la academia actúa frente a las acusaciones

Los Oscar cambian sus normas para evitar las críticas por racismo

El compromiso adquirido es duplicar en cuatro años el número de mujeres y miembros de minorías que votan para elegir a los nominados y limitar a los miembros vitalícios

Foto: Idris Elba, uno de los olvidados este año por 'Beasts of no nation'
Idris Elba, uno de los olvidados este año por 'Beasts of no nation'

La historia se repite. Los Oscar han vuelto a ser acusados de racismo al no incluir a ningún actor negro entre los veinte intérpretes nominados. Tampoco hay ningún director de color entre el quinteto finalista. Es el segundo año consecutivo que ocurre, y los miembros afroamericanos de la industria no tardaron en acusar a la Academia de Hollywood de marginar a las minorías, iniciando una campaña en las redes sociales con el hashtag #oscarsowhite e incluso pidiendo un boicot a la ceremonia que han apoyado nombres como Spike Lee y Will Smith.

Ante tal revuelo, la presidenta de la institución, Cheryl Boone Isaacs, ha anunciado que se tomarán medidas para conseguir que los Oscar fomenten la diversidad. Unas iniciativas que ya se han anunciado y que afectarán, principalmente, al perfil de los miembros de la Academia que, según los medios de EEUU, es mayoritariamente el de un hombre blanco de más de 60 años.

La academia promete cambios en los Óscar ante la amenaza de un boicot
La academia promete cambios en los Óscar ante la amenaza de un boicot

Según anunció Boone Isaacs, estas medidas tendrán un impacto directo en la diversidad de los nominados, lo que permitirá que también se incremente el número de mujeres candidatas al premio a la Mejor dirección, que en toda la historia de los premios sólo ha ganado Kathryn Bigelow. “La Academia no esperará a que la industria tome la iniciativa”, declaró la presidente tras la reunión del consejo en la que se aprobaron los cambios.

El compromiso adquirido es duplicar en cuatro años el número de mujeres y miembros de minorías que votan para elegir a los nominados. Además se endurecerán las normas existentes, que permitían la membresía vitalicia. A partir de ahora cada miembro de la Academia podrá votar durante diez años, momento en el que tendrá que renovar sus derechos siempre que haya sido parte activa de la industria en este tiempo. Sólo cuando se acumulen 30 años votando en los Oscar se podrá adquirir el derecho a votar de forma vitalicia. También lo tendrán aquellos ganadores y nominados al premio.

Aquellos que no hayan sido miembros de forma activa pasaran a ser socios eméritos, por lo que tendrán los privilegios del resto de miembros pero no podrán participar en la elección de los nominados ni de los ganadores. Para Cheryl Boone Isaacs esto “marcará el inicio de un cambio en el perfil de nuestros miembros”.

Es el primer paso de un largo y complicado viaje para la gente de color y las mujeresUna de las primeras en reaccionar fue la directora afroamericana Ava DuVernay, que el año pasado era una de las favoritas por su película 'Selma', y que vio cómo finalmente se quedaba sin la nominación, igual que su actor protagonista David Oyelowo. Fue la ausencia de su filme la que inició todo el movimiento cuyas consecuencias se siguen notando. DuVernay ha considerado estos cambios como “el primer paso de un largo y complicado viaje para la gente de color y las mujeres”.

Este año ha sido la ausencia de Idris Elba, por 'Beasts of no nation', y de Will Smith, por 'La verdad duele', las que más han sorprendido. Este último ya ha manifestado que no acudiría a la ceremonia como forma de protesta. Queda por ver si, tras los cambios anunciados, cambia de idea.

La polémica sobre el racismo se enzarzó cuando los ganadores del premio europeo al Mejor actor y Actriz del año, Charlotte Rampling y Michael Caine, pusieran en duda que hubiera un problema en la diversidad de los nominados. Rampling fue la que más agitó con su comentario sobre el boicor propuesto por Spike Lee, al que calificó de “racismo contra los blancos”. “Quizás los actores negros no merecían ser nominados”, añadió. La actriz matizó después sus palabras y subrayó que “la diversidad de la industria es un asunto importante que necesita ser abordado”. Por su parte, Caine, explicó en la radio de la BBC que no se “puede votar a un actor sólo porque es negro”.

Quien se puso del lado de Lee, Smith y compañía fue George Clooney, que consideró que tenían razón al creer que la industria no les representaba. También su amigo Matt Damon ha opinado sobre la polémica. En una entrevista a 'Associated Press' dejó claro que Hollywood puede hacer “mucho más” en este tema. "Estamos hablando de enormes injusticias sistémicas por cuestiones de raza y género”, añadió.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios