajetín.

Consejos para mejorar el rendimiento de tu lavavajillas

¿Cómo limpiar el lavavajillas?

Esta es una guía básica para limpiar el lavavajillas de forma fácil y rápida:

No importa la marca del lavavajillas. Todas ellas colocan el desagüe y su filtro en la parte inferior. Está junto al depósito de sal y resulta muy fácil localizarlo. Para limpiarlo, debemos:

Matenimientos frecuentes de un lavavajillas

Un lavavajillas puede atascarse en dos partes:

- El filtro del desagüe.

- La manguera del desagüe.

Si es el filtro el que está obstruido, solo tenemos que sacarlo, limpiarlo y volver a colocarlo del modo especificado anteriormente. Pero, si el atoro está en la manguera, necesitaremos un poco más de paciencia y seguir estas indicaciones:

- Retiramos el filtro.

- Mezclamos un vaso de vinagre blanco con tres cucharadas de bicarbonato de sodio.

- Lo vertemos por el desagüe y lo dejamos actuar 10 minutos.

- Mientras tanto, calentamos una olla con agua. Cuando empiece a hervir, vertemos el líquido caliente por el desagüe.

- El agua hirviendo, en combinación con el vinagre y el bicarbonato, deshará el atoro.

- Volvemos a colocar el filtro y nos aseguramos de que el desagüe funciona correctamente.

Resetear un lavavajillas tiene dos objetivos:

- Cambiar el programa de lavado sobre la marcha si nos hemos equivocado al elegirlo.

- Devolver el electrodoméstico a su configuración de fábrica y así borrar todos los ajustes.

Para resetear el lavaplatos, solo tenemos que:

- Pulsar el botón de encendido durante 3-4 segundos.

- Pulsar el botón 'Reset' que las mejores marcas de lavavajillas incluyen en algunos de sus principales modelos. Este sistema es menos habitual que el anterior.

En cualquiera de los dos casos, escucharemos cómo la bomba se enciende y, en unos pocos segundos, vuelve a apagarse, lo que indicará que el electrodoméstico se ha reseteado completamente.

Es posible que, al retirar los platos del lavavajillas una vez limpiados, notemos que la superficie tiene un tacto arenoso. Esto puede deberse a los siguientes problemas:

- El filtro está sucio: deberemos desmontarlo y limpiarlo como explicamos anteriormente.

- Se ha acumulado la cal en los rociadores de agua: habrá que descalcificar el aparato usando un producto específico o, en su defecto, limpiando el lavavajillas con vinagre y bicarbonato tal y como explicamos anteriormente.

- El agua tiene demasiada cal: deberemos rellenar el depósito de sal y tenerlo siempre al máximo de su capacidad.

Si siguiendo estas indicaciones no se soluciona el problema, solo quedará ponernos en contacto con el servicio técnico del fabricante.

Hay dos opciones:

- Comprar un ambientador y cambiarlo cada semana.

- Agregar cáscara de limón a la cesta de los cubiertos en cada lavado.

Ambas alternativas dejarán un olor fresco y agradable después de cada uso. Además, es conveniente revisar el filtro cuando empieza a oler mal el lavavajillas y realizar las limpiezas mensuales con vinagre blanco y bicarbonato de sodio.

En primer lugar, debemos analizar qué es lo que no seca. Si se trata de los recipientes de los tuppers, no debemos preocuparnos. Las fiambreras se fabrican en materiales hidrofóbicos y dificultan el trabajo del lavaplatos. Por ello, tenemos que secarlos a mano.

Sin embargo, si el lavavajillas no seca bien tampoco los vasos, platos y demás utensilios, puede deberse a los siguientes motivos:

- Prelavado con detergente: retirar los restos gruesos de suciedad de los platos antes de meterlos en el lavavajillas debe hacerse solo con agua. El jabón genera espuma en el interior del lavavajillas y esta dificulta el proceso de secado.

- Elección de un programa muy corto: estos programas reducen el tiempo suprimiendo o acortando algunas fases. Si el lavaplatos está lleno, hay que usar siempre la función Normal o ECO.

- No utilizar abrillantador: el secado es una de las principales funciones del líquido abrillantador. Si no se usa, este proceso se ralentiza y puede no llegar a completarse bien.

- Falta de ventilación: la puerta del lavavajillas debe abrirse nada más acabar el programa de lavado ya que el contraste entre la elevada temperatura interna y la más fría del exterior acelerará la evaporación de la humedad. Si lo mantenemos cerrado, ese calor se condensará.

- Averías: problemas en la resistencia, el dispensador del abrillantador o el ventilador pueden ocasionar problemas en la fase de secado.

¿Dónde comprar un lavavajillas?

Estos son los comercios recomendados para encontrar una buena oferta en lavavajillas:

¿Cansado de fregar los platos a manos? Sácale partido a toda esta información y úsala para comprar el mejor lavavajillas para tu hogar.

Compras
El redactor recomienda