Es noticia
Menú
Kim Jong-un hace la mejor campaña a la peor película del año
  1. Cultura
  2. Cine
estreno de 'the interview'

Kim Jong-un hace la mejor campaña a la peor película del año

El filme de Evan Goldber se ha aprovechado de la polémica a su alrededor y ha creado la mejor publicidad para una horrible comedia

Foto:

"Si entra algún asiático no os preocupéis". Con esa frase socarrona cerraron las puertas de la sala antes de proyectar The interview, la película que más ríos de tinta ha hecho correr los últimos meses; y no por su contenido cinematográfico, sino porque el filme de Evan Goldberg, Seth Rogen y James Franco casi provoca un conflicto bélico entre EEUU y Corea del Norte.

La frase resume el concepto que ha hecho del filme un fenómeno de masas y un éxito de la distribución online al otro lado del charco: The interview es la peli que cabreó a los coreanos, la que no querían que viéramos, por la que hubo amenazas, la que estuvieron a punto de prohibir, el título del que todo el mundo hablaba, la repanocha, el adalid de la libertad de expresión, bla bla bla.

Hagamos un poco memoria antes de meternos en harina. Desde que se anunció la trama del filme (Dos periodistas son los encargados de matar al dictador de Corea del Norte ya que han sido elegidos por él mismo para realizarle una entrevista) estaba claro que Kim Jong-un no iba a dar palmas con las orejas. Esto se confirmó cuando con el lanzamiento del primer tráiler, el enviado de Corea en la ONU mandó una carta pidiendo que no se alentara lo que ellos consideraban un "ataque terrorista" y advirtiendo de que si seguían adelante tomarían medidas "sin ninguna piedad".

Las medidas llegaron en forma de ciberataque a Sony, productora del filme, que vio cómo muchos de sus títulos se filtraron en la red antes de su estreno y se publicaban guiones y mails privados entre directores, productores y estrellas de Hollywood. Por si fuera poco se amenazó a aquellos cines que se atrevieran a proyectar la película. Decisión de Sony: cancelar el estreno.

Hasta el presidente Obama entró en la polémica diciendo que la compañía había cometido un error impidiendo que la comedia llegara a las salas, la gota que faltaba para que The interview se convirtiera en un fenómeno imposible de parar. Decisión de Sony: cancelar la cancelación. Eso sí, se guardaron las espaldas con un estreno en cines contados y en plataformas de Video on Demand. La gente acudió en masa y la película quedó convertida en un símbolo de la libertad de EEUU.

Tras ver la película uno puede decir que el ataque coreano es lo mejor que la ha podido pasar a The interview. Nada como una buena polémica y las represalias de un dictador para crear la campaña publicitaria definitiva. Kim Jong-un ha conseguido el efecto contrario a lo que deseaba. The interview es una horrible comedia que sin el bombo del ciberataque hubiera pasado sin pena ni gloria por la taquilla y nadie hubiera comprado. Ahora es todo un icono.

El que espere ver una sátira política o una crítica contra los medios de comunicación que se lo piense bien. The interview no es nada de eso. La película sería la misma si en vez de la muerte de Kim Jong-Un fuera la de un magnate brasileño. Se conforma con lanzar cuatro dardos contra la dictadura y la acusa de lo que todo el mundo sabe, pero no es capaz de hacer humor con ello, de dejar en ridículo el sistema, o incluso de criticar a EEUU.

Una muestra de lo cobarde que es, en el fondo, The interview, es el primer viaje de Seth Rogen para quedar con los oficiales del dictador. El encuentro es en China. El viaje del personaje es divertido, disfruta con la gente del lugar, toma cerveza con ellos, y se saca fotografías, no vayamos a enfadar al gigante asiático que ahora es el segundo mercado cinematográfico y fuente de inversión de Hollywood. Es loable querer hacer comedia con un tema tan peliagudo, pero es lo único bueno que se puede decir del filme.

The interview no es más que una mala versión de las películas de espías torpes. El teniente Frank Drebin, de Agárralo como puedas, podría ser un perfecto compañero de James Franco (pasadísimo de vueltas y sobreactuado) y de Seth Rogen. Todo tamizado por el humor escatológico que tanto le gusta a la pareja.

Porque en la película no habrá chistes inteligentes y audaces, pero referencias a pollas, vaginas, ojetes y pajas, a cascoporro. Así como mutilaciones, mucha sangre, erecciones, comentarios machistas (las espías que están buenas las utilizan para captar a los pringados salidos) y, por supuesto la escena. La que ha provocado todo el lío. La muerte del líder coreano quemado vivo tras el ataque de un misil. Irónicamente es esta en la que los guionistas demuestran más ironía, poniendo su muerte al ritmo del Firework de Katy Perry, leitmotiv del filme, y protagonista de los mejores momentos.

"¿Sabes que es más destructivo que una bomba nuclear? Las palabras" dice Kim Jong-un en The interview. Una buena referencia para un filme al que ha ayudado todo el ruido mediático a su alrededor. Como castigo tras la película de Rogen y Franco uno debería estar obligado a ver Four Lions, una muestra de que terrorismo y comedia son buenos compañeros con un buen guion al mando.

The interview

Dirección: Evan Goldberg

Duración: 109 minutos

Género: Comedia

Nacionalidad: EEUU

Intérpretes: James Franco, Seth Rogen, Lizzy Caplan, Randall Park, Diana Bang, Timothy Simons

"Si entra algún asiático no os preocupéis". Con esa frase socarrona cerraron las puertas de la sala antes de proyectar The interview, la película que más ríos de tinta ha hecho correr los últimos meses; y no por su contenido cinematográfico, sino porque el filme de Evan Goldberg, Seth Rogen y James Franco casi provoca un conflicto bélico entre EEUU y Corea del Norte.

Hollywood Kim Jong-un
El redactor recomienda