agustín almodóvar critica cómo se elige la película española

"Ir a los Oscar no debería depender de amiguismos ni de intereses comerciales"

España lleva diez años sin conseguir ser nominada al Oscar de habla no inglesa. El productor analiza el proceso de selección español y americano

Foto: Estreno de 'Relatos salvajes' en Cannes con su director y los hermanos Almodóvar (EFE)
Estreno de 'Relatos salvajes' en Cannes con su director y los hermanos Almodóvar (EFE)
Autor
Tags
Tiempo de lectura7 min

El viernes se conocía que Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba, elegida por la Academia de Cine para representar a España en los Oscar, no pasaba el corte y quedaba fuera de la carrera por el premio.

Con este van ya diez años en los que nuestra candidata no entra en el quinteto finalista. Desde que en 2005 Mar Adentro, de Alejandro Amenábar, ganara, ningún filme de nuestra industria se ha acercado el premio.

Entre las seleccionadas en los últimos años por la Academia ha habido éxitos de crítica y público como También la lluvia, de Icíar Bollaín; o Blancanieves, de Pablo Berger; pero nunca hemos encontrado la tecla exacta para volver a optar al galardón.

España lleva diez años sin ser nominada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Agustín Almodóvar analiza el proceso de selección y sus alternativasEn la lista de los nueve filmes que continúan este año en la carrera por el premio sí que está Relatos Salvajes, de Damián Szifrón, una coproducción hispanoargentina que ha contado con el apoyo de El Deseo, la empresa de los hermanos Almodóvar, pero que compite por Argentina. Pedro y Agustín Almodóvar, dos conocedores de los entresijos de los Oscar y del largo camino hasta ganar un premio que alzaron con Todo sobre mi madre (1999).

Tras tantas ocasiones erradas es momento de hacer autocrítica y ver qué falla para que España no haya conseguido ningún filme nominado en tanto tiempo. En palabras del propio Agustín Almodóvar, el principal problema se encuentra en la primera criba, la de la Academia de Cine Española que, al cambiar el sistema de elección a finales de los noventa creando una primera terna de nominados, hizo que los productores utilizaran esta selección como campaña de promoción para sus filmes.

Las películas acaban ajustando sus estrenos a esas fechas en pos de conseguir una mayor visibilidad en los medios, algo que según el productor de El deseo ha desvirtuado esta selección. “Yo llevo mucho tiempo reclamando que se cambie el sistema de votación. Por ejemplo, en Francia hay un comité en el que se encuentran, entre otros, el presidente del Festival de Cannes y de la Agencia Estatal de Cine Francesa. Es un sistema más objetivo ya que allí no intervienen intereses promocionales para estar en esa lista. No dependes de amiguismos, de mandar un DVD a los académicos o de intereses comerciales”, cuenta Agustín Almodóvar a El Confidencial.

El actual método habría acabado con la ambición de llevar todos los años una película con opciones de ganar. En opinión de Agustín Almodóvar, en España hay calidad para que cada tres o cuatro años haya un filme entre las cinco candidatas al Oscar, pero para ello los académicos deben tener “más amplitud de miras”.

España tiene calidad para estar nominada al Oscar cada tres o cuatro años“Hay que tener más ambición, aquí parece que con estar en la terna y promocionar la película vale, y si luego no te eligen no pasa nada. Eso da sensación de picaresca”, añade.

Almodóvar cree que la prueba de que el sistema no funciona correctamente es que el filme que debería haber ido este año por España al Oscar, La isla mínima, no fue ni siquiera finalista: “Este año en la terna estaba El niño, una película muy digna, pero que no tenía ninguna posibilidad para los Oscar, sin embargo La isla mínima, una de las grandes ganadoras del Festival de San Sebastián no estaba en la lista. Esto es por el sistema actual y no debería ser así”, critica pidiendo que se analice esta década de ausencias para ver qué hay que cambiar.

Medidas por el Oscar

La primera medida que tomaría Agustín Almodóvar sería impedir que los productores hicieran promoción de los filmes para que no entraran los intereses comerciales en juego. Apostaría por un sistema mixto entre el francés y el que hay en España. “Un comité formado por productores, gente de los medios de comunicación y del medio cultural que pusieran sobre la mesa 8 o 10 filmes, que luego votaría la Academia. Pondría fin a la promoción de los productores, porque el filme con menos recursos lo tiene más difícil para ser elegido”, apunta.

'Blancanieves' era una película maravillosa, la mejor española de ese año, pero fue una mala elección. La presentamos justo después de que 'El artista' ganara en los OscarPero ¿es la mejor película la que mejor va a representar a España en Hollywood? Eso sería lo ideal, pero el propio Agustín Almodóvar reconoce que no siempre ocurre y que deberíamos escoger “con calidad y en las mejores condiciones”. “La más adecuada teniendo en cuenta dónde va a competir”, añade. Para justificar su respuesta pone un caso claro: Blancanieves. “Era una película maravillosa, la mejor española de ese año, pero fue una mala elección. La presentamos justo después de que El artista -otro filme mudo y en blanco y negro- ganara en los Oscar”, recuerda.

Hollywood: entre la objetividad y el marketing

Una vez elegida la película española para los Oscar comienza la pelea con otros 82 países por estar en el quinteto finalista. Un proceso que Agustín Almodóvar compara con "una película de espionaje", debido a lo elaborado del plan para que sea lo más “objetivo” posible.

El productor cuenta a este diario cómo es este proceso desconocido para el gran público. Las primeras nueve seleccionadas que pasarán el corte son elegidas por 150 miembros de la Academia de Cine de Hollywood. En una primera tanda escogen seis, mientras que las otras tres entran gracias a una repesca. “El motivo es que no se quede ninguna buena película fuera”, explica Almodóvar.

Tras el corte, la elección de las cinco finalistas depende de un nuevo comité de 30 personas. 10 en Nueva York, 10 en Los Ángeles y 10 académicos secretos. “Las nominadas nunca las selecciona toda la Academia para que el proceso sea lo más objetivo posible y haya el mínimo de intrigas”, apunta el productor.

A partir de ese momento votan todos y entra en juego el marketing y el 'lobbying'. Una de las claves es encontrar una distribuidora que sepa mover tu filme por Hollywood. En el caso de Relatos salvajes es Sony Pictures Classics que “raro es el año que no gane o lleve alguna nominada”, como cuenta Agustín Almodóvar. El productor confiesa que ahora viene la parte de acudir a fiestas, hablar con gente de Hollywood y “hacerte el simpático”, aunque es consciente de que es algo que va incluido en su papel de productor.

La objetividad que tanto se defendía en la primera fase del proyecto deja espacio para el marketing y las relaciones públicas. “La objetividad se pierde un poco, se diluye, pero es algo que se ajusta al poder mandar ‘screeners’ de tu película a todos los académicos”, justifica Almodóvar.

Ahora comienza una carrera de obstáculos en la que siempre ocurre lo mismo. Hollywood intenta captar a los hermanos Almodóvar para que trabajen con ellos, algo que tienen muy claro que, de momento, no ocurrirá: “Amo el cine y me encanta la libertad que tengo aquí”, zanja.

Quién sabe si será el próximo filme de Pedro Almodóvar el que rompa la maldición de diez años sin estar nominados. Una nominación que también supondría un impulso para la industria española, como opina su hermano. “El Oscar a la mejor película de habla no inglesa es un gesto de hospitalidad hacia el resto de cinematografías extranjeras. Es un evento planetario que promociona nuestro sector a un nivel mundial”, zanja.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios