HAZ MÁS CONFORTABLE EL VIAJE DE TU GATO

Los mejores transportines para gato para viajar seguro

A tu gato le estresa viajar por lo que puedes hacer que se sienta más cómodo usando alguno de los mejores transportines para gatos. Descubre por qué necesitará uno

Foto: Mejores transportines para viajar con tu gato
Mejores transportines para viajar con tu gato
Autor
Tiempo de lectura15 min

Un transportín para gatos es imprescindible si tenemos pensado viajar en coche, tren o avión con nuestra mascota. De hecho, es básico hasta para llevarlo de forma segura y cómoda al veterinario. Solo con él tendremos la certeza de que no se podrá escapar en el aeropuerto o en la estación y de que no nos molestará al conducir. Sin duda, un contenedor que tener siempre a mano si nos llevamos al felino de vacaciones o vamos a cambiar de residencia.

Este transportador de Pecute es un magnífico ejemplo de todo lo que acabamos de decir. Lo hemos elegido como el mejor transportín de gatos dentro de esta comparativa por sus puertas de malla, su estructura de tela Oxford y sus amplios compartimentos, así como por las excelentes valoraciones dadas por sus usuarios. Lo mismo pasa con el contenedor de plástico rígido de Dadypet. Posee el tamaño perfecto para subirlo a un avión y cuenta con acoples para sujetarlo al cinturón de seguridad de un vehículo.

El mejor, nuestra elección: Transportin de gato Pecute

El mejor transportín para gatos de la marca Pecute según las opiniones de los usuarios de Amazon, que le han dado un 4,4 sobre 5 con un 70 % de valoraciones de 5 estrellas. “Es un transportín para gato ampliable y con bolsa de transporte transpirable. Se adapta perfectamente a perros y gatos” dice de él Francisco. Por su lado, Belén nos cuenta que “soporta un máximo de 20 kg y se muy muy cómodo para el animal”.

Excelente transportín para gatos de Pecute
Excelente transportín para gatos de Pecute

Este transportín sintético para gatos con puertas de malla y con laterales flexibles es totalmente plegable y se puede llevar a modo de bolso o mochila. Ha sido confeccionado en tela Oxford transpirable ecológica, no tóxica y no irritante y cuenta con cuatro ventanas para airear el interior. También resulta completamente impermeable y cuenta con dispensadores y compartimentos para bolsas de basura. Además, posee cremalleras de bloqueo anti-escape.

Comprar en Amazon

Segunda opción: Transportín cómodo de gato DADYPET

Ahora vamos con el mejor transportín de gato de la marca Dadypet en base a las valoraciones de los clientes de Amazon. Su nota media es de 4,6 sobre 5, cuenta con un 74 % de reseñas de 5 estrellas y presume de ser el más vendido en este portal. Noe dice de él que “es uno de los mejores transportines para gatos que he tenido” ya que “es amplio, cómodo y fácil de llevar”. A esto añade Dilan que “es un transportador para felinos con cama polar extraíble que hace que el gato se sienta más tranquilo y calentito durante el viaje”.

Haz que tu gato viaje más seguro con el transportín Dadypet
Haz que tu gato viaje más seguro con el transportín Dadypet

Aquí hablamos de un transportín mochila para gatos con base estable anti-vuelco de tamaño medio pensado para animales de hasta 10 kg. Puede llevarse al hombro o como maleta de viaje e incluye una estera polar que aporta confort y calidez. Posee una puerta frontal y otra superior, ambas con malla de rejilla, con cremalleras de seguridad. También dispone de bolsillos y compartimentos y posee un diseño muy moderno.

Comprar en Amazon

Alternativa: Transportín de plástico Kerbl Expedion

Vamos a terminar esta comparativa con el que, según los comentarios de los usuarios de Amazon, es el mejor transportín para gatos de la marca Kerbl Expedion. Luce un 4,3 sobre 5 y un 62 % de máximas puntuaciones. Por ejemplo, Triana afirma sobre él que “el precio de este transportín de plástico para gatos es muy bajo si se tiene en cuenta su resistencia y versatilidad”, a lo que David añade “me ha servido tanto para ir de viaje como para llevar en el coche a mi gato cuando vamos al veterinario”.

Transportín clásico KERBL para gatos cuando van al veterinario
Transportín clásico KERBL para gatos cuando van al veterinario

Este transportador para gatos con puerta de acero puede usarse también como asiento de coche para animales ya que cuenta con un sistema de sujeción diseñado para cinturones de seguridad. Sus dimensiones son de 45 x 30 x 30 cm (largo, ancho y alto), por lo que es ideal para viajar en trenes y aviones. Cuenta con múltiples orificios de ventilación y con un asa superior para facilitar su transporte. La parte superior se puede quitar para sacar al animal más fácilmente.

Comprar en Amazon

¿Cómo elegir un transportín de gato y qué considerar antes de comprar uno?

Estos son los aspectos más importantes que debemos tener en cuenta antes de lanzarnos a por una oferta en transportines para gatos:

  1. Material de fabricación: debe ser, ante todo, fácil de lavar. Los transportines de gato de tela y de plástico rígido son los recomendados. Debe ser impermeable para evitar que el animal se moje si llueve.
  2. Tamaño: debe ser el suficiente como para que el gato pueda levantarse, sentarse y tumbarse cómodamente. Para viajar en avión debe cumplir con unas medidas determinadas por la compañía.
  3. Rigidez: cuanto mayor sea, más protegido estará el gato ante los golpes. Sin embargo, la tela proporciona un mejor acolchado y una mayor capacidad de ventilación y transpiración.
  4. Puertas y orificios: las puertas deben ser resistentes y contar con cerraduras y/o cremalleras de bloqueo que impidan que el gato las abra. Pero, además, han de cumplir con una función de ventilación y transpiración. Las ventanas de malla para transpirar también son muy útiles en este sentido.
  5. Base: los transportadores de gatos con estera brindan mayor confort al animal. Además, se lavan fácilmente en caso de que se haga sus necesidades y evitan que la estructura se manche.
  6. Peso: debe ser lo más ligero posible ya que las aerolíneas y compañías de tren también imponen límites de peso para viajar (generalmente, 8 kg). Eso sí, debe resistir adecuadamente el peso del gato.
  7. Extras: los transportines con colchón suave, con correas de hombro ajustables y con espacio para un comedero, bebedero y arenero son muy útiles para viajes largos.

¿Qué es un transportín de gato?

Un transportín de gato es un contenedor portátil diseñado para transportar felinos pequeños de forma cómoda y segura. Se trata de un recipiente cerrado que posee rejas u orificios de ventilación que permiten al animal respirar y sentirse fresco durante el viaje. Suele contar con una ergonómica para sujetarlo con las manos y una puerta superior o frontal para introducir y sacar al animal. Generalmente, se fabrica en plástico rígido o en tela transpirable.

¿Cómo son los transportines de gatos y cómo funcionan?

Los transportines para gatos son contenedores con forma de cubo o similar fabricados en tela, cuero, plástico transparente o plástico rígido. Cuentan con puertas, generalmente de metal o de plástico también, que se cierran mediante una cremallera o sistema de seguridad que impide que el animal pueda abrirla y escaparse. También suelen disponer de compartimentos y de espacios en los que poner recipientes de comida y de agua y, en los más grandes, un arenero.

Generalmente, no resulta complicado introducir en transportines a los gatos ya que suele gustarles este tipo de recipientes. Sin embargo, es posible que les cojan miedo si se usan para llevarlos al veterinario, por ejemplo. Por ello, es recomendable acostumbrarlos desde pequeños y dejar, incluso, que duerman en él a diario si les apetece.

¿Cómo usar un transportín de gato?

A tenor de muchas de las opiniones en transportines para gatos analizadas, su uso, aunque sencillo, genera algunos problemas. Estos consejos son de mucha ayuda para prevenirlos:

  1. Elegir un transportín para gatos grande: salvo que sea un cachorro, en cuyo caso nos vendrá mejor un transportín para gatos pequeño, el contenedor debe tener espacio suficiente como para que el animal se mueva un poco y se tumbe cómodamente.
  2. Siempre por separado: si tenemos más de un gato, o compramos un transportín doble o llevamos dos. No es recomendable llevarlos en el mismo ya que, probablemente, acabarán peleándose aunque suelan llevarse bien.
  3. Lavar el transportín después de cada uso: el olfato de los gatos está mucho más desarrollado que el nuestro y cualquier olor extraño puede hacer que no quieran entrar. Debemos usar para limpiarlo agua, jabón neutro y detergentes enzimáticos.
  4. No obligar al gato a entrar al transportín: esto solo le generará una mala percepción. Debemos colocarlo en el suelo abierto, poner algo de comida que le guste (jamón cocido, por ejemplo) y dejar que entre por sí mismo.
  5. Nunca hacer movimientos bruscos con el gato dentro del transportín: esto le asustará y hará que se muestre agresivo.
  6. Colocar el transportín en alto: una vez que el gato ha entrado, debemos colocar el transportín sobre una mesa o silla para ampliar su campo de visión. Nunca hay que dejarlo en el suelo ni en un sitio en el que pueda ver a otros animales.

Tipos de transportines de gatos

En primer lugar, podemos diferenciar dos tipos de transportines para gatos según su sistema de apertura:

  1. Transportines para gatos con carga superior: poseen la puerta en la parte superior del contenedor.
  2. Transportines para gatos con carga frontal: la puerta se ubican en la parte frontal o en un lateral.

Ahora bien, hay transportines para gatos de dos puertas que permiten introducir y sacar al animal tanto desde la parte superior como desde la frontal. También es posible encontrar, por ejemplo, un transportín para gatos doble de este tipo con dos compartimentos para llevar de forma separada a dos mascotas.

Además, podemos distinguir también diferentes tipos de transportines para felinos según su forma y el material en el que han sido fabricados:

  1. Transportines para gatos de plástico rígido: son muy resistentes y ofrecen un grado de protección total para el animal frente a los golpes. Sin duda, son los transportines para gatos recomendados para viajar en avión o en tren.
  2. Transportines para gatos de tela: son ligeros y ocupan poco espacio. Son los más utilizados a la hora de realizar pequeños trayectos en coche ya que brindan un gran confort al animal. También resultan aconsejables para llevarlo al veterinario. En muchos casos, es un tipo de transportín para gatos plegable que se almacena fácilmente.
  3. Bolsos de tela para gatos: los más útiles para el día a día. Normalmente, se cuelgan del hombro mediante un asa como si fuesen bandoleras. Son los mejores transportines para gatos pequeños que tienen pocas semanas o meses de vida y que aún no pueden valerse por sí mismos.

Instrucciones para viajar en avión con un gato

Según el país al que vayamos a viajar deberemos seguir una normativa u otra. Aquí vamos a centrarnos en lo que necesitas saber para llevar a tu gato a cualquier ciudad española o de una nación que sea miembro de la Unión Europea.

Estos son los requisitos impuestos a cualquier gato para viajar en avión:

  1. Pasaporte Europeo: se trata de un documento que proporcionan los veterinarios en el momento del nacimiento o de la adopción del animal. En él aparece la información relacionada con el propietario del gato, su derscripción física (raza, color de pelo, etc.), lugar de residencia y otros datos de interés.
  2. Chip: imprescindible. Si no cuenta con él no podrá subir al avión.
  3. Vacunas: deben estar al día. Esto aparece en el Pasaporte Europeo. Mención especial merece la vacuna de la rabia. Es obligatorio que se la hayamos puesto para poder volar.

Cuando viajas al extranjero debes llevar contigo tu documentación y la de tu gato correctamente identificado

Por su lado, esto es lo que debemos considerar respecto al aeropuerto, los billetes y el vuelo en sí mismo:

  1. Pasajes: en los billetes debe especificarse claramente que se va a viajar con un gato. Muchas aerolíneas permiten incluir esta opción durante la reserva online, pero otras exigen hacerla por vía telefónica o presencialmente en una oficina de la compañía. En todo caso, siempre deberemos abonar un suplemento. Algunas incluso exigen un billete aparte.
  2. Transportín: para que el animal pueda viajar en cabina junto a su propietario, debe estar dentro de un transportador de viaje para gatos rígido cuyas dimensiones sean, como máximo, de 55 x 35 x 25 cm (estas medidas pueden variar ligeramente según la compañía). Además, el peso del felino sumado con el del transportín no puede exceder los 8 kg. Dentro del avión, debe colocarse siempre entre las piernas del usuario o debajo del asiento delantero, si cabe.
  3. Check-in: al viajar con una mascota, deberemos hacer el check-in presencialmente en el mostrador de facturación de la aerolínea. Es decir, no podremos realizarlo online. Aquí nos revisarán por primera vez el Pasaporte Europeo.
  4. Control de seguridad: el momento más delicado. Deberemos sacar al gato del transportín para pasar el contenedor de transporte por la cinta. Es recomendable tenerlo sujeto con un arnés y una correa o adormilarlo previamente para que, con los nervios y la tensión del momento, no se escape. En este punto volverán a pedirnos el Pasaporte Europeo.

Consejos para viajar en avión con gatos

Tras comprar un transportín para gatos adecuado para volar y antes de subir al avión debemos tener en cuenta estas recomendaciones:

  1. Asegurarnos de que la aerolínea permite viajar con mascotas: actualmente, no todas lo permiten. Y, si lo hacen, aplican recargos.
  2. Revisar la documentación y tenerla a mano: si no lo está, no pasaremos el control de seguridad ni podremos hacer check-in, por lo que no nos dejarán volar.
  3. Elegir un transportín adecuado: debe ajustarse a las normas de la aerolínea en cuanto a tamaño, peso y características. Generalmente, se exige que sea de plástico rígido.
  4. No dar de comer ni de beber al gato antes del viaje: al menos, el animal debe ayunar durante las 2 o 3 horas previas al viaje. Así evitaremos que tenga que hacer sus necesidades durante el vuelo. En todo caso, no está de más ser previsor y elegir un transportín para gatos con arenero.
  5. Estar en el aeropuerto con bastante antelación: hacer el check-in presencialmente y pasar el control de seguridad con un gato requiere más tiempo de lo normal. Nuestro consejo es estar allí con, al menos, 3 horas de antelación a la salida del vuelo.
  6. Adormilar al animal: cualquier veterinario puede darnos una pastilla con la que sedar ligeramente al animal si vamos a viajar en avión. Con esto le ahorraremos estrés durante el viaje y reduciremos el riesgo de que vomite en pleno vuelo.
  7. Siempre con arnés: aunque esté adormilado, el momento de sacarlo del transportín para pasar la cinta de rayos X es bastante delicado. La afluencia de personas allí y el cambio de sitio pueden provocar que se asuste y se escape.

Los gatos son animales que se sienten inseguros al abandonar su hábitat, lo que supone estrés y malestar

Dicho esto, si no es estrictamente necesario, no es recomendable volar con gatos. Los felinos son animales muy territoriales y a los que los viajes y los cambios de ubicación afectan mucho.

¿Cuáles son las aerolíneas españolas que permiten viajar con gatos?

Actualmente, estas son las únicas aerolíneas españolas que permiten volar con gatos:

  1. Air Europa: admite transportines para gatos con unas dimensiones máximas de 55 x 35 x 25 cm y cuyo peso, con el animal dentro, sea de 8 kg. Si son vuelos ATR (aviones con hélice), esta cifra se reduce a 6 kg. El coste del suplemento dependerá del destino. Dentro de España, es de 25 € si va a viajar en cabina y de 90 € si lo hará en bodega. Para el resto de Europa y África, 50 € y 100 €, respectivamente. Si se trata de un vuelo transoceánico, 150 € y 240 €. Evidentemente, estas cantidades son orientativas ya que pueden variar en cualquier momento por iniciativa de la compañía.
  2. Iberia: permite llevar gatos en transportines de plástico robusto de 45 x 35 x 25 cm como máximo y con un peso de hasta 8 kg. El coste es de 25 € para vuelos dentro de España y de entre 50 € y 150 € para vuelos vuelos internacionales.
  3. Volotea: esta compañía low cost solo admite llevar gatos en cabina dentro de transportines de 50 x 40 x 20 cm cuyo peso combinado sea de 8 kg. El precio del recargo es de entre 39 € y 60 €, según el destino.
  4. Vueling: tampoco lleva animales en bodega. Permite viajar con gatos en transportines de 45 x 39 x 21 cm y de 8 kg. Sus tarifas son de 40 € para vuelos nacionales y de 50 € para vuelos internacionales.

Otras compañías que, aunque sean extranjeras, permiten volar con gatos son Ryanair, American Airlines, Easyjet, Wizz Air, Tap Portugal, Transavia, Alitalia y Norwegian.

¿Cuáles son los transportines más recomendados del mercado?

Tras realizar esta comparativa de transportines para gatos, hemos llegado a la conclusión de que los mejores modelos para los usuarios son los pertenecientes a estas marcas:

  1. Pecute: sin duda, una de las mejores marcas de transportines para gatos para viajar en coche, en tren y en avión del momento. Diseña y produce, principalmente, modelos de tela muy amplios y resistentes que ofrecen un nivel óptimo de ventilación. Esto evita que el animal se agobie en su interior.
  2. Dadypet: versatilidad y confort son los términos que mejor definen a los diseños de esta marca. Elabora transportines para gatos con buena relación calidad-precio de tamaño compacto ideales para usar en tren y en avión. Suelen disponer de bastantes compartimentos para llevar los enseres del animal.
  3. Kerbl Expedion: una opción muy interesante para quienes buscan un transportín para gatos barato. Se centra en la fabricación de modelos de plástico rígido amplios y bien ventilados con asa superior y que, incluso, están pensados para fijarse al asiento de un coche con el cinturón de seguridad.

Si vas a viajar próximamente con tu mascota, usa toda esta información para comprar el transportín para gatos recomendado para tu querido animal de compañía.

DeCompras

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios