COMO SI FUERAS UN PROFESIONAL

Los mejores sistemas de riego para huerto, césped, macetas o jardín

Hidropónico, por goteo, por aspersión o por inundación: analizamos todos los sistemas de riego disponibles para que elijas el que más te convenga

Foto: Los mejores sistemas de riego para huerto, césped, macetas o jardín
Los mejores sistemas de riego para huerto, césped, macetas o jardín
Autor
Tiempo de lectura13 min

Un sistema de riego automático nos ayudará a sembrar y cuidar las plantas de nuestra terraza, jardín o huerto de forma muy cómoda y sencilla. Basta con programarlo para que el agua, desde un grifo o depósito y a través de tuberías, llegue a nuestro césped, nuestros árboles y nuestras flores, por ejemplo.

Solo hay que echar un vistazo al AQUA CONTROL C4099N, que ha sido elegido como el mejor sistema de riego automatizado del momento según las opiniones y valoraciones de los usuarios de Amazon, para darnos cuenta de las posibilidades de un dispositivo de este tipo. Funciona a entre 1 y 8 bares de presión, cuenta con 2 diales ergonómicos y es compatible con aspersores y mecanismos de riego por goteo. Una opción muy interesante pero con bastante competencia.

El mejor, nuestra elección: Programador de riego AQUA CONTROL C4099N

Vamos a comenzar hablando del que, según las opiniones de los usuarios de Amazon, es el mejor sistema de riego automático de la marca Aqua Control. Su nota media es de 3,8 sobre 5 y luce un 43 % de valoraciones de 5 estrellas. “diales ergonómicos, presión regulable... un sistema de riego automático con mecanismo interno estanco muy eficiente y práctico” dice de él Iván, a lo que Nicolás S. añade “ha sido fabricado por una de las mejores marcas de sistemas de riego automático como es Aqua Control. Sin duda, garantía de calidad y rendimiento”.

Programador de riego AQUA CONTROL C4099N
Programador de riego AQUA CONTROL C4099N

Este sistema de riego automático cuenta con dos diales que permiten controlar la frecuencia y la duración. Opera con un rango de presión de entre 1 y 8 bares y permite retrasar el inicio del regado en un plazo de entre 1 y 12 horas gracias a su función 'delay'. Es también un dispositivo de riego a pilas que necesita 2 baterías alcalinas AAA de 1,5 V.

Segunda opción: Programador para grifo AQUA CONTROL C4011

Ahora hablamos del mejor sistema de riego automático para grifo de la marca Aqua Control para los clientes de Amazon. Su nota media en este portal es de 3,3 sobre 5 con un 34 % de reseñas de 5 estrellas. Carlos cortina nos cuenta de él que es “un sistema de riego automático con indicador de carga mediante luces LED y que destaca por su excelente relación calidad-precio”, mientras que Javier hace hincapié en que “parece un simple sistema de riego automatizado barato, pero lo cierto es que ofrece un rendimiento magnífico incluso en condiciones de muy baja presión del agua”.

Programador para grifo AQUA CONTROL C4011
Programador para grifo AQUA CONTROL C4011

En la instalación de este modelo para grifo se puede llevar a cabo la conexión sin necesidad de herramientas. Cuenta con dos válvulas programables, por lo que es posible habilitar dos zonas de riego diferentes desde una sola toma de agua. En ambos casos, es posible ajustar cómodamente la frecuencia de riego (entre 1 y 72 horas) y la duración de cada sesión (entre 1 y 120 minutos). Opera a entre 0,5 y 6 bares de presión y funciona con 2 pilas AA de 1,5 V.

Alternativa: Programador digital de riego para grifo AQUA CONTROL C4100

Por último, queremos hablar del mejor programador digital de riego para grifo de la marca Aqua Control según las valoraciones de los clientes de Amazon. Ellos le han proporcionado una calificación de 4 sobre 5 con un 55 % de máximas puntuaciones. “Su frontal extraíble facilita su programación y es capaz de trabajar con un caudal de hasta 15 litros por minuto” cuenta sobre él Carlos, a lo que Diego añade que “buscaba una buena oferta en sistemas de riego automático y me topé con este modelo. Por este precio, no hay nada mejor”.

Programador digital de riego para grifo AQUA CONTROL C4100
Programador digital de riego para grifo AQUA CONTROL C4100

Este sistema de riego automático con programas prefijados cuenta con una pantalla LCD grande que hace más intuitivo su uso. También cuenta con 2 roscas para grifos de ¾” y de 1”, así como con un filtro metálico y un frontal extraíble. Permite automatizar el riego de forma totalmente personalizada atendiendo a criterios de frecuencia y duración. Funciona en un rango de presión de entre 1 y 7 bares y ofrece un caudal de hasta 15 l/min.

¿Cómo elegir un sistema de riego automático y qué tener en cuenta antes de comprar uno?

A la hora de comprar un sistema de riego automático es imprescindible considerar los siguientes aspectos:

1. El espacio disponible: los mejores sistemas de riego para jardines grandes son los de aspersión. En cambio, para huertos y terrazas son más eficientes los de riego por goteo. Los sistemas de riego hidropónico son los adecuados si contamos con un invernadero de cualquier tamaño.

2. El programador de riego electrónico: es el elemento desde el que controlaremos las funciones del sistema de riego (tiempo, caudal, etc.). Es conveniente elegir uno con pantalla LCD y con diales ergonómicos.

3. Las electroválvulas: su función es la de abrir o cerrar el circuito en función de lo dictado por el programador. Si el sistema tiene varias y el programador lo permite, podremos controlar varias líneas de riego de forma independiente.

4. Sensores: los sistemas de riego con sensor de luz diurna y de lluvia automatizan el proceso de regado y lo ajustan a las condiciones climáticas para mayor confort del usuario.

5. Cables de conexión: son los elementos que conectan el programador con la electroválvula. Deben tener un buen recubrimiento impermeable.

6. Tuberías: los mejores sistemas de riego automatizado poseen canalizaciones de PVC. Estas son muy resistentes al sol, al frío y al calor y, por tanto, las más adecuadas para exteriores. También resultan muy flexibles y pueden tener salidas de agua independientes.

7. La bomba de presión: su potencia dependerá de las características de la instalación y de la superficie a regar. Debemos calcularla bien ya que es uno de los aspectos que más afecta al precio de los sistemas de riego automático. En algunos casos, pueden necesitar también de un reductor de presión, lo que encarecería el total. Un sistema de riego automático con bomba de presión de 5 bares es más que suficiente en la mayoría de los casos.

8. Extras: un filtro metálico, una aplicación para controlar vía móvil y una determinada variedad de emisores de agua son características accesorias muy interesantes.

9. El presupuesto: un sistema de riego automático barato puede costar entre 20 y 50 € y satisfacer las necesidades de cualquier usuario doméstico. Un sistema de riego agrícola profesional puede multiplicar varias veces esa cantidad.

¿Qué es un sistema de riego?

Un sistema de riego para macetas, para huerto o para césped jardín es un conjunto de estructuras y canalizaciones de agua destinadas a proveer a las plantas del agua que necesitan para vivir, crecer y dar flores y frutos.

Es cierto que, en función de si se trata de un sistema de riego manual o automático, sus componentes pueden variar. Sin embargo, podemos decir que estos son los elementos fundamentales de una instalación de este tipo:

1. Embalse: es el depósito de agua que utiliza el sistema para regar las plantas. Si se trata de un sistema de riego casero para marihuana o plantas similares, puede bastar con conectar la tubería a un grifo.

2. Cabezal de riego: está formado por una bomba de agua, un mecanismo de filtrado y un equipo de abonado. Este elemento se define como el 'cerebro' del dispositivo. Los sistemas de riego inteligente permiten controlar desde aquí el tiempo, el caudal de agua, etc.

3. Red de riego: se trata del conjunto de tuberías que transportan el agua desde el cabezal hasta el aspersor y la planta. Suelen ofrecer una flexibilidad máxima.

4. Emisor de riego: es el aspersor o gotero por el que el agua sale y llega a la planta.

Instalando un sistema de riego en nuestro huerto o jardín nos olvidamos de tener que regar al automatizar el proceso

En el caso de los sistemas automáticos, habría que añadir que pueden contar con electroválvulas, contadores y programador digital de riego, por ejemplo.

¿Cómo funciona y para qué sirve un sistema de riego?

El objetivo principal de un sistema de riego es el de automatizar y garantizar el transporte de agua desde un depósito hasta la planta en las cantidades adecuadas y en el momento idóneo.

En los sistemas de riego con depósito y sin grifo es necesario contar con una bomba de presión. Este elemento será el responsable de empujar el agua a través de las tuberías hasta el emisor de riego. La gestión del caudal, del tiempo de riego y del resto de parámetros se realiza a través de un dispositivo electrónico con una o varias electroválvulas. Este es el aparato que se suele denominar sistema de riego automático.

Dicho dispositivo también está presente en los sistemas de riego con grifo y con manguera. La salvedad es que, en estos casos, no es necesaria una bomba de presión independiente ya que será posible usar la disponible en la vivienda o el edificio. Este es el mejor sistema de riego para interior.

El sistema de riego electrónico puede ser de batería alcalina recargable o de pilas, según el caso. Debemos estar atentos para que no se agoten y el dispositivo deje de funcionar.

Tipos de sistemas de riego

Podemos distinguir los siguientes tipos de sistemas de riego:

1. Sistemas de riego por goteo: el agua sale por la tubería del sistema gota a gota. Esta se aplica directamente sobre el suelo, lo que reduce al mínimo la evaporación. Además, permite controlar con exactitud el caudal de agua emitido y, al aplicarse directamente sobre el lugar deseado, no permite la proliferación de malas hierbas.

2. Sistemas de riego con aspersores: el agua de las tuberías es liberada hacia el suelo o la planta a través de unos dispositivos llamados aspersores. Estos la pulverizan y la lanzan a determinada distancia. Esto permite reducir la cantidad de canalizaciones necesarias para regar un terreno y controlar con exactitud la cantidad de agua empleada. Además, dichos aspersores pueden ser fijos o girar sobre su propio eje.

3. Sistemas de riego por microaspersión: es una variante del tipo anterior pero que emplea aspersores capaces de pulverizar el agua en gotas mucho más pequeñas. Permiten suministrar el agua de forma nebulizada a la planta.

4. Sistemas de riego hidropónico: este es el sistema de riego recomendado para invernaderos. Las plantas se colocan elevadas sobre el suelo y en una maceta. La tubería penetra en la tierra y deposita el agua directamente en la raíz. Su principal ventaja es que también puede transportar nutrientes, fertilizantes, abono, etc.

5. Sistemas de riego automático programado: pueden ser de cualquiera de los anteriores tipos. Se trata de sistemas de riego con temporizador y de frecuencia ajustable muy fácil de usar e ideal tanto para uso doméstico como profesional, aunque todo dependerá de su tamaño y capacidad.

¿Cómo instalar un sistema de riego según su tipo?

Hay una serie de pasos comunes para la instalación de cualquier sistema de riego automático:

1. Realizar un mapa en el que aparezca el depósito o toma de agua y el trazado de las tuberías.

2. Cavar las canalizaciones en la tierra por las que irán las tuberías. En caso de contar con un sistema hidropónico, este paso no será necesario.

3. Montar el cabezal de riego y conectarlo a la tubería principal y al depósito o toma de agua elegida. Es recomendable colocarlo dentro de una arqueta para protegerlo.

4. Repartir las mangueras conectadas a la tubería principal por las zanjas cavadas anteriormente.

5. Instalar los emisores de riego en las zonas que nos interesen para el riego.

6. Comprobar que no existen fugas en la tubería.

7. Usar el programador digital de riego para empezar a proporcionar agua a nuestras plantas.

Estos pasos son indispensables para la instalación de sistemas de riego por goteo o por aspersión. Sin embargo, si tenemos un invernadero y queremos utilizar uno hidropónico tendremos, además, que buscar estructuras que nos permitan tener colocadas las plantas a cierta altura del suelo y, después, conectar las mangueras directamente a la raíz de estas.

¿Cuáles son las causas de pérdida de agua en las instalaciones de riego?

El agua es uno de nuestros recursos más valiosos y, por ello, dentro de esta comparativa de sistemas de riego queremos hablarte de las principales causas que originan su pérdida:

1. Infiltraciones: cuando las canalizaciones subterráneas de agua no están bien revestidas, es posible que se produzcan cortes y roturas que generen la pérdida de líquido.

2. Mal estado de la electroválvula: en perfectas condiciones, este elemento garantiza un cierre hermético. Pero, cuando se deteriora, pierde eficacia y provoca grandes pérdidas de agua.

3. Problemas en los aspersores o cualquier otro sistema de emisión de riego: estos elementos están en el suelo y, al pasar por el huerto, podemos pisarlos y darles golpes que los estropeen y hagan que liberen agua permanentemente.

4. Características del terreno: no todas las superficies tienen la misma capacidad de absorción de agua, lo que provoca que buena parte de ella se evapore y se desperdicie.

5. Regar a mediodía: al hacerlo, la tasa de evaporación también aumenta ostensiblemente.

6. Fugas en las tuberías: las mangueras, por la acción del sol y el uso, pueden romperse también.

¿Qué sistema de riego es más eficaz?

La eficiencia de un sistema de riego se mide en función del porcentaje de agua que llega a la planta respecto al total emitido. Para ello, hay que considerar las posibles pérdidas, la evaporación y otros muchos factores. Este listado ordena los diferentes tipos disponibles de mayor a menor eficiencia:

1. Riego hidropónico: los mejores sistemas de riego en términos de eficiencia. Salvo pérdidas generadas por roturas en las canalizaciones, llega a la raíz el 100 % del líquido. Incluso pueden instalarse sistemas de recirculación para aprovecharla en más de una ocasión.

2. Riego localizado o por goteo: el agua se emite gota a gota directamente sobre la superficie a regar, por lo que las pérdidas por evaporación son mínimas.

3. Riego por aspersión: además de la evaporación generada por el sol, estos sistemas presentan el inconveniente de que el viento puede desviar el agua emitida por el aspersor y no llevarla hasta la planta.

4. Riego por inundación: el sistema menos eficiente de todos. El agua se acumula en la superficie y es evaporada en grandes cantidades por el sol.

Mientras el riego hidropónico es el sistema más eficiente, el riego por inundación es en el que más cantidad de agua se evapora

Tras todo esto, solo queda elegir el mejor sistema de riego automático en función de las necesidades de cada uno de nosotros y sacarle el máximo partido en nuestro jardín o huerto.

DeCompras

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios